22/8/11

El ateísmo de Marx y los profetas

Karl Marx por Daniel Paz

Enrique Dussel
La palabra «ateo» -como la palabra «Dios» de la que aquélla procede- admiten tanta pluralidad de significaciones que no son definitorias por sí mismas. Si hay un «Dios vivo y verdadero» que se distingue de todos los ídolos y falsos dioses, puede haber un ateísmo verdadero que se distinga de todas las idolatrías. El autor compara y contrapone el ateísmo de Marx y el de los profetas de Israel.
Es un hecho que los profetas de Israel lucharon contra la idolatría. Tal lucha comportaba un cierto ateísmo. También sabemos que los romanos condenaban a muerte a los primeros cristianos acusándoles de ateísmo, especialmente por no adorar la divinidad del emperador que, dado el carácter sacro del imperio romano, debía ser adorado más que cualquier divinidad. No hacerlo era un acto de subversión político-religiosa; de ahí que los cristianos fuesen considerados sacrílegos. En consecuencia, no debe escandalizar el que uno se profese ateo. Pues, en realidad, ¿qué dios niega?, ¿por qué?
Algunos ateos es posible que tengan la pretensión de negar todos los dioses. Pero en realidad ¿no estarán negando sólo un tipo de divinidad y afirmando por lo mismo el Dios que no cae bajo su negación, pues ni siquiera le conocen? Posiblemente lasituación de Marx fuera ésta cuando escribió que el ateísmo es una negación de Dios para afirmar la existencia del hombre.