8/4/11

A 74 años de la muerte de Antonio Gramsci

La tumba de Antonio Gramsci, en Roma

Osvaldo Fernández

Antonio Gramsci (1891- 1937) fue un revolucionario italiano que estuvo entre los fundadores del Partido Comunista Italiano, combatiente implacable del fascismo y uno de los teóricos más importantes en la historia de las ideas marxistas.Hay dos Gramsci: su vida y sus actividades quedan escindidas cuando el 8 de noviembre de 1926 es arrestado, a pesar de su inmunidad parlamentaria, y enviado a la cárcel de la que no saldrá hasta abril de 1937, cuando ya muy enfermo recobra su libertad sólo para morir. 

El primero es el Antonio Gramsci político antifascista, que en 1920 participa en la ocupación de las fábricas, y que inicialmente fue miembro del Partido Socialista. Desde esta época comienza a participar en el periodismo político, en órganos como Avanti, y más tarde en El Grito del Pueblo. En enero de 1921 pasa a integrar el Comité Central del flamante Partido Comunista de Italia, que surge del Congreso de Livorno y que pasa a dirigir Amadeo Bordiga.


En marzo de 1922 Gramsci es designado representante del Partido en el comité ejecutivo de la internacional Comunista. Parte hacia Moscú. De salud siempre precaria se hospitaliza en un centro de reposo. Es allí donde conoce a la que será su mujer, Giulia Schucht.

En diciembre de 1923 llega a Viena, designado por el Ejecutivo de la Internacional para mantener vínculos entre el Partido Comunista italiano y otros partidos comunistas europeos. Es elegido diputado en abril de 1924, y a raíz de estas nuevas obligaciones vuelve a Italia el 12 de mayo. En enero de 1926 participa en el Congreso del partido que se realiza en Lyon, Francia, donde es elegido Secretario del Partido. En octubre de 1926 elabora un ensayo destinado a proporcionar un marco histórico a las tesis que presentó al Congreso de Lyon, Este escrito es una suerte de anticipo de lo que Gramsci va a elaborar en la cárcel, años después. En noviembre de ese mismo año, poco después de haber vuelto a casa, es arrestado. Lo relata así el propio Gramsci:
«Arrestado a las 8 de la tarde -dice Gramsci en una carta- conducido a las 10.30 a la cárcel, he partido de Roma, tempranísimo, la mañana del 25 de noviembre. La permanencia en la cárcel de Regina Coelli fue el  peor período de la detención: 16 días de aislamiento absoluto en celda, disciplina rigurosísima»
Termina entonces esta parte de la vida de Gramsci. La parte que corresponda  su  vida   pública   y  política   para   empezar  el   período  de  su   prisión.

El segundo, es el Gramsci que va a pasar los últimos años de su vida en la cárcel fascista. La vida de un hombre que soporta difícilmente el rigor del encierro. Un hombre enfermo que, obsesionado en un comienzo por el temor de perder sus facultades mentales, pide material para escribir. Tardan pero se lo dan, y entonces, en estos cuadernos comienza, primero, a traducir del alemán, pero poco a poco va pasando a usar los cuadernos para pensar. Comienzan así los escritos que van a ser conocidos póstumamente como Cuadernos de la Cárcel. Treinta y tres cuadernos donde va a dejar consignadas sus notas de lecturas. Gracias a la ayuda de un amigo, el economista Piero Sraffa, fundador de la escuela neo-ricardiana dispone de un crédito en una librería, lo que le permite leer abundantemente. La lectura le suscita reflexiones, las que luego de meditarlas, las escribe en estos cuadernos. Cuadernos que son controlados día a día. Esto hará que su escritura sea un tanto hermética y que tenga que inventar fórmulas, imágenes y metáforas para referirse a los nombres y temas que atraerían al carcelero. Así el marxismo va a encontrar una expresión feliz en el concepto de “filosofía de la praxis”. Una más banal, los dos amigos”, refiriéndose a Marx y Engels.

Muchas de estas notas fueron reelaboradas, fusionadas a otras, convirtiéndose en verdaderos ensayos. Agrupamiento que va ser utilizado por el primer editor.

Pero de esta actividad muy pocos estaban enterados, y los que tenían conocimiento de ella, casi nada sabían de lo que Gramsci escribía. El contenido de estas notas solo se comenzó a conocer diez años después de su muerte, cuando Palmiro Togliatti, que había recibido los cuadernos luego de su muerte, decide, por fin, entregárselos a Giulio Einaudi para su publicación, que data de 1947, por la editorial Einaudi. Es la primera edición de sus obras, en seis volúmenes temáticos. Por citar algunos, en 1948 aparece “El materialismo histórico y la filosofía de Benedetto Croce”, que son reflexiones sobre el marxismo y la filosofía; una dura crítica a la vulgarización que rebajaba el pensamiento de Marx, a través de sus notas sobre el manual de Nicolás Bujarin. En 1949 aparece “Notas sobre Maquiavelo, sobre la política y sobre el estado moderno”, que son las notas que destina a la teoría política, articuladas en, torno a un eje central que es el de la revolución en Italia y Europa. En ellas formula el concepto de hegemonía, bloque histórico y otra serie de conceptos que han pasado a incrementar nuestro vocabulario político. También se preocupa abundantemente de los intelectuales, elaborando el concepto de “intelectual orgánico” y desarrollando la relación entre los intelectuales y la organización de la cultura,   que   se   edita   como   libro   con   ese   título   en   el   mismo   año   1949.

La editorial argentina Lautaro, asociada al Partido Comunista, bajo la coordinación de Héctor Agosti, publica a partir de 1956 los “Cuadernos de la cárcel”, en cuatro volúmenes, que sigue parcialmente la edición italiana de Einaudi de 1947, En 1958 aparece “El materialismo histórico y la filosofía de Benedetto Croce”, del cual se editan 5000 ejemplares y una quinta parte de ella estuvo destinada a la exportación a Bolivia, Chile y Perú. En Chile se le leyó entre 1958 y 1959. Hay que tener en cuenta que la edición argentina fue la primera traducción de Gramsci; antes que en Francia, en donde todavía no hay una edición completa de su obra.

Es así como comienza a hacerse presente el pensamiento de Antonio Gramsi América Latina. Luego de la edición argentina, Gramsci es editado en Brasil hacia el fin de los años sesenta. José Aricó da como fechas de estas

Ediciones portuguesas 1986 y 1988. Desde entonces, Antonio Gramsci pasa constituir un capítulo en el desarrollo de las Ideas marxistas en América latina.

Son estos volúmenes los que darán a conocer al Gramsci pensador de la política y del marxismo, y que será leído, traducido, estudiado y discutido, en especial durante la década de los sesenta del siglo recién pasado.
Agosti, publica a partir de 1956 los “Cuadernos de la cárcel”, en cuatro volúmenes, que sigue parcialmente la edición italiana de Einaudi de 1947, En 1958 aparece “El materialismo histórico y la filosofía de Benedetto Croce”, del cual se editan 5000 ejemplares y una quinta parte de ella estuvo destinada a la exportación a Bolivia, Chile y Perú. En Chile se le leyó entre 1958 y 1959. Hay que tener en cuenta que la edición argentina fue la primera traducción de Gramsci; antes que en Francia, en donde todavía no hay una edición completa de su obra.

Es así como comienza a hacerse presente el pensamiento de Antonio Gramsi América Latina. Luego de la edición argentina, Gramsci es editado en Brasil hacia el fin de los años sesenta. José Aricó da como fechas de estas

Ediciones portuguesas 1986 y 1988. Desde entonces, Antonio Gramsci pasa constituir un capítulo en el desarrollo de las Ideas marxistas en América latina.

Son estos volúmenes los que darán a conocer al Gramsci pensador de la política y del marxismo, y que será leído, traducido, estudiado y discutido, en especial durante la década de los sesenta del siglo recién pasado.