Cargando...

17/4/11

Fidel Castro en la foto histórica de la batalla de Playa Girón (+ Fotos)

Frente al tanque del que descendía Fidel se situaron tres fotógrafos que captaron al unísono la escena. La foto de Tirso, con todos sus elementos, y que ha quedado como emblemática, no se publicó hasta dos años después

Jorge Oller Oller

El Ministerio de las Fuerzas Armadas otorga la Medalla Conmemorativa "Victoria de Playa Girón" a los que “en composición de unidades de combate, participaron de forma destacada en las acciones combativas que se llevaron a cabo en la Batalla de Playa Girón contra la invasión mercenaria en abril de 1961 y que hayan mantenido una actitud ejemplar y consecuente con los principios revolucionarios”.  

Esta honrosa medalla reproduce en relieve la fotografía del Comandante en Jefe Fidel Castro saltando victorioso de un tanque T34 tras derrotar a los invasores.

Fue seleccionada entre las mejores imágenes que captaron los corresponsales de guerra en aquella gesta. Esta es su historia.


Apenas se sintieron los primeros disparos de la invasión mercenaria a Playa Girón, en la madrugada del 17 de abril de 1961, y su eco se escuchó en las redacciones de los distintos medios de prensa revolucionarios, se movilizaron rápidamente reporteros, fotorreporteros, camarógrafos y chóferes y partieron a noticiar la guerra. Mientras el Comandante en Jefe Fidel Castro daba las ordenes a sus oficiales en el improvisado puesto de mando del Central Australia, los periodistas preguntaban al Jefe de operaciones Capitán José Ramón Fernández hasta donde podían llegar. El oficial respondió con esta frase que se ha hecho célebre entre nuestros corresponsales de guerra:– “Hasta donde el valor les alcance”.  Y todos demostraron que el valor les sobraba  al compartir  junto con los milicianos y el ejército rebelde la misma suerte, reportando las acciones militares desde la primera línea de combate.

Aquella invasión fue un reto imperial que Fidel y su pueblo aceptaron con valor y heroísmo. No solo  resistieron el traicionero ataque sino que en menos de 72 horas, el 19 de abril alrededor de las seis de la tarde, todo estaba perdido para los invasores con sus trastos de artillería, tanques, cañones, barcos y aviones y mientras unos se rendían, otros eran capturados cuando trataban de huir a las montañas o por el mar. La derrota de los mercenarios fue aplastante.

En la ensenada de Buenaventura,  Fidel conversaba con un grupo de periodistas las incidencias de la gran victoria cuando recibió la noticia de que uno de los compañeros más queridos de la Ciénaga de Zapata, Cecilio Miranda Díaz, al que todos conocían por Oriente, lo habían matado. Oriente había ido en una lancha al barco mercenario de suministros Houston para conminarlos a rendirse dado que las fuerzas de tierra ya lo habían hecho.

La respuesta a aquel hombre que proponía la paz fue dispararle una ráfaga de ametralladoras que cegó su vida.  Fidel inmediatamente pidió prestado un jeep que estaba cerca. Era el de Tirso Martínez, fotorreportero de Revolución,  quien pensó que no iba a ver mas a su viejo “yipecito”, pero a los diez minutos ya estaba de vuelta el Comandante en Jefe al frente de unos tanques T-34 y SAU 100  y se lo devolvió para continuar su rumbo a la playa. Tirso y los corresponsales de guerra lo siguieron.
En la playa, los fotógrafos Sergio Canales de Verde Olivo, Tirso Martínez del diarioRevolución y Mario Collado de La Tarde se situaron frente al tanque y esperaron con su cámara lista. Fidel, después de impartir órdenes  saltó a tierra y en ese instante los obturadores fotográficos de las tres cámaras de los corresponsales funcionaron al unísono y captaron la escena. Una de ellas  captaría la imagen que inmortalizó la gesta de Playa Girón.

Fidel, había bajado del tanque para trasladarse a un cañón autopropulsado SAU-100 que venía en la caravana para disparar con más precisión. El Houston recibió varios impactos y fue hundiéndose lentamente hasta encallar en un bajío cerca de la costa. Fueron los últimos cañonazos de la guerra de Girón.

De las entrevistas  que le hicieron a Sergio Canales y Tirso Martínez algún tiempo después recogemos sus impresiones de aquel momento. Sergio explicó:   
“Hay otro momento importante que es el ataque al Houston que pudimos tomar en todas sus secuencias. Esta operación fue el jaque mate dado al enemigo. Aquí vimos el cadáver del compañero Oriente cubierto con una bandera cubana. Oriente tenía una responsabilidad en la zona y había salido con 2 ó 3 compañeros en una embarcación hacia el Houston a explicar si quedaba alguien y pedirle que se rindiera. Entonces fue atacado desde el barco con una ametralladora. 

“Al conocer el Alto Mando, personalmente Fidel, que el enemigo había asesinado a otro de los heroicos combatientes, se efectuaron los disparos al buque desde los SAU-100 y fue destruido el objetivo enemigo. Hay algunas fotos del Houston donde se ve la lancha SV-3 de la Marina de Guerra que fue de las primeras que combatió cuando la invasión. Con el hundimiento de este buque y el apresamiento del resto de los mercenarios logramos la victoria total y definitiva en menos de 72 horas de combates. 
Por su parte Tirso narró:

- “Horas después de haber caído Girón nos enteramos que Fidel andaba por Buenaventura. Como Fidel “es noticia” donde quiera que esté, pues para allá fuimos. Recuerdo que teníamos en la cama del jeep un tanque con 55 galones de gasolina que habíamos tomado de un garaje que había sido bombardeado por los B-26 con napalm; todo estaba calcinado, hasta las rocas. Y en medio de esa ruina, el barril lleno de gasolina. Un fenómeno.

“Luego, cuando estábamos parados junto a Fidel, unos barbudos gritaron:
-  ¡Fidel, han matado a Oriente!
-  Pero, ¿cómo?
--Le tiraron con una “cincuenta” desde aquel barco, y señalaban hacia donde se hallaba el “Houston”, barco que había servido de transporte a las tropas enemigas.
--Pero, ¿todavía esos h... de p... están ahí?

Rápidamente Fidel se vira hacia nosotros y nos dice:
--Préstame tu jeep.
--¡Ay, se me jodió el jeep! --exclamé.
--Te lo devuelvo en diez minutos --respondió Fidel, dándonos una palmada en el hombro
--Baja ese tanque de gasolina de ahí.  Así lo hicimos varios compañeros.

Antes de transcurrir los diez minutos apareció Fidel con tres tanques, piloteando el de la cabeza. Ahí le hice la foto donde aparece tirándose del tanque en Girón. Inmediatamente procedió a lanzar cañonazos contra el barco. Cada vez que disparaba asomaba la cabeza.
--¿Dónde le di?
--Un poco a la derecha, Fidel --contestábamos.

Y así, un poco más acá y un poco más allá. Pasaron varios minutos hasta que decidió acercarse más a la embarcación.

--Fidel, esa zona es peligrosa, hay muchos pantanos --le gritaron.

Dando tumbos infernales el tanque del Comandante se acercó tanto al barco que la explosión que produjo el primer cañonazo nos levantó en peso. Jamás podremos borrar de nuestra mente esos momentos. Sobre todo la sencillez con que Fidel respondió a nuestra abrupta exclamación:  ”Te lo devuelvo en diez minutos...”

Cuando terminaron las operaciones militares, los milicianos y barbudos continuaron buscando por la zona a los mercenarios en fuga y los corresponsales de guerra regresaron a sus redacciones para preparar los materiales y difundir la gran victoria revolucionaria.

Los tres fotorreporteros revelaron y entregaron sus fotos a los directores de sus respectivos periódicos y entre ellas las que habían captado de Fidel saltando del tanque. Pero de aquel instante histórico, solo se publicó la de Sergio Canales, en la edición especial de Verde Olivo de abril de 1961, dedicada a la victoriosa jornada de Playa Girón.

La foto que debió haber captado Mario Collado no se publicó en La Tarde ni en ningún otro medio. No aparece tampoco en los archivos de los periódicos que le sucedieron.  
La fotografía de Tirso, que es la más completa y significativa, no fue tomada en cuenta por  los diseñadores de Revolución porque sus  normas artísticas y de diseño reclamaban rostros grandes y escenas que no tuvieran mucho cielo ni espacios vacíos. Como las imágenes del hundimiento del Houston resultaban importantes para la edición de la victoria, seleccionaron  otras  dos también del propio Tirso que como una tira, cubría el ancho superior de la primera plana.  La foto de la izquierda muestra a Fidel con varios combatientes observando desde el tanque T-34 y en la segunda al Houston humeante y encallado en las proximidades de la costa.  

Como ocurrió con el retrato fotográfico más famoso del mundo, el del  Comandante Ernesto Guevara, captada por Korda en 1960, que fue conocido siete años más tarde al ser publicada por los editores del  Diario del Che en Bolivia en la portada del libro, la fotografía de Tirso, fue “descubierta” por los diseñadores de propaganda de las FAR, la CTC y la COR que la utilizaron ampliamente en carteles, vallas y folletos. 

Fue el 19 de abril de 1963 que esa foto del Comandante en Jefe, captada por la cámara de Tirso, fue  publicada por primera vez en el diario Revolución en la edición conmemorativa del segundo aniversario de la Victoria de Girón. Sin embargo, fiel a las normas de diseño, en la foto se eliminó una buena parte del cielo y el cañón y de los lados en aras de resaltar lo esencial. Desde entonces, completa o encuadrada, la imagen del fotorreportero Tirso Martínez Sánchez resume en la prensa y en la propaganda grafica, aquellos días de lucha y de victoria y ha devenido en un símbolo del triunfo de Fidel y el pueblo cubano en la primera gran batalla librada contra el imperialismo en América, grabada en la honrosa medalla conmemorativa “Victoria de Playa Girón”.

Fuentes

Centro de información Periódico Granma
Centro de Información de Juventud Rebelde
Revista Verde Olivo Abril de 1961
Revista UPEC Nº  7, 1967
Revista UPEC nº 15, 1972
 Maria Cristina Mojena: “Con el dedo en el obturador”, Revista Verde Olivo dedicado al 45 Aniversario de Playa Girón, abril de 2006

Nuestro agradecimiento por su valiosa ayuda a:
Eduardo Yasell Ferrer corresponsal guerra de Verde Olivo en Playa Girón junto con Sergio Canales
Modesta Armenteros por la exhaustiva búsqueda de importantes datos

Esta es la foto completa del Jefe de la Revolución saltando del tanque en Playa Girón hecha por Tirso Martínez. En ella se observa todo el cañón del T-34.  A la izquierda se ve la cabeza de Canales con boina  y a la derecha a Mario Collado con un sombrero de tela, manga corta y reloj en la muñeca.  Ello demuestra que Tirso al retratar la escena estaba a dos metros detrás de ellos. Al quedar un poco mas retirado y fotografiar la escena con una cámara Rolleiflex de formato de 120 mm. pudo abarcar más que las máquinas fotográficas de 35mm que,  con el objetivo normal, usaron sus colegas en aquel momento y le permitió obtener una imagen mas completa.

Fotografía vertical tomada por Sergio Canales y publicada en Verde Olivo en el número especial de Playa Girón en 1961. Fue la única de aquel instante que se publicó en la prensa cubana

La fotografía de Tirso Martínez se publicó por primera vez en el diario Revolución del 19 de abril de 1963 con motivo del segundo aniversario de Playa Girón en lo que parece ser su debut en la prensa nacional.

Medalla conmemorativa “Victoria de Playa Girón” con la famosa imagen de Fidel en grabada en ella.

Primera plana del número especial de la victoria de Playa Girón con las fotos de Tirso explicadas en el texto.

Tirso Martínez con el uniforme de las milicias, la cámara que uso para captar la fotografía, y junto a ésta se ve también el cañón de la metralleta que llevó en la batalla.