1/7/11

Se ensancha el camino


Gustavo Márquez Marín  /  Especial para Gramscimanía
“Pongamos sin temor la piedra fundamental de la libertad suramericana. Vacilar es perdernos”: Simón Bolívar, Discurso en la Junta Patriótica, Caracas, 4 de julio de 1811
 Al cumplirse dos siglos de la Declaración de Independencia, es propicia la ocasión para reafirmar la vigencia del proyecto de la Unión latinoamericana y Caribeña, propuesta en 1824 por El Libertador al convocar el Congreso Anfictiónico de Panamá.
Hoy como ayer, las élites conservadoras tildan de quimera el proyecto bolivariano, al presentar como insalvables las diferencias entre nuestros países. En ocasiones se cubren hipócritamente con un manto “nacionalista” o matizan su discurso neoliberal con  una retórica integracionista, para  justificar lo injustificable, una visión neocolonial desarrollista, orientada hacia y desde fuera, que privilegia una relación subordinada a EEUU respecto de la relación entre países hermanos que,  como bien lo señaló Miranda, objetivamente poseen una identidad y un  destino común.  
Si ayer era fundamental la unidad para lograr la emancipación, hoy es imprescindible. Sin ella,  siempre seremos víctimas de las presiones y agresiones del imperio estadounidense y sus aliados, habidos de los inmensos recursos naturales y energéticos que encierran los vastos territorios de Indoamérica.  Darle la espalda a esta realidad, es un error que podría  costarnos la pérdida definitiva del futuro como naciones libres y soberanas.  
La rememoración de  nuestro pasado glorioso, en el que se hizo posible  que  Nuestra América  fuese protagonista de una revolución que parió repúblicas independientes, en un mundo que estaba dominado por monarquías imperiales, debe permitirnos calibrar la dimensión del compromiso que tenemos hoy los hijos de Bolívar con las generaciones futuras. 
De nuevo se están dando las condiciones para que el bravo pueblo lance el yugo opresor,  que aún nos mantiene enganchados a la carreta del sistema de dominación neocolonial,  atada el imperio estadounidense en decadencia.  El nacimiento en Caracas de la CELAC [que tendrá lugar próximamente]  reivindica el proyecto bolivariano de la unión y ensancha el camino hacia el logro de nuestra independencia definitiva.