1/2/11

Datos sobre Gamal Abdel Nasser

Foto: Gamal Abdel Nasser

Se educó en la Real Academia Militar de El Cairo e ingresó en el ejército, donde se convirtió en dirigente de un grupo conocido con el nombre de Movimiento de Oficiales Libres, vinculado a la causa del nacionalismo egipcio. Combatió en la primera guerra árabe-israelí (1948) y fue gravemente herido. 

En 1952 colaboró en la organización del golpe de estado que derrocó al rey Faruk e instaló en el poder una junta militar presidida por el general Mohammed Naguib, con Nasser como primer ministro. Al año siguiente se proclamó la República y en 1954, el mismo Nasser hizo dimitir a Naguib y ocupó su puesto al frente del país. En el mismo año logró la retirada de la zona del canal de Suez de las fuerzas británicas. 

En 1956 nacionalizó la Compañía del Canal de Suez, pero en represalia las fuerzas británicas y francesas desembarcaron en la zona del canal (noviembre), mientras las tropas israelíes avanzaban a través de la península del Sinaí.


Bajo los auspicios de las Naciones Unidas hubo de imponerse un alto el fuego y la retirada de aquella región de las tropas extranjeras, consolidándose la nacionalización del canal. Convertido en un abogado de la causa árabe, en 1958 creó la República Árabe Unida (RAU), con la inclusión de Siria y Egipto; un mes más tarde se les unía el Yemen. Bajo la presidencia de Nasser, esta federación duró hasta 1961, fecha en que Siria la abandonó.

En la política interior, inspirada en lo que Nasser denominaba el socialismo árabe, se instituyeron importantes reformas en la agricultura y se nacionalizó la mayor parte de la industria del país. La construcción de la Gran Presa de Asuán, realizada con la ayuda soviética, se inició en 1960 y, terminada 10 años más tarde, constituyó su más importante logro económico.

La disolución de la RAU, y el enfrentamiento con Arabia Saudita durante la guerra del Yemen, en la que Nasser intervino a favor de los rebeldes republicanos, fueron importantes desafíos a su sueño panárabe, de una gran nación islámica en la que pudiera ejercer un caudillaje. Su influencia, por otro lado, llegó a exceder los límites del mundo árabe: fue, en efecto, uno de los grandes líderes del movimiento de los no alineados -con Nehru, Sukarno y Tito-.

En junio de 1967, durante la Guerra de los Seis Días, Israel destruyó el ejército de Nasser; fue el más rudo golpe del caudillo árabe, que ofreció su dimisión a las masas, aunque fue «recuperado» por ellas. Nasser hizo recaer la responsabilidad sobre sus colaboradores políticos y decidió recurrir a la URSS para reconstruir el ejército y la industria. Ahora sus enemigos no eran solamente los regímenes de monarquía feudal, sino los radicales de izquierda -Siria, Irak- y los «comandos» palestinos. Nasser hizo un esfuerzo de mediador, que contribuyó a minar su salud. A fines de agosto de 1970 se retiró a la isla de Marsa Matruh para una cura de reposo; el 28 de septiembre falleció de un ataque al corazón.