27/1/11

El Síndrome de Florencia

Duomo de Florencia
Ponte Vecchio
El Síndrome de Florencia o de Stendhal se manifiesta en los turistas que se someten a una sobredosis de belleza artística, que abunda por doquier en Florencia, representada en pinturas, esculturas, obras maestras de la arquitectura, en el mismo diseño urbano, en el conjunto paisajístico de la ciudad. Se encuentran en Florencia valiosas bibliotecas, pinacotecas, fuentes, plazas, museos, caminerías, el río Arno que atraviesa la ciudad, los puentes, entre ellos el de los Orfebres. o Ponte Vecchio. Casi todos estos tesoros se encuentran al aire libre, donde se disfruta además de magníficos restaurantes, hoteles, cafés, teatros...

Galería de los Uffizi
En Florencia se pierde la capacidad de asombro: por eso mismo, muchas personas son francamente sometidas a un atosigamiento masivo que se traduce en una enfermedad psicosomática que causa un elevado ritmo cardiaco, vértigos, confusión e incluso alucinaciones. Los turistas están siempre apremiados por el tiempo y ante la fatalidad de ausentarse de Florencia, comienzan a sentir una angustia indescriptible.

Caravaggio / La cabeza de Medusa
La primera descripción detallada de este fenómeno se dio en Florencia en 1817. Aunque ha habido muchos casos de gente que sufría vértigos y desvanecimientos mientras visitaba el arte en Florencia, especialmente en la “Galeria degli Uffizi” desde el principio del siglo XIX en adelante, no fue descrito como un síndrome hasta 1979, cuando la psiquiatra italiana Graziella Magherini observó y describió más de 100 casos similares entre turistas y visitantes en Florencia, la cuna del Renacimiento, y escribió acerca de él. Actualmente también tiene una connotación menos clínica puesto que se ha convertido en un referente de la reacción romántica ante la acumulación de belleza y la exuberancia del goce artístico.

Curiosamente en la Galería de los Uffizi, nos encontramos con la pintura La cabeza de Medusa (Caravaggio, en el 1601), que en la mitología clásica, era un monstruo con cuerpo femenino y cabellera compuesta por serpientes venenosas. La mirada de Medusa petrificaba a los que osaban acercarse a ella. Hasta que apareció Perseo y mediante el reflejo de un espejo le cortó la cabeza: