14/2/11

Las mujeres ya no quieren a Berlusconi

[Si quieren pueden ampliarla]

«Hemos venido para recordar al mundo que no somos un país de proxenetas; que no todos, si tuviéramos dinero, haríamos lo mismo», esta frase la pronunció Umberto Eco hace unos días en una manifestación en Milán. Eco restó importancia a la posibilidad de que los discrepantes del Gobierno de Berlusconi fueran una minoría.

No han sido cientos de miles, como el domingo en Italia. Pero el espectáculo que montaron ayer unas mujeres ucranianas ante la Embajada de Italia en Kiev ha dado la vuelta al mundo. Y lo hicieron sin ningún pudor, mostrando sus prendas íntimas y hasta sus traseros. De eso se trataba, de decirle a Berlusconi que Italia no es un burdel, que no todas las féminas se pirran por su machismo recalcitrante y que un presidente de Gobierno ha de dar ejemplo, qué menos, de dignidad y no de presuntos escándalos sexuales. Las manifestantes, pertenecientes a la organización feminista Femen, hicieron todo tipo de gestos obscenos con el dedo corazón, con tangas, con sujetadores. Coquetas, con encajes, organzas, medias de cristal y diademas de flores, como tal vez le hubiera gustado al primer ministro italiano, salieron a la calle para exigir que Il Cavaliere muestre un poquito más de respeto a las mujeres. Las más irónicas hasta estamparon en sus pantaletas la imagen del conejo de la suerte.