15/5/11

¿Por qué la izquierda volverá a ser alternativa de poder en Chile?


Gonzalo Rovira

Creo que no es viable la manutención por largo tiempo del descontento evidente de la gente. Es su rechazo a una forma de hacer las cosas, que hoy se agudiza con el gobierno de los grandes empresarios, pero que ha sido persistente durante la última década. El desprecio a la política es una forma de realizarla olvidando el bienestar social como objetivo de su quehacer. Por cierto, en las últimas dos décadas la izquierda chilena no ha mostrado tener las herramientas para enfrentar esta lucha de ideas y acciones, pero nadie mejor que esta misma izquierda para conducir el proceso de transformaciones profundas que Chile necesita.

La experiencia neoliberal chilena ha estado marcada por la persistencia de la desigualdad de ingresos y riquezas, un fenómeno que se agudizó en dictadura y que ha persistido en las últimas dos décadas de gobiernos de la Concertación. La excusa concertacionista ha sido las sucesivas crisis del capitalismo que han debido soportar sus gobiernos. Las débiles explicaciones agravan la falta de soluciones reales a los problemas de las grandes mayorías. Un graffiti, aparecido pocos días después del triunfo de la derecha en las elecciones presidenciales del 2010, testimoniaba la percepción que tenía la gente del rol que habían cumplido: “Ahora Chile será gobernado por sus propios dueños”.