30/8/11

Fidel Castro: La forja de un joven revolucionario - I


Felipe de J. Pérez Cruz
He leído las crónicas, declaraciones y los artículos que se han publicado en días recientes al calor de un nuevo aniversario en la vida del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz. Se trata sin dudas de un hecho de regocijo para los cubanos y cubanas, que se que comparte con nuestros compañeros y compañeras de ideales, los amigos y amigas desde lo profundo de los pueblos y sus movimientos de emancipación.
Fidel ha marcado la historia política contemporánea de Cuba, América Latina y el llamado Tercer Mundo, desde la segunda mitad del Siglo XX. Las noticias de Fidel siempre dan la vuelta al planeta. Quienes como cubanos y cubanas hemos vivido en perenne contacto con su protagonismo histórico, sabemos que la obra del Comandante en Jefe de la Revolución habla por sí sola, pero poseer de hecho este conocimiento no basta. Considero que l a personalidad histórica de Fidel está aún por develar en toda su magnitud.  
Se de amigos y amigas en el mundo que han leído decenas de textos biográficos y enfoques analíticos, que nos reclaman y quieren conocer de Fidel, en la visión y caracterización de los cubanos y cubanas. Les he explicado que al Comandante lo sentimos íntimo y cotidiano, y a la vez impactante e inmenso, y que todo intento de “estudio” nos paraliza, nos llena de la emoción y el temor, de no ser capaces de hacer lo que su extraordinaria obra y la necesidad de la lucha imponen, tal como le ocurría a Julio Antonio Mella (1903-1929) cuando en su momento, se propuso glosar el pensamiento del Héroe Nacional José Martí Pérez (1853-1895) [i] . A diferencia de la época de Mella, hoy contamos en Cuba con un fuerte sector de cientistas sociales que ha adelantado notablemente los estudios martianos, y cuyas potencialidades colectivas para pensar a Fidel –en mi criterio- deben ponerse en tensión.
En lo que adelantamos en la tarea colectiva de desarrollar los estudios sobre la vida y obra de Fidel, sus recién 85 agostos resultan un incentivo para asomarnos a facetas de su universo. A las y los combatientes de la Guerra de Liberación, al pueblo que lo siguió desde antes del Moncada, a mis colegas historiadores, esta incursión les resultará conocida, pero no lo será para una mayoría de nuestras más nuevas generaciones. Invito a todos y a todas a que compartan y profundicen su saber sobre el Comandante. Q uizás también resulte interesante esta propuesta para los lectores que siguen el tema de la historia revolucionaria cubana más allá de nuestro archipiélago.
El despuntar del líder
Nació Fidel, el 13 de agosto de 1926, en la finca Birán , perteneciente a la antigua provincia de Oriente, hoy Holguín. A quien desee conocer sobre estos primeros años en Birán, y del impacto profundo que en la formación de valores tuvo su entorno familiar y local, les recomiendo leer el documentado y hermoso libro Todo el tiempo de los cedros- paisaje familiar de Fidel Castro Ruz, de la investigadora y periodista Katiuska Blanco, que ha tenido varias ediciones en Cuba y el exterior [ii] .
Los estudios de bachillerato lo conducirán por decisión personal a la capital, al prestigioso Colegio de Belén, donde recibe la peculiar formación escolar de los jesuitas. Es un estudiante con resultados académicos sobresalientes, pero más allá de la educación de élite, el adolescente oriental se asoma al mundo del trabajo que sustenta el centro escolar. Allí estrecha amistad con los trabajadores de servicio, y desde este espacio que no frecuentaba la mayoría de sus condiscípulos, el muchacho provinciano se abrirá al adyacente barrio proletario de Puentes Grandes y de este al populoso municipio de Marianao.
Los jesuitas apreciaron al joven Fidel. En el anuario del Colegio de Belén correspondiente a la graduación de 1945 se lee:
Fidel Castro (1942-1945). Se distinguió en todas las asignaturas relacionadas con las letras. Excelencia y congregante, fue un verdadero atleta…Ha sabido ganarse la admiración y el cariño de todos. Cursará la carrera de Derecho y no dudamos que llenará con páginas brillantes el libro de su vida. Fidel tiene madera y no le faltará e artista [iii] .
Ente 1945 y 1950, Fidel será estudiante de derecho en la Universidad de La Habana. La casa de estudios capitalina le abre un nuevo universo de aprendizajes, fuera del marco burgués conservador y “apolítico”, predominante en las escuelas religiosas en que ha estudiado. El joven se enfrentaría a una institución cercada por el gansterismo y la corrupción, por la frustración y la demagogia políticas, estimuladas por los gobiernos del llamado Partido Revolucionario Cubano (Auténtico), pieza clave en los cambios al sistema de dominación neocolonial que los Estados Unidos ensayan en Cuba tras la crisis política de la Revolución de 1930-33. Sin embargo, también encuentra la posibilidad de romper su incultura política, profundizar en la historia nacional y universal, y nutrir su sensibilidad patriótica, con las huellas del combativo pasado revolucionario de movimiento estudiantil cubano.
Pronto el joven se va a destacar entre los estudiantes recién llegados, por sus dotes como deportista, y sobre todo por ser un auténtico tribuno de las aulas. Sus compañeros y compañeras de estudio lo eligen desde el primer curso como delegado estudiantil. Entonces el joven Fidel realizará su aprendizaje de la realidad republicana y de cómo esta se reflejaba en la única universidad del país.
Fidel se sumerge en la aguda lucha política que existía en la Universidad. Y está entre los que comienzan a desarrollar un movimiento de rescate del ideario revolucionario cubano, frente a los grupos que intentaban utilizar a la Federación de Estudiantes para entronizar los métodos gansteriles, los vicios y corruptelas que caracterizaban el ejercicio de la política en el país. Así funda el Comité por el 27 de noviembre, que recuerda la posición patriótica del estudiantado, y la criminal acción colonialista que en 1871 asesinó tras una farsa de juicio a ocho estudiantes de la carrera de medicina.
Fidel también constituye el Comité 30 de Septiembre, en recordación al joven estudiante Rafael Trejo -herido de muerte en la referida fecha de 1930-, y a los estudiantes revolucionarios que entonces se enfrentaron a la dictadura de Gerardo Machado y Morales ( 1871-1939 ). En protesta a la corrupción política existente, trae desde Manzanillo a la Universidad, la campana del ingenio La Demajagua, sitio histórico donde se inició en 1868 la guerra de independencia de Cuba contra el dominio colonial español.
En estas lides peligraría la vida del joven, y tiene que hacer frente a presiones y amenazas. Los elementos gansteriles intentar prohibirle su entrada en el campus universitario. En más de una ocasión sus condiscípulos, en valiente gesto de solidaridad le sirvieron de escudo a la salida de las aulas [iv] , Fidel por demás, no teme a sus adversarios, obtiene un arma y la lleva consigo.
A diferencia de quienes hacían de las escaramuzas en el territorio universitario el objeto central de su actividad, Fidel se planteará la búsqueda de las respuestas de última instancia. De la mano del Apóstol Martí irá al examen de las causas de la frustración republicana, y se convierte en un nacionalista y antimperialista ardiente, que veía como un agravio el dominio neocolonial de Estados Unidos en Cuba y América Latina. por Participa de manera activa en diversos comités de solidaridad, como el Pro Independencia de Puerto Rico y el Pro Independencia Dominicana, del que fue presidente. Entre julio y septiembre de 1947, se enrola en la expedición que pretendía desembarcar en la República Dominicana para combatir la dictadura del sátrapa Rafael Leónidas Trujillo (1891-1961) . Traicionada la expedición, el joven Fidel no está entre los prisioneros porque se lanza al mar, y cruza a nado la peligrosa Bahía de Nipe en el oriente de la isla
Después, participa de la preparación de un congreso estudiantil continental de carácter antimperialista, que sesionaría como respuesta al convite de los Estados Unidos para formar la Organización de Estados Americanos (OEA) en la IX Conferencia Panamericana . Viaja a Venezuela y se entrevista con el recién electo presidente Rómulo Gallegos para explicarle sus gestiones en pro del Congreso antimperialista, de ahí marcha a Panamá y en los primeros días de abril de 1948 está en Bogotá. En la capital colombiana se reúne el día 7 de abril con el líder liberal Jorge Eliecer Gaitán (1903-1948) a quien invita para que clausure el congreso estudiantil. Gaitán se entusiasma con la propuesta que le realiza el joven cubano y acuerdan verse dos días después.
La dirección oficial de la FEU, aprecia que las gestiones organizativas de Fidel van a dar fruto, y que realmente el joven ha sido capaz de organizar el congreso estudiantil, entonces envían a Bogotá una delegación, que pone a discusión la representatividad del joven para dirigir el evento. Con un elocuente discurso Fidel expone la labor continental que ya lo acredita, y por unanimidad es votado para continuar al frente de los debates. En estas tareas lo sorprende el 9 de abril, el Bogotazo colombiano, la insurrección popular que sacude esa nación después del asesinato de Gaitán. Con 21 años Fidel se une al pueblo hermano, se arma de un fusil y participa de la revuelta [v] . En la agenda de Gaitán estaba anotada la nueva entrevista que a pocas horas iba a realizar con el joven cubano [vi] .
 ,Cienfuegos, 4 de enero de 1958: Celebración de la victoria contra Batista
Fidel y los comunistas
La OEA surge en la Bogotá insurreccionada de 1948, con una Carta fundacional profundamente anticomunista y antisoviética, y los esfuerzos antimperialistas para oponérsele del joven cubano, le fijarán las primeras sospechas de “comunista”. Le acusan de ser un agente del comunismo internacional y hasta de estar implicado en la muerte de un cura durante los enfrentamientos armados en los que participa en Bogotá. Luego la propia Iglesia Católica declara que en el Bogotazo no había perecido ninguno de sus sacerdotes.
Fidel no militará en el primer Partido marxista leninista cubano [vii], pero no dejará de levantar suspicacias entre los anticomunistas, su relación fraternal con varias conocidas figuras del Partido. Es que nunca dejó de vincularse con sus compañeros de la organización juvenil del Partido Socialista Popular [viii]. Aún en la atmósfera burguesa que se respiraba en la Universidad y en otros círculos juveniles–recordará el Comandante-, Mella y Martínez Villena eran universalmente admirados, y los comunistas, por su abnegación, honestidad y consagración a la causa eran, eran profundamente respetados [ix] .
Sentía Fidel un profundo respeto y admiración hacia los viejos comunistas, que durante años habían luchado con firmeza inconmovible por el cambio social [x] . Por demás la vertical postura ética de joven, sería fundamental para hacer fracasar el intento de expulsar a los comunistas de la dirección de la FEU [xi] .
Cuando en abril de 1949, los marines estadounidenses profanan la estatua de José Martí en el Parque Central de La Habana, Fidel está a la vanguardia de la protesta estudiantil popular y junto con los jóvenes comunistas, se enfrenta a la represión de la policía frente a la sede de la Embajada de los Estados Unidos. Luego estaría entre los denunciantes de la brutalidad policial que se ensaña contra su compañero de estudios Baudilio Castellanos (1927?-2009).
La formación ideológica y política
Al graduarse de bachiller Fidel posee una definida vocación de justicia social y dignificación humana. Desde su llegada a la Universidad, va a sumergirse en el estudio de la Historia cubana y universal, y en particular el pensamiento de José Martí, en un proceso de gradual y rápida concientización. Así a la distancia de los años el Comandante se criticará los peligros que corrió en su enfrentamiento contra el gansterismo en la Universidad “sin provecho alguno para la causa verdaderamente noble que descubriría poco después [xii] . Severo consigo mismo, al escribir sobre aquellos acontecimientos, considera que entonces primaba en él, el espíritu competitivo y quizás la autosuficiencia y la vanidad que suela acompañar a muchos jóvenes, aún en nuestra época [xiii]
La precoz vocación política y el recorrido ideológico del joven Fidel será el fruto de una comprometida visión martiana del mundo, pero sobre todo, de vivir en el vórtice de los acontecimientos políticos en Cuba y América Latina.
El estudio y la práctica política, le proporcionaron al joven Fidel, la posibilidad de desarrollar su pensamiento, entender y valorar en toda magnitud el legado martiano. Fidel, como lo hicieron en su momento Julio Antonio Mella, Rubén Martínez Villena (1899-1934), Antonio Guiteras Holmes (1906-1935) y otros revolucionarios cubanos, se caracteriza por realizar un recorrido ideológico y político que lo llevará de Martí a Carlos Marx (1818-1883), Federico Engels (1820-1895), y Vladimir Ilich Lenin (1870-1924); y de los aprendizajes con estos padres del marxismo, retornará, con más convicción y agudeza aún, al Martí cubano y universal.
Los conceptos martianos y marxistas de cultura y educación unidos a la acción práctica, revolucionaria, por transformar la realidad, se vinculan estrechamente al progreso social, y al desarrollo y la formación progresiva de la libertad que caracterizan de modo sustancial ese progreso. Y esta coincidencia conceptual no pasó inadvertida para Fidel, quien da continuidad a mediados del pasado Siglo, a la articulación que entre la tradición revolucionaria cubana, y las ideas marxistas y leninistas, habían iniciado los fundadores en 1925 del primer partido comunista cubano [xiv] .
La perspectiva martiana con la que Fidel se acercó al marxismo, el rotundo rechazo a los mimetismo acríticos, la necesidad de insertar el mundo en el tronco fértil de la patria, y el énfasis en el universo moral y la dignificación humana, concepciones todas que reivindica desde sus primeras acciones como estudiante revolucionario, le posibilitan arribar al socialismo científico desde un fuerte sustrato axiológico y le permiten sustraerse de las vulgarizaciones economicistas y dogmatizantes que predominaban en la teoría y la práctica de los partidos comunistas en los años cincuenta.
El socialismo científico fue para Fidel la coronación feliz de una búsqueda consecuente y temprana de respuestas para la acción, será consecución de su praxis, por lo que no habrá espacio para las lecturas librescas y dogmaticas. Lo asume como ciencia, en tanto la teoría se valida en metódica y método, en herramientas para el análisis y la transformación revolucionaria.
En estos años de universidad, Fidel se apropia de un profundo conocimiento de la historia, la literatura política y la cultura de Cuba, América Latina, el Caribe y el mundo. No será este un saber para darse satisfacción personal, o lucir los oropeles de “intelectual informado”. Resulta ya una necesidad aprendida en Martí y hecha disciplina con el marxismo, una tarea de estudio constante y preparación para la lucha -que le acompañará hasta nuestros días-, y le proporcionará la fortaleza de análisis y argumentos que se le reconoce.
Fidel arriba a una idea propia de la importancia del triunfo socialista en la Unión Soviética, del papel fundamental que había tenido la URSS en la derrota del fascismo, sin que ello le impidiera rechazar las prácticas estalinistas [xv] y tomar distancia de las posiciones seguidistas y acríticas predominantes en los partidos comunistas de Cuba y la región latinoamericana.
Comprende Fidel que los errores tácticos del primer partido comunista, la represión y el anticomunismo de guerra fría –la denominada Doctrina Truman [xvi] -, habían colocado a los militantes del Partido Socialista Popular en una posición de cerco y aislamiento político, y con su innata sagacidad, educada ya en la certera perspectiva martiana, intuye que el camino a seguir para un socialismo cubano debía cuidarse de unos y otros peligros. Así con Martí por estandarte, comenzó Fidel a platearse la construcción de un nuevo proyecto cultural revolucionario. Y tal esfuerzo lo llevaría a forjar el programa, la organización y las fuerzas que pondrían fin al capitalismo en Cuba.
En 1950, Fidel Castro Ruz obtuvo la licenciatura en Derecho diplomático y el título de abogado. Sobre aquellos años resumirá: En la Universidad me hice revolucionario [xvii] .
Notas
[i] Julio Antonio Mella: Glosas al pensamiento de José Martí, en Mella. Documentos y Artículos, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975, p 267
[ii] Ver: Katiuska Blanco: En Todo el tiempo de los cedros : paisaje familiar de Fidel Castro Ruz, Casa Editora Abril , La Habana, 2003.
[iii] Fidel Castro Ruz: La victoria estratégica. Por todos los caminos de la Sierra, Editorial Ocean Sur, México, 2011, p 8
[iv] Fidel Castro Ruz: La victoria estratégica. Por todos los caminos de la Sierra, Ob. cit, p 15
[v] Marta Rojas y Aldo Isidrón del Valle: Antes del Moncada. Editorial Pablo de la Torriente Brau , La Habana , 1989; Fidel Castro: Fidel en la memoria del joven que es, Editorial Ocean Sur, México, 2005.
[vi] Arturo Alape:   El Bogotazo . Memorias del olvido ”, Casa de Las Américas, La Habana, 1983.
[vii] Fundado en agosto de 1925
[viii] Nombre que asume el Partido Comunista de Cuba en 1944
[ix] Fidel Castro Ruz: Informe del Comité Central del Partido Comunista de Cuba al Primer Congreso, Editado por el Departamento de Orientación Revolucionaria del Comité Central de PCC, La Habana, 1976, p 42
[x] Ident ant.
[xi] Ver: Antonio Núñez Jiménez: La primavera de la revolución socialista en América, Embajada de la República de Cuba, Lima, s/f
[xii] Fidel Castro Ruz: La victoria estratégica. Por todos los caminos de la Sierra, Ob. cit.
[xiii] Ident ant.
[xiv] Ver: Isabel Monal: “La huella y la fragua: el marxismo, Cuba y el fin de siglo”, Temas. Cultura. Ideología. Sociedad, La Habana, No.3, julio setiembre de 1995; Olivia Miranda: “El marxismo en el ideal emancipador cubano durante la República neocolonial”, Temas. Cultura. Ideología. Sociedad, La Habana, No. 3, julio de 1995; Tradiciones nacionales revolucionarias. Marxismo y leninismo en el pensamiento cubano, Editorial Pueblo y Educación, la Habana, 2005; Fernando Martínez Heredia: “ Recuperando a Octubre”, La Jiribilla, La Habana, 17-11-2007
[xv] Me refiero a la política Iósiv V. Stalin (1879-1953) jefe del Partido y el Estado soviéticos tras la muerte de Vladimir Ilich Lenin.
[xvi] Harry S. Truman (1884-1972), criminal de guerra estadounidense, presidente de Estados Unidos (1945-1953), que ordenó en agosto de 1945 el lanzamiento de las bombas atómicas contra las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki.
[xvii] Ver: Fidel Castro Ruz : En esta Universidad me hice revolucionario, Oficina de Publicaciones del Consejo de Estado, La Habana, 2005; Discurso pronunciado por Fidel Castro Ruz, Presidente de la República de Cuba, en el acto por el aniversario 60 de su ingreso a la universidad, efectuado en el Aula Magna de la Universidad de La Habana, el 17 de noviembre de 2005, http://www.cuba.cu/gobierno/discursos/2005/esp/f171105e.html