1/6/11

Un cuento de Walter Benjamin para pensar

Walter Benjamin por Doyle Saylor

Álvaro Cuadra
Los relatos han servido desde siempre como una forma peculiar de transmitir ciertos saberes sobre lo correcto y lo incorrecto. Las leyendas, cuentos y relatos míticos han sido los depositarios de un “saber narrativo” que nos enseña sobre el mundo y, sobre todo, sobre nosotros mismos. Así ocurre, también, en el dominio de la filosofía política donde muchas cuestiones complejas se perciben con mayor nitidez en un relato más que a través de una farragosa argumentación lógica y filosófica. De hecho, muchos filósofos han cultivado. al mismo tiempo, el más riguroso pensamiento con el arte narrativo. De igual manera, no hay ningún gran escritor que no sea, a la vez, un filósofo sui generis. No es extraño, entonces, que un pensador judío - alemán tenido por filósofo político y crítico literario como Walter Benjamin haya sido, también, un cuentista interesante.
Entre sus relatos más provocadores está “El viaje de la Mascotte” (1). Situado en 1919, este cuento nos narra la historia del viaje de una fragata de cuatro mástiles desde Hamburgo hacia Antofagasta. Los armadores alemanes querían rescatar unos cargadores salitreros a los que la guerra había sorprendido en ese puerto chileno. Si bien la tarea administrativa era mero trámite, la travesía no estaba exenta de riesgos. Llevar una tripulación de gente de puerto en calidad de pasajeros al otro lado del mundo no era tarea fácil, por más que el capitán fuese amigo de las “gramáticas pardas”.
La cuestión era clara, por mucho que se seleccionara a los marineros, el motín era una posibilidad cierta. La larga travesía transcurre como se esperaba, mesas de juego, un ring de boxeo y un teatro de aficionados muy poco respetable. El buque se convirtió en una “Magic City” que incluía su propia “bolsa” de transacciones de todo tipo y a Frida, una mujer venida de los burdeles de “Sankt Pauli”.

 El relato adquiere otro talante cuando se nos refiere que entre los pasajeros había un personaje equívoco del que muy poco se sabía, se trataba de un consumado agitador, un tal Schwinning. Su tarea subterránea comenzó a dar frutos, se constituyó un consejo de marineros, secretariado de a bordo, tribunal político…todo un “aparato” con vistas, desde luego, a reducir a la oficialidad y dirigirse a las islas Galápagos. Sin embargo, cuarenta y ocho horas antes de llevar a cabo el motín muy bien planificado, la fragata enfilaba la rada de Antofagasta poniendo fin al viaje. El cuento se cierra de manera inesperada: “Tres meses más tarde, ya en Hamburgo, me tropecé en la sede de la compañía con Schwinning que salía de pagaduría con un grueso puro de Virginia entre los labios. Entonces comprendí el viaje de la Mascotte”.
Se ha dicho que la historia no se repite, pero, a veces rima. Si bien el relato de Benjamin alude de manera directa a la historia alemana de los primeros decenios del siglo XX, no se puede negar que nos resulta bastante familiar en nuestra realidad nacional y , más ampliamente, latinomericana. Tan familiar como los rostros de ministros y altas autoridades políticas que a la vuelta de los años nos los encontramos como gerentes o miembros de algún directorio de una gran empresa o corporación multinacional. Como bien sabían nuestras abuelas, los cuentos siempre dejan una enseñanza a quien los escucha con atención.
Álvaro Cuadra es investigador y docente de la Escuela Latinoamericana de Postgrados. ELAP. Universidad ARCIS
1 Benjamin. W Historias y relatos Barcelona. Muchnik Editores, 2000:33-3.