6/7/11

¡Feliz cumpleaños Frida! (+ Fotos)

Frida Kahlo / Autorretrato
La casa azul

Abraham Monterrosas Vigueras

Magdalena Carmen Frida Kahlo y Calderón es sólo un nombre. En cambio, Frida Kahlo, como fue nombrada por todo el mundo, es más que un nombre: es una leyenda... un lienzo vivo.
Nacida el 6 de julio de 1907 en Coyoacán, ciudad de México, la pintora del dolor nació para dejar una huella en la historia del arte en el mundo. Y hoy, luego de 103 años de conocer su vida y obra, diversos centros culturales y museos le han ofrendado un espacio.
Ver las fotos
Desde su nacimiento, Frida siempre fue el resultado de un rico ensamble de culturas y visiones del mundo. Fue la tercera hija de Guillermo Kahlo, fotógrafo judío de origen germano-húngaro, y la mexicana Matilde Calderón, de ascendencia española.
La vida de la pintora tuvo una línea que trazaba el dolor físico. A lo largo de su existencia, a su vida llegaron diversas enfermedades, lesiones, accidentes y operaciones. En 1913, contrajo poliomielitis, un padecimiento que le dejó una secuela permanente: la pierna derecha mucho más delgada que la izquierda.
Sus inquietudes artísticas salieron a la luz, y en 1925, aprendió la técnica del grabado con Fernando Fernández Domínguez. 
Pero el 17 de septiembre de ese año, un accidente de tranvía sacudió su cuerpo y su destino. Sufrió lesiones permanentes y su columna vertebral quedó fracturada y prácticamente rota. Esos pasajes oscuros fueron posteriormente ilustrados por la pintora en varias de sus obras.
El aburrimiento de estar postrada la llevaron a tomar un poco de tinta e iluminar su corsé de yeso, que después se convirtió en un caballete con lienzos, donde la pintora dejó su legado más grande: su talento.
Y ese talento le valió un contacto directo con diversos intelectuales y artistas de la época, como Tina Modotti, León Trotsky, André Bretón... y Diego Rivera.
Con Diego contrajo nupcias el 21 de agosto de 1929. Sin duda, todo el amor, el dolor y la pasión que Frida vivió con Rivera conformaron una buena parte del motor creativo de la pintora. Una de sus obras más conocidas, 'Las dos Fridas', es un ejemplo de ello.
El año de 1953 fue de color y tonos oscuros. Y es que la Galería de Arte Contemporáneo le organizó una importante exposición. Pese a que los médicos le prohibieron asistir debido a su estado de salud, la pintora llegó con todo y cama a contemplar el éxito de su obra. 
Pero por desgracia, ese mismo año le fue amputada una pierna, la cual ya había sido devorada por la gangrena.
Frida murió en Coyoacán el 13 de julio de 1954. Fue velada en el Palacio de Bellas Artes y su féretro fue cubierto con la bandera del Partido Comunista.
Y hoy, el mundo de Frida se mira desde su Casa Azul, un museo otrora hogar de la pintora, ubicado en Coyoacán. No sin antes dejar un mensaje para la vida: 'Piernas para qué las quiero, si tengo alas para volar'.
Título original: “Natalicio de Frida Kahlo, 104 años de lienzo y color”
Fuente: http://www.terra.com.mx/ArteyCultura/articulo/921400/Natalicio+de+Frida+Kahlo+104+anos+de+lienzo+y+color.htm
Frida Kahlo / Allá cuelga mi vestido

Frida Kahlo / Embarazo de amor

Frida Kahlo / Yo y mis papagayos