12/8/11

La necesaria unidad de la izquierda panameña: ¿Un laberinto sin salida?


Olmedo Beluche 
Desde abril la organización MLN-29, en nombre de FRENADESO, ha lanzado reiteradas calumnias contra los dirigentes del Partido Alternativa Popular, contra Juan Jované y contra mi persona en particular. Se nos acusa de “traidores” en base unos supuestos Wikileaks. Pese a dos declaraciones del PAP, la campañita sigue. Muchos sectores de la vanguardia se nos han acercado para expresar su preocupación porque ese camino de calumnias e injurias, elegido por el MLN-FRENADESO, bloquean la legítima aspiración a la unidad de la izquierda panameña frente al régimen corrupto de la oligarquía y sus partidos. A ellos van dirigidas estas reflexiones. 
Nuestros actos y nuestras palabras desmienten la pretendida calumnia de FRENADESO. Simpatizamos con el proceso encabezado por Hugo Chávez desde el inicio (cosa que no pueden decir ellos, que tuvieron nexos hasta recientemente con el grupo antichavista “Bandera Roja”); hemos defendido críticamente el movimiento bolivariano en multitud de eventos, artículos y comunicados; nuestro programa nos define como bolivarianos y hemos sido invitados oficialmente en varias ocasiones a eventos internacionales realizados en Caracas.

Respecto al supuesto “dinero de Chávez” siempre hemos sostenido que se trata de una mentira del imperialismo yanqui para demeritar los anhelos de cambio de los pueblos latinoamericanos.
La calumnia es parte de la estrategia sistemática de esa organización (MLN) para dividir y controlar al movimiento popular panameño, con lo cual hacen un lamentable favor a las élites gobernantes. Con esos métodos dividieron MONADESO y luego FRENADESO. Ahora que han creado el FAD, copiando mucho del PAP, intentan una maniobra distractiva con falsas acusaciones para que no se evidencie que han hecho un giro de 180 grados sin la menor autocrítica. Giro que no sólo va del abstencionismo a la participación electoral, sino que va de una posición ultraizquierdista hacia un proyecto de cariz socialdemócrata, como se expresa en los elogios de Genaro López hacia Ignacio Lula Da Silva y los coqueteos con ciertos sectores empresariales (La Estrella 30/5/11).
La lista de personalidades que han recibido en algún momento calificativo de “traidores” por parte de esa organización es larga y disímil: toda la dirigencia de CONATO (ahora considerada “aliada”, pero hasta julio de 2010 enemigos a muerte), Mariano Mena, Miguel A. Bernal, Héctor Endara y todos los ex dirigentes que en algún momento se separaron de ellos por diversas razones. Estamos, ante un método repugnante de hacer política al cual le cuesta aceptar opiniones distintas y convivir democráticamente. Son los mismos métodos stalinistas que ya fracasaron en la ex URSS.
Es risible que quienes acuden al Palacio de las Garzas a “pedir cacao”, a decir del propio presidente Ricardo Martinelli; quienes avalaron el falso diálogo para transmutar la Ley Chorizo en varias “salchichas”; quienes aceptaron un juego de fútbol “amistoso” con el jefe de la Policía Nacional poco después de los sangrientos hechos de Changuinola; quienes frecuentaban a Mireya Moscoso en la Presidencia, como ha denunciado Mariano Mena; quienes pactaron con el coronel Roberto Díaz Herrera el reparto político de la Universidad de Panamá, en 1981; quienes apoyaron, en 1982-84, a un oficial de las Fuerzas de Defensa para que no ganara las elecciones estudiantiles de Sociología el PST; quienes de manera inaudita pactaron una Convención Colectiva por ocho años (¡!) con la CAPAC; para solo mencionar alguno de los tantos actos cuestionables de esa organización político-sindical; ellos, pretendan acusarnos por sostener una reunión, en la que no hemos pactado nada, con el agregado político de la embajada de EE UU.
El Comité Ejecutivo del PAP recibió en diversos momentos solicitudes de reunión por parte del agregado político de la embajada de Estados Unidos. Su objetivo manifiesto era conocer las opiniones de nuestro partido. Reuniones que ellos hacen con todos los partidos políticos del país. El Comité Ejecutivo colegiado del PAP, compuesto por TODAS las organizaciones que se sumaron a nuestro proyecto (MJP, MR-9, MPU, Grupo Ciencia), participó colectivamente de las mismas. Ningún dirigente del PAP se reunió a solas con ningún funcionario de dicha embajada y todas las reuniones se hicieron en cafeterías públicas de la ciudad de Panamá, ninguna se hizo en la embajada yanqui, como calumnia FRENADESO.
En esas reuniones fuimos con el mismo eje que hemos sostenido por 5 años en todos los foros y tribunas: señalarle a los responsables de la política exterior norteamericana su corresponsabilidad con el sistema electoral antidemocrático que existe en Panamá y que ha llegado la hora de que ese régimen se abra para que participemos los sectores de izquierda que hemos aceptado las reglas del juego electoral, o habrá que seguir el camino de otros países en que esas puertas se han abierto con la lucha en las calles.
Consta en los medios escritos la queja de algunos políticos (Maribel Coco del PRD), periodistas (Fernando Berguido de La Prensa) y funcionarios (Javier Carrillo de Migración), por citar algunos, quienes denuncian que en los Wikileaks se han tergiversado sus palabras e inventado cosas que no han dicho. Parece que en muchos casos los funcionarios de la embajada norteamericana gustan poner en boca ajena lo que ellos mismos piensan. Como ya señalamos en el comunicado del 27 de abril, los Wikileaks que nos mencionan no reflejan nuestras palabras. Los supuestos Wikileaks no recogen declaraciones de principio que le hicimos a dicho funcionario, como: nuestro repudio al asilo del terrorista cubano Posada Carriles, la prisión injusta contra los 5 cubanos presos en EE UU, nuestra solidaridad con Palestina, nuestra condena a la participación yanqui en los intentos de golpe de Estado contra los presidentes Hugo Chávez y Evo Morales. Las palabras que se nos atribuyen allí son falsas o están completamente deformadas y sacadas de contexto. En todo caso, los Wikileaks, lo único que prueban son los prejuicios y la estupidez de los funcionarios que manejan la política exterior norteamericana.
Lamentamos la actitud de los dirigentes de FRENADESO, con quienes siempre nos hemos manejado en base a principios revolucionarios que los hechos prueban, para sólo recordar lo más reciente: nos solidarizamos frente a las persecuciones que sufrieron bajo el gobierno de Martín Torrijos, como los asesinatos de los tres dirigentes de SUNTRACS. Solidaridad que siempre fue presencial y no meramente formal, incluso en el amañado juicio contra Saúl Méndez, a quien acompañamos personalmente hasta la puerta del tribunal, siendo el PAP la única organización que se hizo presente fuera de FRENADESO. Nosotros seguiremos fieles a esos principios, sostenidos en cuarenta años de militancia socialista y revolucionaria sin tacha.
A quienes honestamente les preocupa que esta polémica lleve al fracaso la posibilidad de cuajar una alternativa electoral frente a los desprestigiados partidos oligárquicos, les decimos que la única forma de superar la actual división del movimiento popular y la izquierda es que todos los sectores sindicales, populares y democráticos interesados se comprometan y asuman la responsabilidad de trabajar por un gran Frente Popular verdaderamente unitario, si queremos concretar una alternativa político electoral antioligárquica en 2014. Frente Popular en el que la diversidad y el respeto mutuo sea verdadera garantía de amplitud y democracia, características que no tiene el partido (FAD) que ellos han creado. Se necesita un Frente verdaderamente Amplio, como el de Uruguay, o como el que llevó al poder a Evo Morales en Bolivia, a Hugo Chávez en Venezuela y a Rafael Correa en Ecuador. La responsabilidad de crearlo es de todos, del PAP, de ULIP, pero también de los sectores sindicales consecuentes de CONATO, de las organizaciones indígenas, estudiantiles, ecologistas, de la sociedad civil organizada, del Partido del Pueblo, etc. Sólo en ese marco será posible superar las diferencias e integrar un proyecto común junto a FRENADESO-FAD, si ellos así lo quieren.
Quienes crean que la única opción es transar con los métodos antidemocráticos que usa FRENADESO, sumándose dócilmente a ese proyecto político, les recordamos la frase que Dante encontró en la puerta del infierno: “vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza”