14/8/11

Fidel Castro puso al marxismo en español

Fidel en la Sierra Maestra

Fernando Martínez Heredia
Síntesis de las ideas expresadas en la Mesa Redonda de Telesur: “Vida y luchas de Fidel Castro”  trasmitida el jueves 11 de agosto
El aporte mayor de Fidel a América Latina es la Revolución cubana, un complejo de hechos, ideas, experiencias prácticas, demostraciones, y el ejemplo.
La Revolución cubana planteó y resolvió cuestiones fundamentales: las relaciones entre la liberación nacional y las luchas por la justicia social y de clases, y las resolvió forjando un socialismo latinoamericano.
Fidel fue el maestro de un arte muy difícil: cómo hacer política los revolucionarios. El concepto de pueblo le permitió convocar a los humildes a la actuación revolucionaria y darle una verdadera solución socialista a la comprensión del sistema de dominación. Encontró y puso en práctica la estrategia acertada para la lucha revolucionaria: las armas, las masas, la conquista del poder. Con la Revolución cubana y con sus ideas, Fidel puso al fin al ideal comunista europeo en un terreno real en América Latina, y puso al marxismo en español.
Fidel es ante todo, y en grados siempre extraordinarios, un político revolucionario, el líder y un educador popular.
El momento histórico de América Latina a mediados del siglo XX podía resolverse a favor de cualquiera de los contendientes y de las soluciones posibles, como sucede siempre. Fidel vino con su revolución, sus ideas y su ejemplo, y eso permitió iniciar una nueva época histórica en el continente.
En la Cuba de 1959 fue que comenzaron los famosos años 60. Las consignas y las ideas simplificadas nunca son desdeñables. Por ejemplo, la expresión “Primer territorio libre de América” estaba más cargada de sentido y era mucho más prometedora que la montaña de palabras que se había levantado acerca de de los cambios sociales.
Al plantear cómo resolver los problemas fundamentales del presente, Fidel abrió la puerta para que se elaboraran los proyectos de liberación total en América Latina, es decir, la puerta del futuro. Y puso a la orden del día la recuperación del verdadero pasado. Bolívar, Artigas, Martí, Sandino, Guiteras, los grandes nombres del largo camino, fueron recuperados, y junto con ellos entraron en la historia y en los proyectos la gente de abajo -los líderes y los luchadores de miles de motines, alzamientos, resistencias y martirios sucedidos durante los siglos de la historia colonial y neocolonial del capitalismo en América Latina.