“Hay que hablar de una lucha por una nueva cultura, es decir, para una vida moral nueva que no puede dejar de estar íntimamente conectada a una nueva intuición de la vida, hasta que se convierte en una nueva forma de sentir y ver la realidad” | Antonio Gramsci

Cargando...

9/1/11

Datos sobre Diego Rivera

Foto: Diego Rivera y Frida Kahlo
Diego Rivera / Festival de las flores
Diego Rivera, pintor mexicano (Guajanato, 8 de Diciembre de 1886-Ciudad de Mexico, 24 de Noviembre de 1957). Inició su formación académica estudiando en la Academia de Bellas Artes de San Carlos en su país natal hasta 1902. Posteriormente tras presentar su primera exposición en 1907, obtiene una beca concedida por el gobernador de Veracruz que le permite proseguir ampliando sus horizontes artísticos en tierras españolas.

Ingresa de esta manera en la escuela de San Fernando de Madrid y recibe enseñanza en el taller del afamado Eduardo Chicharro, entrando en contacto con la pintura realista nacional (fundamental en la configuración de su estilo). Terminada su estancia en la capital madrileña, se traslada a París donde permaneció por un prolongado tiempo ya que estuvo instalado en la ciudad durante más de una década (1909-1921) y sucumbió ante la poderosa eclosión de las vanguardias. Época en la que se relaciona con los precursores y estandartes del cubismo como fueron Pablo Piccaso o Georges Braque, razón fundamental de la existencia en su producción de algunas obras trazadas por la linealidad y carácter sintético del movimiento cubista.

No obstante durante este período, también destacan sus viajes por Inglaterra y Holanda o las visitas esporádicas de vuelta a Madrid o Barcelona, lugares donde expondría junto a su amiga íntima y pintora excepcional: María Blanchard. Asimismo antes de su retorno definitivo a México en 1921 (fue frustrado en torno a 1910, por los inicios de la impetuosa revolución mexicana), hay que destacar el viaje llevado a cabo por Italia y el fuerte influjo que causó en su persona la obra del pintor renacentista Giotto, a la postre detonante esencial de su renuncia al estilo cubista.

Diego Rivera / América prehispánica
Terminado su periplo por el viejo mundo regresó al México de origen, y debido a sus fuertes convicciones ideológicas claramente marxistas, (no en vano asistió a la conmemoración del décimo aniversario de la revolución soviética en Moscú,  fue uno de los fundadores del partido comunista mexicano, y fue quien reclamó el asilo político en México para Leon Trotsky en 1940). Con premura se incorpora al movimiento nacionalista mexicano, presente en el país desde el triunfo revolucionario. Contenidos políticos, sociales y de carácter crítico jalonan su obra que tiene en la creación de murales su más perfecta forma de expresión. Este nuevo movimiento denominado como muralismo con una refrescante iconografía como señal de identidad, tiene en David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco y el propio Rivera a sus tres representantes de excepción.

De esta manera el pintor interpreta la vida de México y en conexión con sus ideales presenta al pueblo como protagonista y garante de la historia, en clara relación con un reconocimiento a las raíces y señas de identidad indígenas mexicanas y latinas en general. Su arte dirigido hacia la protesta y denuncia bien social o histórica (histórico-crítico lo llaman), intenta reflejar la vida apacible, sosegada y muy próxima a una onírica realidad de los nativos en contraste con la acción brutal y despiadada simboliza por los conquistadores españoles. Mientras tanto, no abandona sus constantes referencias al maltrecho panorama contemporáneo. Con un estilo dinámico, colorido, altamente expresivo y a veces rebosante de sensualidad, presentó una obra convertida en un símbolo para el espíritu nacional. Considerado un mito por sus compatriotas a lo largo de su vida y de personalidad arrolladora dejó sentencias para la historia, como ésta: “Yo respeto todas las religiones. Me interesan extraordinariamente en el mismo plano y por análogas razones con que respeto todas las enfermedades y me intereso extraordinariamente en su curación”. Hizo gala de un carácter genuino legado para la posteridad. 

En otro sentido cabe destacar que salvo sus dos estancias en EEUU (1930-1934 y 1940-1942), donde pintó grandes murales en Nueva York, como el titulado: "El hombre en el cruce de caminos", reproducido en  el Rockefeller Center donde aparecía una figura de Lenin después borrada, y el mural destruido al ser considerado una tremenda provocación, o en Detroit, sumado a algún que otro periodo dedicado a la elaboración de paisajes y retratos se puede afirmar que su trayectoria es la de un genial muralista centrado exclusivamente en México y sus gentes. Estuvo unido en terceras y cuartas nupcias con la también pintora Frida Kahlo, dejando constancia de una apasionada relación llevada al cine en diversas ocasiones ya sea de manera transversal o central en largometrajes como: Frida, naturaleza viva (Paul Ledut, 1986) y Frida (Julie Taymor, 2002), además de estar presente en la cultura popular como pone de manifiesto su presencia en los nuevos billetes de 500 pesos mexicanos (2010).