8/7/11

Zygmunt Bauman escribió “44 cartas desde el mundo líquido”


Una obra conmovedora en la que el sociólogo polaco reúne las claves de su pensamiento. Las 44 cartas son ineludibles para distinguir lo importante de lo insustancial de este mundo líquido.
La sociología tiene una misión: existe para darle sentido al mundo. Zygmunt Bauman denomina a nuestro mundo “líquido” porque no se mantiene inmóvil ni conserva mucho tiempo su forma. Todo cambia constantemente: las modas que seguimos, nuestra atención, lo que soñamos o lo que deseamos. También las condiciones que nos rodean y cómo nos ganamos la vida e intentamos planificar el futuro. Además, conectamos y desconectamos con personas con facilidad. Las oportunidades de ser feliz fluctúan y las de sufrir, también. En definitiva, un mundo que no deja de sorprendernos. Con sus 44 cartas desde el mundo líquido, Zygmunt Bauman discierne lo importante de lo insustancial, las cosas relevantes de las falsas alarmas y flores de un día.
Las 44 cartas desde el mundo líquido son las 44 cartas que le pidieron a Bauman que escribiera cada dos semanas en el periódico La Repubblica delle Donne entre 2008 y 2009, recopiladas aquí en una versión corregida y ampliada. ¿Y por qué 44? ¿Tiene algún sentido especial la elección de este número en vez de cualquier otro? El poeta romántico polaco Adam Mickiewicz evocó la figura literaria del representante de la libertad en la Tierra, que se llamaba Cuarenta y Cuatro y es por ese significado que Bauman ha elegido ese número. En 44 cartas desde el mundo líquido, Bauman recorre sus puntos habituales de reflexión, como el consumismo, la desigualdad, la crisis o figuras como Albert Camus y Antonio Gramsci, pero va mucho más allá; con novedades como Twitter, la gripe porcina o el cambio en el concepto de la privacidad. En sus 44 entradas reflexiona sobre la soledad, el sexo, la paternidad, la salud, la educación, el futuro, la maldad o Barack Obama, entre muchos otros temas. A través de sus 44 perlas de sociología, el sociólogo polaco creador del concepto de la modernidad líquida, describe un mundo que ha cambiado profundamente desde la caída del muro de Berlín en pro del capitalismo hasta la inacabable crisis económica actual.
El sociólogo polaco Zygmunt Bauman goza de un gran predicamento desde que fue capaz de aventurar el más allá de la modernidad. A finales de los 90, acuñó la definición de «modernidad líquida» para definir a la sociedad que venía. Este sociólogo es probablemente el intelectual vivo más importante del siglo XX, que ha creado el concepto de la liquidad, de las vidas líquidas. ¿Qué es la «vida líquida»? La manera habitual de vivir en nuestras sociedades modernas contemporáneas. Se caracteriza por no mantener ningún rumbo determinado puesto que se halla inscrita en una sociedad que, en cuanto líquida, no mantiene por mucho tiempo una misma forma. Lo que define nuestras vidas es, por lo tanto, la precariedad y la incertidumbre constantes.
Zygmunt Bauman, nacido en Polonia en 1925, es actualmente Catedrático Emérito de Sociología de la Universidad de Varsovia. Su carrera académica lo ha llevado a ejercer la docencia en las universidades de Leeds, Tel Aviv, The London School of Economics y Australia entre otras. Su labor de sociólogo ha reivindicado desde sus inicios en los años 70 un papel menos descriptivo y más reflexivo para esta parte del pensamiento social. Sus aportaciones a la conceptualización de la posmodernidad han sido plasmadas en diversos ensayos que le han valido el reconocimiento internacional.
Bauman ha sido galardonado con el European Amalfi Prize for Sociology and Social Science en 1992 y el Theodor W. Adorno Award en 1998. En 2009 se inauguró el Bauman Institute de Leeds en honor del sociólogo, un centro internacional de estudios dedicado a analizar los cambios de nuestra sociedad. En 2010 le fue concedido el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades junto con Alain Touraine.