27/3/11

La fórmula secreta de un ‘best seller’


Rosario Fernández

Gozan del favor del público, sin embargo, la crítica parece haberse olvidado de ellos. Los buenos ‘best sellers’ crean lectores, lo que demuestra que éxito y calidad pueden ir de la mano.

Ya Alejandro Dumas, cuando escribió Los tres mosqueteros en 1844 tenía muy claras las normas a seguir para crear un superventas: “Empezar por el interés, en vez de por el aburrimiento; empezar por la acción, en vez de por la preparación; hablar de los personajes después de hacerlos aparecer, en vez de hacerlos aparecer después de haber hablado de ellos”. Estas reglas de oro han hecho de su novela una de las más vendidas de la historia.

Parece que el calificativo de superventas está indiscutiblemente reñido con la calidad literaria, un mito que el periodista y escritor Sergio Vila-Sanjuán quiere desterrar con Código best seller, editado por Temas de hoy.

El autor analiza 70 títulos, entre los que aparecen El gatopardo, de Tommaso di Lampedusa; Doctor Zhivago, de Boris Pasternak; Cien Años de Soledad, de Gabriel García Márquez y El nombre de la rosa, de Umberto Eco, que el autor considera como muy buenos.


“Desde principios del siglo XIX, han abundado los best sellers. Sin embargo, sorprende lo desapercibidos que han pasado este tipo de libros y la poca atención que la literatura les ha prestado”, destaca. Quizá por esta razón aún no está muy clara la definición de best seller, “ya que mientras para unos es sólo una definición y para otros se trata de un género literario”, añade.

Pero, ¿qué determina que un libro se convierta en un superventas? ¿Cuánto tienen que decir el marketing, la suerte y la calidad en este éxito? En contra de lo que se suele pensar, un best seller no es producto de la mercadotecnia, según Vila-Sanjuán, quien asegura que “los grandes de este género, como Lo que el viento se llevó, de Margaret Mitchell, o El Código Da Vinci, de Dan Brown, han sido imprevisibles y no han respondido a tendencias, sino que las han creado. Por ejemplo, Lampedusa escribió El Gatopardo y murió creyendo que jamás se publicaría. Las secuelas sí son productos de marketing”.

El hecho de servir de estímulo a la lectura es otros de los aspectos singulares que caracterizan a este tipo de novelas. La saga Harry Potter, de J.K.Rowling, ha sido considerado como el mayor acicate a la lectura en Reino Unido de este siglo, un título que, además, creó una nueva categoría, la de megaventas (más de 10 millones de ejemplares vendidos). “Los buenos best sellers crean lectores, una razón de peso para tomárselos en serio”, asegura.

A estos rasgos, el filósofo José Antonio Marina, que ha prologado Código best seller, añade que son libros que “movilizan siempre grandes emociones, que apasionan”, son fáciles –lo cual no significa que tengan que ser malos–, emplean un lenguaje claro y, por lo general, con acción, intriga dosificada y en muchos casos sin pudor a la hora de recurrir a “los recursos clásicos del viejo folletón y la novela gótica”. Vila-Sanjuán matiza que “las emociones que provocan son bastante estándar, nada sutiles”. Temas universales como la venganza y las conquistas amorosas son los más recurrentes.

Del papel a la pantalla

El hecho de que en este tipo de libros el contenido prime sobre la forma los convierte en objetos de deseo para el cine. Ya las novelas de Julio Verne eran llevadas al teatro y, en casos, como Lo que el viento se llevó o El Padrino, el espaldarazo del cine fue definitivo. Pero, ante todo, los best sellers enlazan con algunas de las características del cerebro humano, que, según Marina “está preparado para que le cuenten historias y, si no, las inventa”. Y es que en el fondo, “somos todos unos grandes cotillas, nos gusta que nos cuenten la vida de los demás”, subraya.

Sea como sea, la ciencia ha demostrado que leer nos hace inteligentes. Algo que muchos parecen olvidar.

Los superventas ‘made in Spain’

‘El Quijote’ fue el primer ‘best seller’ internacional español. “Nada más aparecer, se hicieron ediciones piratas fue traducido a otros idiomas”, comenta Sergio Vila-Sanjuán. Vicente Blasco Ibáñez, con ‘Los cuatro jinetes del apocalipsis’ es el primer autor que en el siglo XX consigue ser traducido y llevado al cine.

La primera década del siglo XXI ha constituido un cambio de rumbo en la historia del best seller español. Al ejemplo de referencia de ‘La sombra del viento’, de Carlos Ruiz Zafón, con unos trece millones de ejemplares vendidos, se suman otros casos, como ‘La catedral del mar’, de Ildefonso Falcones.

Las reglas de oro del éxito

l. Está en juego un tema importante para un personaje o una familia y, a veces, para todo un país. Suele estar en peligro la vida de, al menos, uno de los personajes.
2. Personajes más grandes que la vida que hacen cosas extraordinarias.
3. Plantea cuestiones dramáticas en forma de intriga con un conflicto central en torno al cual interactúan los protagonistas.
4. Propone un concepto original, es decir, parte de una premisa radical o incluso extravagante. Todo ello en escenarios con los que el lector no está familiarizado.
5. Ofrece puntos de vista múltiples. La historia no se narra por un solo personaje en primera persona, sino que se expresa a través de varios.