12/8/11

Twitter ha incendiado Londres

Vicman

Benedetto Vecchio
No hay rebelión, insurrección o revolución que no plantee una pregunta, tan fastidiosa como precursora de respuestas evasivas o, elemento aún más preocupante, unas demandas de limitar el uso de los medios de comunicación social y las redes sociales. Esta vez la demanda la han suscitado los disturbios londinenses, y ha provocado reacciones embarazosas entre los operadores de redes sociales o la toma de posición de grupos de hackers, que han invitado a Facebook, Twitter y el servicio de mensajería de Blackberry a no colaborar con la policía. De lo contrario –ha afirmado un grupo que se autodenomina Team Poison– atacarán los servidores de las redes sociales.
Todo comenzó con una declaración de Steve Kavanagh, comisario adjunto de la policía de Londres. Este oficial no se anduvo con rodeos: los disturbios han sido organizados utilizando Twitter. Como prueba, leyó algunos tuits en los que se invitaba a hombres y mujeres a presentarse en tal o cual lugar con el fin de hacer tal o cual cosa. Sin embargo, el índice señalaba el objetivo equivocado. En un artículo publicado en la versión en línea de The Guardian se hablaba de otro servicio de mensajería con características similares a Twitter.

Se trata de Messenger, un servicio proporcionado por Blackberry, claramente preferido por los jóvenes londinenses por cuanto garantiza la encriptación de los mensajes. En otras palabras, no se pueden leer una vez interceptados. Además, las campañas de promoción de Blackberry hacen que sea muy económico. El artículo, aparecido en la versión en línea del citado diario británico, fue tomado tan en cuenta por la empresa proveedora del servicio que dio lugar a una declaración oficial en la que se afirmaba que Blackberry se ha puesto a disposición de la policía para identificar a los posibles responsables de las revueltas. En una respuesta inmediata del grupo hacker Team Poison, éste grupo retó a Blackberry a colaborar con la policía. Es en este punto en el que se planteó la fatídica pregunta: ¿Es la tecnología la responsable de los disturbios? La pregunta la hizo la BBC y, al poco, la red se llenó de de comentarios y declaraciones sobre el uso improcedente de la tecnología y los peligros del exceso de libertad en las redes sociales. Más tarde, para remover aún más las aguas, se hizo público un tuitque invitaba a la población a dotarse de escobas para limpiar las calles. En este caso, las palabras de alabanza fueron prácticamente unánimes.
Sin embargo, se trata de una pregunta que desvía la atención de las razones de la rebelión y propone una situación en la que las redes sociales y los medios de comunicación social son una realidad emergente. La red, como los teléfonos móviles, son en cambio elementos constitutivos de la comunicación social. Aunque sólo sea porque son tan populares que es inimaginable ilustrar la manera de comunicarse sin ponerlos en primer lugar de las preferencias a la hora de relacionarse con amigos y parientes, así como también en el trabajo. Además, tienen la característica de que los expertos denominan “comunicación de muchos a muchos.” Escribe un tuit e inmediatamente se transmite a todas las personas interesadas en el tema, que a su vez, escriben otros y alimentan la atención sobre el tema, que puede ser trivial o seria. La misma interactividad difusa tienen Facebook y Messenger, de Blackberry. Tratar de limitarla equivale a blindar y censurar las comunicaciones. A menos que consideremos que las redes sociales son buenas cuando se trata de expulsar a un tirano (Túnez, Egipto) pero son los culpables de poner en ridículo cuando son utilizadas por los jóvenes que rechazan el triste destino de convertirse en una generación perdida.
Traducción para Rebelión por S. Seguí
Fuente: http://blog.ilmanifesto.it/laretenelcappio/