11/8/11

Héctor P. Agosti y el realismo

Foto: Héctor P. Agosti 

Agustín Alzari
Si disponemos de compás y papel, y  trazamos  dos  círculos  de  manera tal que una parte de uno—más o menos un octavo, por caso—se superponga al otro, irremediablemente notaremos la aparición de una tercera figura, ovalada para más datos, determinada por el área de encuentro de ambos. Al primer círculo lo llamaremos “Literatura Pura”, al segundo, “Literatura Militante”. Al óvalo que entre ellos se forma, simplemente lo sombrearemos y diremos que ese limbo sin nombre es el espacio que han abierto, de uno y otro lado, intelectuales y escritores interesados en el límite, en saber si es posible romper esos cercos de hierro.
Podemos, también, sacar una flecha del óvalo sombreado y dejar señalado que es allí, y no en otro lado, donde debemos colocar la figura intelectual de Héctor P. Agosti. Esos son  sus límites, por haber dicho sí a la literatura pura y sí también a la literatura militante, por haber desdeñado con atendibles razones las diferencias entre ambas. Ese es el territorio donde se mueve.