7/8/11

Datos sobre las relaciones académicas de Theodor Adorno



La relación que mantuvo el teórico Theodor Adorno, muerto el 6 de agosto de 1969, con sus pares Walter Benjamin, Hannah Arendt y su propia mujer, Gretel, fue investigada y publicada en el libro "Preludio", que acaba de aparecer en Argentina.
El trabajo realizado por Carl Djerassi gira en torno a estas cuatro figuras de mundo intelectual alemán del siglo XX, y reconstruye una trama de intrigas y celos personales y profesionales, a partir de una serie de hechos documentados por biógrafos e investigadores de la Escuela de Frankfurt. Así, el libro reelabora la antipatía entre Adorno y Arendt (quienes le profesaban a Benjamin una devota admiración), la personal relación epistolar que unía a Benjamin y Gretel Adorno, el vínculo amoroso entre Arendt y Martin Heidegger, y las muchas aventuras de Theodor con mujeres jóvenes y "la intensa preocupación que sentía por sus sueños".
Representante de diversas corrientes, entre ellas la filosofía alemana, Theodor Adorno hizo aportaciones a la música que fueron rechazadas por no apegarse a la sencillez que establecían los protocolos del siglo XX.
Adorno, nacido el 11 de septiembre de 1903 en Frankfurt, Alemania, además de haber sobresalido en las ciencias humanas y sociales, se interesó por establecer teorías sobre la tonalidad libre, que fueron fundamentales en la formulación de lo que se le conoció como la Nueva Música.
Otro de los aspectos artísticos que trabajó fue la pintura, a la que consideró arte espacial, que entremezclaba con la música, temas que ligó en la materia que más destacó: la filosofía. Este fue uno de los hechos que hizo que Adorno se alejara de la música, ya que los conceptos emanados de sus hipótesis eran elevados para los integrantes de la Escuela de Viena.
Las concepciones filosóficas aprendidas por Adorno tuvieron su origen en la lectura de la "Crítica de la razón pura", del también filósofo alemán Immanuel Kant, que comprendió cuando asistió al Kaiser Wilhelm Gymnasium.
Esos fueron los inicios de una fructuosa carrera en el campo de las humanidades, que se complementó con la amistad que entabló con varios intelectuales que tenían diversos intereses, como Karl Kraus, Georg Lukács y Hans Cornelius, entre otros.
Exiliado de su natal Alemania a causa del nazismo, vivió en Nueva York, lugar en donde tenía su sede el Instituto de Investigación Social.
En 1941 se trasladó a California para continuar su colaboración con Max Horkheimer, de la que resultaron dos publicaciones: "Dialéctica de la ilustración" y "Fragmentos filosóficos".
En 1949 regresó a Frankfurt, donde asumió la dirección del Instituto para la Investigación Social que reconstruyó con Horkheimer, con quien realizó diversos trabajos para revivir el paradigma que representó la Escuela de Frankfurt en la teoría crítica.
Con una tendencia hacía el racionalismo como instrumento de libertad y dominio, así como de una crítica de la sociedad capitalista como restricción de las formas de pensamiento y acción, es en este periodo que escribió "Dialéctica negativa" (1966).
Su amplia visión en las ciencias humanas le permitió ser un crítico de los movimientos juveniles acontecidos en la década de 1960, que se inspiraron en el marxismo, en lo que dejó de lado la razón, que tanto defendió en sus obras de dialéctica y que rechazó en las conjeturas del idealismo.
En este tenor, sobresalen diversas obras que fueron traducidas al español, como "Teoría estética" (2005), "Escritos sociológicos" (2005), "Crítica de la cultura y la sociedad II" (2009), "Escritos filosóficos tempranos" (2010) "Filosofía de la nueva música" (2003), entre otros.
Al final de su existencia visitó los Alpes Suizos, en donde vacacionó haciendo alpinismo, lo que le provocó ataques de arritmia y palpitaciones. No siguió las recomendaciones de su médico, por lo que tuvo complicaciones físicas.
Theodor Adorno falleció el 6 de agosto de 1969 a causa de un infarto agudo de miocardio.