5/9/11

José Antonio Echeverría ¡Verbo y acción!

Foto: José Antonio Echeverría

Juan Nuiry Sánchez
Cuando las hojas del almanaque arriban este año 2011 al 16 de julio, José Antonio Echeverría cumpliría 79 años (1932-1957). Aún no había arribado a los 25, cuando desafiando el peligro como un gigante, cayó junto a  su querida Universidad, en la heroica acción que dirigió aquel histórico 13 de marzo de 1957.
En esos 54 años transcurridos desde su caída en combate, José Antonio no es tan solo un recuerdo de obligada referencia, sino que su ejemplo y su presencia se agigantan en el tiempo. Este aniversario de su nacimiento, a 55 años de los sucesos de 1956, constituye un momento que no solo resulta importante en el devenir de nuestro proceso revolucionario, sino en la propia existencia de José  Antonio como dirigente estudiantil.
Revolucionario de verbo y acción, pues jamás hizo nada que no se ajustara a su pensamiento.
Observemos el año 1956 desde su punto de partida: Fidel Castro había salido el 7 de julio de 1955 del país, para preparar «la guerra necesaria y justa» y durante un acto ante una nutrida concurrencia de exiliados, el 30 de octubre de 1955 proclamó  que «en el 56, seremos libres o mártires». El primero de enero de 1956, aparecieron en la prensa, las declaraciones del presidente de la FEU, José Antonio Echeverría, en las que expresó: «A la juventud cubana nos sorprende 1956 en dramático y turbulento proceso […]. No se me juzgue apasionado ni iluso, el año de 1956, será el de la total liberación de Cuba. Al decir esto ni imito, ni declaro, tal vez coincida».
Se pueden observar  las idénticas posiciones de Fidel y José Antonio, en aquel año. ¿Cómo se proyecta en esa dirección José Antonio Echeverría? Aún sin sanar las heridas de los combativos enfrentamientos con la fuerza pública a fines de 1955 y su lucha junto a los obreros del azúcar por el diferencial azucarero, José Antonio elaboró una estrategia —imposible de abarcar—, por lo que señalaremos solo las acciones más sobresalientes dentro de un momento de continuas batallas, acusaciones, cárceles, heridos, violación de la autonomía universitaria, enfrentamientos que se recrudecen y se agudizan.
Veamos:
• El 24 de febrero, en un acto en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, da a conocer la creación del Directorio Revolucionario.
• El 9 de marzo, en una actividad en el Aula Magna, titulada: «Contra las dictaduras de América»,  pronuncia una de sus intervenciones más importantes, en que fija su radical posición martiana y antimperialista.
• En junio, desarrolla una amplia campaña de denuncia, al ser detenido Fidel Castro junto a 27 revolucionarios en la capital de México.
• El 13 de julio es reelegido presidente de la FEU, por amplia mayoría. Esa elección fue la última efectuada en la Universidad de La Habana hasta el triunfo de la Revolución.
• El 26 de julio, preside los actos por el tercer aniversario de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.  Denunció los crímenes cometidos y realzó la significación histórica de aquellos hechos.
• El 27 de julio, viaja a Chile para asistir en ese país, al Segundo Congreso Latinoamericano de Estudiantes.
• El 22 de agosto, salió de Chile y luego de un periplo por varios países latinoamericanos, sostuvo encuentros con dirigentes estudiantiles; llegó a Costa Rica y pidió visa para ir a México, donde solo le autorizaron dos días de tránsito.
• 28 de agosto. Llega a México en horas de la noche y conversa con Fidel Castro hasta el amanecer, en el apartamento de la calle Pachuca esquina a Márquez. En ese primer encuentro, participa René Anillo.
• 29 de agosto. Esa mañana, se van a la casa situada en Sierra Nevada, No. 714, en las Lomas de Chapultepec, donde luego de mecanografiar la Carta de México, se firmó por Fidel Castro y José Antonio Echeverría, en nombre del 26 de Julio y la Federación Estudiantil Universitaria.
La firma de la Carta de México, que  arriba a su aniversario 55, es uno de los momentos más importantes de nuestro proceso, documento que define y fundamenta los postulados de una generación y constituye un hito en nuestra historiografía. Rompe las barreras del tiempo con la fuerza de un Baraguá y es un legado histórico para la juventud y la FEU, tanto en su firme concepción unitaria, como en su compromiso  permanente con Fidel y la Revolución.
En su marcha incontenible, el año 1956 fue una etapa plena de importantes acontecimientos, con un marcado énfasis de heroísmo. Ahí se destacan la llegada al país de René Anillo, en la madrugada del 30 de agosto, quien trajo dentro de sus zapatos el texto de la Carta de México cuya publicación, el 2 de septiembre, en la prensa nacional fue un detonante.
Asimismo la participación de José Antonio en la Sexta Conferencia Internacional de Estudiantes en Ceilán; al  regresar, se efectuó el segundo encuentro con Fidel en México, según lo acordado en el primero, donde participé —como secretario general de la FEU— junto a Fructuoso Rodríguez, Faure Chomón, Joe Westbrook y Machadito; el ajusticiamiento del Coronel Antonio Blanco Rico, jefe del tenebroso Servicio de Inteligencia Militar (SIM), en el céntrico cabaret Montmartre, el 28 de octubre.
Al día siguiente, el asalto a la embajada de Haití, por un fuerte contingente de la Policía Nacional, que masacró a los asilados que estaban en la mansión diplomática, donde fue herido de muerte el tristemente célebre jefe de la Policía, brigadier Rafael Salas Cañizares; la brutal represión a la tradicional manifestación del 27 de Noviembre y el cierre de la Universidad de La Habana; así como el levantamiento armado del 30 de noviembre en Santiago de Cuba, organizado por Frank País, y el histórico desembarco del yate Granma, al sur de la provincia de Oriente, con 82 expedicionarios bajo el mando de Fidel Castro.
Cuba era un polvorín, la guerra por la liberación estaba presente en todo el país. El 30 de diciembre de 1956, en un amplio trabajo ilustrado aparecido en la revista Bohemia, situaba entre las figuras más relevantes de ese año, a Fidel Castro y José Antonio Echeverría.
Ayer dirigente de la FEU, vicepresidente (1955); secretario general (1956) bajo la presidencia de José Antonio Echeverría. Participante en las acciones del 13 de marzo de 1957. Presidente de la FEU. Capitán del Ejército Rebelde y miembro de la Columna uno, José Martí, al mando del Comandante en Jefe Fidel Castro. Hoy, Profesor de Mérito. Profesor titular, vicedirector de la Casa de Altos Estudios Fernando Ortiz. Presidente de la Cátedra José Antonio Echeverría. Cargos pertenecientes a la Universidad de La Habana.