18/3/11

Las mentiras contra Gadafi

- Si te he visto, ya no me acuerdo de tí
Es demasiado grave, que en el Estado español la información convencional sobre la guerra de Libia, esté dirigida al dictado del ultraliberalismo, encabezado por el Imperio Americano

Paco Torre Soberón 

Esta política neocolonial globalizadora, constituye, una gravísima agresión a la dignidad humana y social, por intoxicar nuestras mentes, generando esclavitud individual y colectiva. Termina de confirmarlo el escritor San Pedro: “La libertad humana, radica en la liberación de nuestra mente.” 

Respecto al conflicto libio, he conseguido información fiable de medios alternativos y autores independientes: "Diagonal", "The Independent", "Pakistan Observer", "Wikipedia", Noam Chomsky, etc., de las que extraigo, la siguiente reflexión: ¿Represión de Gadafi a la revuelta social, o  guerra civil? Las Fuerzas Especiales de EE.UU., desembarcaron en Libia para entrenar a rebeldes anti-Gadafi, con el fin de dar un golpe de estado, apoyado por Occidente.  Para ello, el Imperio americano, pidió a Arabia Saudita suministrar armas a los insurrectos, así, los americanos negarían su participación militar. Esta “indecente jugada” descubre la manipulación contaminante, de que Gadafi estaba masacrando a la población civil manifestada.
                                                               
¿Por qué se le quieren cargar? Por su pasado anticapitalista y antiimperialista, siendo líder de la Gran Jamahiriya Árabe Libia Popular Socialista. Ostenta el liderazgo desde 1969. Al año siguiente fueron evacuadas las bases militares del Reino Unido y de EE.UU. Ha sido una esperanza liberadora para el tercer mundo. Para ello, nacionalizó en los años 70 toda empresa privada, la tierra, el petróleo y los bancos; permitiendo sólo pequeños –estimulantes- negocios familiares. Quiso ser el sucesor de Nasser, líder del Panarabismo y Socialismo Árabe, es decir, transformar fraternalmente la sociedad, eso sí, considerando su cultura y  recursos. Pero el capitalismo salvaje distorsionó sus proyectos; respondiendo –entiendo yo erróneamente- con actos terroristas que le costaron el bombardeo –por el “terrorista” Reagan- del Palacio Presidencial; con la muerte de una hija. Para reconciliarse con Occidente, entregó en el año 2003 a dos sospechosos de atentados e indemnizó con 2940 millones €. Aprovechando esta coyuntura, Aznar le visitó con honores estatales, siendo recompensado –“sin mirarle el diente”- con un caballo “pura sangre”. Ahora Aznar dice: “La democracia debe ganar la batalla a autocracias corruptas como la de Gadafi “. ¿Ya le habrá devuelto el caballo? Por otro lado, (a pesar de la arrogancia  y la inevitable corrupción del largo poder), ha sido un referente social y contra las guerras. A diferencia de Túnez y Egipto,-para que se callen las personas “mercenarias-deslenguadas-carroñeras”, Libia ocupa el primer lugar de desarrollo humano de África y tiene la más alta esperanza de vida, gracias a su política social, incluyendo el servicio de agua, luz y gas gratis. Este referente indigna al Imperio y a sus “satélites” servilistas, porque está en juego la hegemonía económica mundial, y dado que la producción petrolífera no perteneciente a la OPEP está tocando techo, tienen que buscar “triquiñuelas” belicistas crueles, para saquear los recursos de estos pueblos con testaferros políticos y económicos, con la cantinela de combatir dictaduras, con democracias de ocupación, arrasando como en Palestina, Irak, Afganistán… para controlar el oro negro de la zona, en vez de desarrollar energías renovables.  Es de justicia, destacar el manifiesto de prominentes figuras intelectuales internacionalmente, coordinadas por la Red en defensa de la humanidad, contra la intervención extranjera en Libia.        

La catástrofe nuclear Nipona, supone un trágico aviso. ¿Quiénes están por esta energía? Principalmente quienes abrazan políticas de guerra y planifican agresiones.  Por ello, Clinton y Obama dicen: “Ha llegado la hora de que Gadafi se vaya,” “y que éste está en el lado equivocado de la historia”. Asimismo, La Corte Penal Internacional se ha posicionado a favor de la política represiva y discriminatoria clasista del Consejo de Seguridad de la ONU, quien ha ordenado investigar a Gadafi como responsable de crímenes contra la humanidad, cuando se ha limitado a defenderse del –archidemostrado- golpe de Estado. ¿Por qué investigan este caso –claro cambalache de injusta persecución  capitalista- y no lo hacen con los verdaderos culpables de salvajes masacres, como lo han sido los presidentes: Ben Alí en Túnez y Mubarak en Egipto? Quienes hemos apoyado el desarrollo de la Corte Penal, impulsados por Amnistía Internacional (AI), vista la discriminatoria  realidad, ¿no habrá que cuestionarse su legitimidad, por estar al servicio de quienes desarrollan políticas consustanciales con la vulneración de los DD.HH básicos, utilizando el prestigio de AI para confundir a la sociedad civil?
Finalmente, considerando el conflicto Árabe-Israelí, la estrategia imperialista de acoso y derribo de la zona petrolífera, consiste en infiltrase militarmente como en Egipto -cuyo principal jefe del ejército es de la CIA-, para dificultar el desarrollo de movimientos revolucionarios en defensa de su cultura y de los recursos naturales como ocurrió en Argelia y en Palestina cuando pretendieron jugar engañosamente a democracia electoral, no permitiendo gobernar a quienes ganaron, porque ¡no eran de fiar!.
       
Por otro lado, ¿Quién creó Al Qaeda y a quién sirven las personas que se autoinmolan lideradas por el mítico Bin Laden, a quien utilizó EE.UU. en las guerras de Irán contra Irak y la URSS en Afganistán?.