18/8/11

China: La gran revancha de Lenin


Un desafío de comprensión para los leninistas
Jorge Aniceto Molinari
De esto no se habla, aunque forma parte de nuestras interrogantes. Tratemos entonces de abordar una explicación. Explicación que es con trazo grueso, tentados a entrar en los detalles y riqueza de este proceso. La revolución gestó una base social formidable para el desarrollo capitalista actual: ¿es esto contradictorio? Sin duda, entonces: ¿Cuál es la explicación? la historia económica de la humanidad.
El modo de producción capitalista llegó a los confines del planeta. Luego de la gran crisis que tuvo su epicentro en 1929, la revolución neoliberal, (luego de dos guerras mundiales) arrasó con las fronteras y la seguridad social acelerando la concentración económica. 
Así como en la primera etapa la entrada del modo de producción capitalista influía positivamente en el desarrollo social, ahora en nuestros tiempos cuando el sistema llega a estos nuevos límites, países como China, con su revolución, le dan una base social de desarrollo que rompe con todos los esquemas anteriores.
Para nuestros marxólogos  el leninismo y el estatismo son sinónimos. Rescatar el marxismo-leninismo del catecismo en el que fue envuelto por el stalinismo no es tarea sencilla.
El Partido Comunista Chino (marxista-leninista)  en su praxis cumplió a cabalidad con la línea de pensamiento de Lenin. Pero: ¿ahora que?, estamos ante una nueva crisis global del sistema, la mayor de su historia y el desarrollo en cual está envuelto el gigante asiático tiene a la vista los límites.
China engarzó formidablemente con esta etapa de desarrollo, pero estamos en el fin del camino, y el sistema como tal solo tiene la guerra para ofrecer a la búsqueda de un ansiado nuevo equilibrio.
Mientras los Estados del Socialismo Real eran incapaces por su burocracia de crear una economía competitiva con el capitalismo, China se asociaba al desarrollo capitalista absorbiendo todo lo que la humanidad en su conjunto iba adquiriendo.
Para nuestros marxistas-leninista una verdadera herejía. Para los que reivindicamos el pensamiento de Lenin un formidable desafío ante una crisis del sistema que solo tiene salidas acordes con ese pensamiento, mal que les pese.
Lo que el capitalismo hizo en China no lo podía hacer en Cuba ni en Latinoamérica,  la interinfluencia social hacia que resolver a través del Estado, los problemas de la gente, era y es un mal ejemplo para el propio pueblo de EE.UU.
No es el temor al estatismo en si mismo, sino el ejemplo que ello significa en un grado de competencia del sistema a escala mundial, que también abate las conquistas sociales en los países desarrollados.
¿Podrán los leninistas chinos con el desafío de la actual crisis, sin llevar al seno del pueblo chino la fractura social? Para ello se necesita de un programa, para el mundo, que además parta de reformas inexorables para iniciar la revolución en el modo de producción.
En definitiva todos, si todos, entramos en etapa de definiciones.- Hemos escuchado todo tipo de estupidez.- Algunos dicen que el capitalismo necesita tiempo para restablecerse, como si esta fuera una gripe pasajera. Otros que es un problema de sistemas y que por lo tanto esto no tiene arreglo hasta que los pueblos voten y/o impongan dirigentes que respondan a otro sistema, se manejan índices, paramétricas, tendencias, confianza, etc. etc., no se piensa en la transición.
Nosotros no decimos que China sea la transición, decimos que hasta ahora era posible avanzar con más capitalismo como en este caso, pero el límite no es nacional sino global, El capitalismo camina por andariveles cada vez más desequilibrados y el desenlace no tenemos duda que será en un corto periodo histórico (corto para los pueblos, largo de repente para nuestras vidas).- El desafío está planteado para los leninistas chinos pero también para lo mejor de la humanidad.
La vida nos dirá si los marxistas leninistas que hoy gobiernan China por expresa definición programática, son o no fieles a este pensamiento y lo que ello implica para el progreso humano.
¡Un mundo mejor es posible!
Publicación Barómetro  Internacional
barometrointernacional@gmail.com