11/9/11

11S, un atentado ‘miediático’ (Si, por miedo)


El terrorismo sigue vivo en el corazón del imperio
Víctor J. Sanz
Durante los días previos al décimo aniversario de los autoatentados contra las torres gemelas, la prensa se ha dejado llevar por las necesidades del imperio estadounidense de rellenar de paja el muñeco deshilachado que representa el papel de terrorista enemigo. Y no crean que falta quien llega a creer que el muñeco cobra vida cuando se rellena..
En  ningún diario ha faltado la expresión “amenaza creíble y específica” para referirse a esa extraña casualidad que, con origen en algún oscuro despacho oficial del imperio, ha salido a la luz alertando de un supuesto riesgo de atentado ‘conmemorativo’. Incluso desde ese mismo despacho oficial han certificado la necesidad que el imperio tiene de recordar que, aunque solo sea ‘oficialmente’, Al-Qaeda estuvo detrás de los atentados, y la mejor manera de hacerlo es afirmar que los supuestos sospechosos de esa supuesta amenaza “creíble y específica” guardan estrecha relación con Al-Qaeda. Uno llega a pensar que, tal vez, en el corazón del imperio sepan sobre amenazas “creíbles y específicas” más que la madre que las parió. Tal vez sea el propio terrorismo imperial es la más creíble, más específica y más aterradora de cuantas amenazas sufre el mundo.
Además, es importante reseñar que si lo primero que dicen las autoridades de la supuesta amenaza es que es “creíble”, la cosa huele aún peor, ¿por qué no habría de ser creíble si son las propias autoridades quienes previenen de la amenaza?, ¿acaso dudan ellos mismos de su propia credibilidad? o ¿tienen razones para pensar que los ciudadanos puedan no creerles? Esta técnica exculpatoria ya la resumieron los romanos en su famosa frase “excusatio non petita, accusatio manifiesta”, que viene a decir que una explicación no solicitada, confirma la culpabilidad.
De todo este asunto se hace imprescindible resaltar el mensaje del miedo que el imperio quiere transmitir no solo a sus ciudadanos sino a todos cuantos aspiramos a librarnos de su yugo algún día. Este mensaje del miedo se detecta en distintas frases incluidas en el texto publicado por toda la prensa y que deberían escandalizar a cualquiera con dos dedos de frente:
— “Alerta en EEUU al detectarse una conversación sobre…” (Imaginen cuál es el nivel de control sobre la población para detectar una conversación así entre millones de millones de conversaciones).
 — “Se aumentará el examen de bolsos y maletas en el sistema de Metro” (los controles sobre la población aumentan y lo peor es que, absolutamente cualquier ciudadano, puede ser considerado legal y oficialmente un terrorista).
 — “La policía ha desplegado patrullas especiales”
 — “El país se mantiene en ‘vigilancia máxima” (¿qué podríamos hacer con muchos policías y una buena excusa?, ya lo tengo, ¡controlar a la población!)
 — “Los atentados del 11 de septiembre criminalizaron la inmigración en Estados Unidos”  (la frase no necesita mayor explicación, si acaso la de que fomenta el racismo).
 — “La continua amenaza que aún representan Al Qaeda y sus aliados” (el máximo aprovechamiento del tirón de este atentado «miediático», demuestra y confirma que el imperio estadounidense precisa de una amenaza continua como excusa para expandir por el resto del mundo su dictadura económico-militar).
Lo dicho, el terrorismo sigue vivo en el corazón del imperio y así de vivo quiere el imperio que siga en la cabeza de sus súbditos.
Puede que solo sean impresiones mías, pero creo que una mentira, aunque no esté bien cimentada, resiste más que la torre más alta.
[A la memoria de quienes perdieron la vida en aquellos infames auto atentados]
Fuente: Red Hermes