26/6/11

Nos habla Žižek de cosas elementales

Foto: Slavoj Žižek

Hay personas que tienen el don de obligarte a pensar. Seres con una rara intensidad que abren la boca y es como si te agitasen el pensamiento. Slavoj Žižek es uno de esos filósofos a los que hay que seguirle la pista, sí o sí. Para estar de acuerdo o para disentir. Miras su foto y hasta parece que su cabeza esté ardiendo. Hace poco dijo en España esta verdad tan grande: «Vivimos una época que promueve los sueños tecnológicos más delirantes, pero no quiere mantener los servicios públicos más necesarios». Y puso ejemplos: «Hoy cualquiera con mucho dinero puede viajar al espacio, cada mes se anuncian descubrimientos científicos, incluso se habla de avances para la inmortalidad, pero al mismo tiempo los políticos y los economistas nos explican que no hay dinero para lo esencial».

Žižek también es agudo con el ser humano: «El problema es que no nos centramos en lo que realmente nos satisface. Estamos atrapados en una competición malsana, una red absurda de comparaciones con los demás. No prestamos atención a lo que nos hace sentir bien, porque estamos obsesionados midiendo si tenemos más o menos que el resto».
Más ser y menos aparentar. Un genio en llamas.