23/8/11

Venezuela repatriará su oro y trasladará sus divisas a bancos confiables


Los planes de Chávez de repatriar el oro y movilizar sus divisas tendrán repercusiones en la situación financiera mundial de por si inestable ante los malos presagios por la deuda pública y el déficit presupuestario de EEUU y la deudas soberanas de países clave de Europa como Italia y España.
Armando Pérez
Recientemente, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, confirmó planes para  repatriar las reservas de oro, así como retirar las divisas de su país depositadas en Estados Unidos y Europa, para consignarlas en bancos de Rusia, China, India, Brasil y Sudáfrica, porque recela mucho de la solvencia del sector bancario occidental amenazado por las nuevas crisis.
En realidad, la noticia fue anunciada por la oposición, y posteriormente, el gobernador del Banco Central de Venezuela (BCV), Nelson Merentes, confirmó que su entidad devolverá y depositará en las arcas del BCV al menos 211,35 toneladas de oro, por un monto de 11 mil millones de dólares.
Merentes indicó que el gobierno también planea reinvertir las reservas en divisas en los mercados de los países emergentes, en las actuales circunstancias más seguros que la economía europea y estadounidense.
Según el BCV, para comienzos de agosto las reservas internacionales de Venezuela ascendieron a  29.000 millones de dólares, de las cuales 63% están en oro.
Por un monto de 6.500 millones de dólares, las reservas en efectivo e instrumentos negociables están depositadas en el Reino Unido (17,90%), Panamá (0,67%), Estados Unidos (11,31%), Alemania (0,68%), Francia (6,48%) y Suiza (59,17%).
Entre las entidades bancarias que custodian las reservas operativas venezolanas figuran el Banco de Pagos Internacionales de Basilea (BPI), el Barclays Bank, de Inglaterra, BNP Paribas de Francia, el Deutsche Bank, el JP Morgan y la Reserva Federal de EEUU, y el Banco Mundial.
Mientras que el oro venezolano se encuentra depositado en JP Morgan Chase &Co, Barclays Pl, Standart Chartered Plc, Bank of Nova Scotia y otros. La mayor parte, 99 toneladas de oro se encuentra en bancos británicos desde 1980.
Desde el punto de vista práctico, la repatriación del oro venezolano será  una empresa digna de verse, pues por el Océano Atlántico se transportarán más de 17.00 lingotes estándar de puro oro, de 400 onzas cada uno, la mayor movilización de este metal precioso del mundo en muchos años.
Según expertos, el encarecimiento continuado del oro en el mercado mundial (1.800 dólares por onza troy) y la debilitación del dólar condicionaron la decisión del gobierno venezolano.
Y también por razones operativas ya que, menos de una cuarta parte del oro y las divisas se encuentran en el país, y de hecho, la mayor parte se encuentra en poder de Occidente.
Teniendo en cuenta las relaciones de Chávez con el gobierno estadounidense y algunas capitales europeas, también es un riesgo porque potencialmente, en cualquier momento, esas reservas pueden quedar congeladas en el caso de que la Casa Blanca o la Unión Europea impongan sanciones contra Venezuela.
Una posibilidad que confirmó una nota editorial publicada recientemente por el Financial Times al destacar que, “el gobierno socialista de Venezuela está seriamente nervioso ante el hecho de que miles de millones de sus dólares se encuentran bajo el control de bancos controlados por gobiernos capitalistas que los pueden congelar como ocurrió con las reservas libias”
La oposición venezolana acusa a Chávez de ser una marioneta de los países del grupo BRICS (Brasil, Rusia, China, India y Sudáfrica) porque los gobiernos de esos país han pedido trasferir las divisas venezolanas a sus bancos, como garantía a los préstamos hecho por el BRICS a Caracas.
En los últimos 16 meses, Venezuela recibió créditos del BRICS por un monto de 34.000 millones de dólares, de ellos, 28.000 millones concedidos por China.
De esta forma,  a corto plazo, las divisas de Venezuela pueden  ser depositadas en bancos chinos.
Los planes de Chávez de repatriar el oro y movilizar sus divisas tendrán repercusiones en la situación financiera mundial de por si inestable ante los malos presagios por la deuda pública y el déficit presupuestario de EEUU y la deudas soberanas de países clave de Europa como Italia y España.
Citando expertos, la prensa occidental considera que Chávez podrá tener problemas para movilizar sus reservas en dólares de los bancos europeos y estadounidenses a los bancos del BRICS porque por sus volúmenes ese tipo de transacciones deben ser avaladas por las autoridades estadounidenses.
Otra circunstancia que aumentará el disgusto de Occidente contra Chávez fue el anuncio de nacionalizar la explotación de oro, en un país con reservas notables de ese metal.
Teniendo en cuenta que en el Consejo Mundial del Oro, Venezuela ocupa el 13 puesto por reservas mundiales de oro, la propuesta de Chávez estimulará adicionalmente el encarecimiento del oro, repercutiendo de forma negativa en las economías de  EEUU y países europeos influyentes.
A partir de la experiencia que ha tenido Irán, Libia, Egipto y Túnez, una buena parte de la opinión pública rusa consideran posible que Venezuela sea castigada por EEUU y Europa con sanciones como la congelación de sus activos depositados el exterior.
Expertos en la prensa moscovita, resaltan que Chávez intenta tomar la iniciativa y asegurar la integridad de las reservas venezolanas en lugares seguros entre los países del BRICS.
Sondeos en la prensa moscovita indican que la mayoría de los rusos creen que la situación se puede repetir en  Libia en cualquier país del mundo, y entre esos países candidatos figura Venezuela.
Es decir, incitar a la actual oposición venezolana para que emprenda una campaña de desobediencia civil combinada con marchas y manifestaciones con el fin de derrocar a Chávez, que para  la prensa internacional occidental sería el nuevo tirano de turno.
En las actuales circunstancias, las manifestaciones pacíficas fácilmente se podrán convertir en desórdenes sangrientos con la consecuente denuncia de genocidios contra la población, la formación de Consejos transitorios y así sucesivamente siguiendo más menos el guión libio.
Así, además de las razones netamente económicas, Chávez tiene motivos para sacar las reservas de su país de Occidente, y por lo visto, se anticipa, para que no pase lo que ocurrió con los activos de Libia.
Porque la operación de la OTAN para defender la población de Libia costó mucho, y es muy poco probable que el tras el triunfo de la revolución, que ya parece inminente, el Consejo de Transición de Libia, y talvez, el pueblo libio,  recibirá todos los dólares que tenía Gadafi escondidos en los bancos de EEUU y Europa.
Título original: “Las razones de Chávez para sacar el oro y las divisas de Venezuela de los bancos de Occidente”
Fuente: http://sp.rian.ru/opinion_analysis/20110822/150234271.html