12/8/11

El Banco Central Europeo rescata a Italia y España


María Selivanova
La decisión del Banco Central Europeo de adquirir bonos soberanos de Italia y España salvó los mercados financieros europeos de una amenaza real de hundimiento. Las cotizaciones cayeron, pero no tanto como se podría haber esperado tras la rebaja efectuada por la agencia Standard & Poor’s en la calificación de riesgo a la deuda soberana de EEUU, de AAA a AA+.  La maniobra del BCE fue confirmada por el ministro de economía francés, François Baroin, aunque ya habían corrido rumores que anticipaban el comienzo de la compra de los bonos.

Los recortes presupuestarios anunciados en España e Italia durante este fin de semana “permiten al BCE suponer que todo va en la dirección correcta”. Entre las medidas tomadas está la decisión del parlamento italiano, de 15 de julio, de poner en práctica un plan de austeridad económica que prevé reducir el gasto público en 48 mil millones de euros en tres años.  
Ahora las instituciones financieras de Europa están centradas en ayudar a los gobiernos de Grecia, Portugal e Irlanda a pagar sus deudas. Durante las últimas semanas, los inversores estaban preocupados de que España e Italia siguieran los pasos de los tres primeros y acudieran al BCE para poder atender a sus compromisos crediticios. La rentabilidad de los títulos de deuda de estos dos países superaba ya el 6%, debido al enorme gasto presupuestario y la acumulación de la deuda pública. A título de comparación, la rentabilidad alemana es sólo del 3%.
Una medida para ganar tiempo
El Banco Central Europeo tiene un programa de bonos soberanos de todos los países de la zona euro. Un programa que ejerce de regulador para reducir la prima de riesgo de los mismos en el caso de necesidad. No obstante, durante los últimos meses estas transacciones no se habían llevado a cabo.
“La disposición del BCE a comprar bonos italianos y españoles significa que el mecanismo regulador está preparado para ayudar a estas economías a financiarse y, lo que es más importante, a mantener el tipo de interés de los créditos recibidos a un nivel aceptable”, comentaba a RIA Novosti el analista del Deutsche Bank en Rusia, Yaroslav Lisovolik.  
La oferta del Banco Central Europeo de sustentar la cotización de estas obligaciones, dio como resultado que la prima de riesgo no se disparara como en días anteriores. Esto redujo significativamente el tipo de interés sobre la deuda soberana de ambos países,  aclaró Lisovolik. 
La maniobra de la principal institución financiera de Europa redujo el 8 de agosto la prima de riesgo de Italia hasta el 5,57% y la de España, hasta el 5,3%. 
“La medida del BCE obedecía a las circunstancias, pero estaba plenamente justificada y tenía por objeto reducir la tensión en los mercados financieros y a ganar tiempo para que España e Italia pudieran efectuar los recortes necesarios en sus economías”,  comentó a RIA Novosti el consejero económico de AFK “Sistema” Yevgeni Nadorshin.
Pero la realidad es que la disposición a comprar bonos soberanos es una medida objetivamente temporal. “Todos los rumores sobre la posibilidad de la bancarrota de los países en problemas podrían terminar, si se aplicase una política económica más o menos coordinada en Europa y, en primer lugar, si se lograse un acuerdo tácito entre las elites políticas para reducir el déficit presupuestario y la deuda pública, puntualiza Nadorshin. En resumen, hay que diseñar una estrategia clara y comprensible a aplicar en los países en dificultades”.

El golpe proviene de EEUU
Los mercados de valores de muchos países reaccionaron negativamente a la rebaja de la calificación de riesgo de Estados Unidos. El efecto en sus economías será de un descenso en sus propias calificaciones que se prolongará por uno ó dos años.
Los mercados europeos de valores comenzaron a la baja en la mañana del 8 de agosto tras la noticia de la caída de los índices de las bolsas asiáticas en un 3-4 %. A mediodía, después de la noticia de la compra de bonos soberanos por parte del BCE, las cotizaciones se recuperaron para que por la tarde volviera la tendencia a la baja en las transacciones de valores.
Por la mañana, el índice unificado del fondo de inversión cotizado STOXX EUROPE 600 caía en un 1,1 %. Las cotizaciones de los principales indicadores europeos también registraban descensos: Dow Jones Euro Stoxx lo hacía en un 0,1%; el británico FTSE 100, en un 0,9 %; el francés CAC 40, en un 0,42% y el alemán DAX, en un 0,86%.
A media jornada, tras el anuncio del BCE, la situación cambiaba, y el índice STOXX Europe 600 crecía en 0,4%; FTSE 100, en un 0,05%; CAC 40, en un 0,73% y DAX, en un 0,06%. Por su parte, los indicadores italianos y españoles registraban subidas meteóricas: FTSE MIB de Italia, ascendía un 3,44% y el español IBEX 35, en un 2,87%.
Por la tarde, a las 18:00 (hora de Moscú) las cotizaciones volvían a caer. FTSE 100 lo hacía en un 2,38 %; DAX, en un 3,11 % y Dow Jones Euro Stoxx, en un 1,88 %.
En palabras de Yevgeni Nadorshin, esta moderada reacción a la caída de las cotizaciones es totalmente normal y previsible.
Según analistas, Europa no debería sufrir excesivas consecuencias derivadas del descenso de la calificación de riesgo de Estados Unidos.
“En general, este hecho podría acrecentar un tanto la aversión al riesgo y empeorar un poco la situación en las bolsas europeas – apunta Lisovolik –.
Pero el efecto será, en cualquier caso, a corto plazo y, a fin de cuentas, dependerá de las medidas que tomen los países implicados, es decir, Italia y España, para la estabilizar sus finanzas y reducir sus déficits soberanos”. Esto es lo más importante en este asunto.
Pero, en cualquier caso, la fuga de capitales ya ha comenzado. Se buscan nuevos valores-refugio y uno de estos puede ser el oro. El precio de una onza de este metal ya ha aumentado desde el 8 de agosto en 1,5 %, hasta los 1 708,3 dólares.
El euro y su tendencia al fortalecimiento
Los problemas en EEUU están fortaleciendo al euro en relación al dólar. Sin embargo, a medio y largo plazo, la divisa europea dependerá de la resolución del problema de la deuda – analiza Lisovolik. “De momento y durante los próximos meses, tanto el euro como el dólar sufrirán una tendencia a la baja, mientras que algunas divisas asiáticas como, por ejemplo, el yen japonés o el franco suizo se revalorizarán”.