3/8/11

Notas de Tucumán: Cinco por uno, ochenta y siete acoplados llenos de estiércol

Catedral de Tucumán

Rolando “El Negro” Gómez  /  Especial para Gramscimanía
Hay una alerta sanitaria en la provincia. Acoplados llenos de estiércol y desechos sanitarios se preparan para invadirla. Algunos vienen de La Cocha, otros de Famaillá y La Banda. Hay incluso algunos de Barrio Norte y de Ciudadela. La percibida bonanza económica del “modelo de inclusión” ha despertado este fenómeno sin precedentes históricos. Las consecuencias sanitarias para la provincia son impredecibles. 
Cristina indirectamente dio su visto bueno, aunque no haya consultado al Ministerio de Sanidad de su gobierno. Bastó con que llame cariñosamente “José” al plutócrata (el mismo al que el coronel asesino llamaba más cariñosamente “Pepe”), y que le diga a los tucumanos que él “hizo bien” en su discurso en el hipódromo. Juventud maravillosa aplaudió. Cinco por uno.
El resultado es la invasión de acoplados. Los hay de todo tipo. La plutocracia gobernante ha enganchado acoplados helvéticos con estiércol bussista, maloja radical y basura menemista. Hay también acoplados abarrotados simplemente de bagazo oportunista, buscando el mango fácil. Los que organizaron los acoplados ya han llenado las paredes de la ciudad con sus fotografías. Algunas parecen tomadas de una película de Francis Ford Coppola. Vito Corleone y Bruno Tattaglia han resucitado y son ahora respetados candidatos tucumanos, orgullosos dueños de acoplados.
Los acoplados planean descargar su maloliente carga en pleno parque 9 de julio. Otros tal vez en villa 9 de Julio o Villa Alem. Ninguno en barrio norte ni en yerba buena.
Casa de Gobierno de Tucumán
Luego de levantar la pata trasera y desahogarse en 24 y Laprida, los dueños de acoplados planean cargar sus helvéticos con bolsas de efectivo en ese gran cargadero de San Martín y 25, y simplemente retirarse en las próximas elecciones, dejando contaminada y agonizante a la provincia, y con ella a los obreros, campesinos, los autoconvocados y los jubilados.
Las ideas detrás de los acoplados no existen. Tampoco los principios por adelante. Aquellas propuestas que de todas maneras se formulan parecen más arrugadas que billete de dos pesos. En el modelo de inclusión del compañero José, palabras como sindicalismo independiente, dignidad, igualdad y conquista obrera son más imposibles de conseguir que vuelto en monedas de diez guita. El vuelto a la clase obrera sólo se dará en chicles y caramelos, fifty/fifty (si acaso).
La única forma de detener esta emergencia sanitaria es recurriendo a medidas profilácticas ya conocidas por el pueblo: armando barricadas. Que los helvéticos se vuelquen en barricadas como aquellas que la provincia vio armarse en 1970 y 1972.
Hay que parar los acoplados de la democracia burguesa corrupta. 
Notas

Otras aclaratorias para "no-tucumanos":
1)En la esquina de Laprida y 24 (de Septiembre) está la catedral de Tucumán.  En la esquina de San Martín y 25 (de Mayo) está la casa de gobierno provincial.
2) El actual gobierno tucumano, del burgués José Alperovich, es un aliado oportunista del gobierno nacional de Cristina Fernández, y al parecer va a garantizar "una buena elección" para el kirchnerismo en Tucumán. Alperovich ha modificado la constitución provincial, y esta permite que se presenten listas electorales "acopladas" a un candidato a gobernador específico, pero con personajes que buscan ser elegidos como diputados, concejales u otros cargos administrativos, sin ser necesariamente "del partido" del gobernador.  A estas listas las llamaron creativamente "acoples".  Unos verdaderos mafiosos.  El resultado es lamentable y da pena ajena.  Tucumán se ve como se veían las elecciones burguesas a fines el siglo XIX, o principios del XX.