27/12/10

Afganistán: El opio, la CIA y la administración Karzai


Peter Dale Scott

Para Peter Dale Scott son inútiles los lamentos sobre el desarrollo del cultivo de droga en Afganistán y sobre la epidemia mundial de adicción a la heroína. Lo importante es sacar conclusiones de los hechos ya comprobados: los talibanes habían erradicado el cultivo de la amapola del opio y la OTAN favoreció su cultivo, el dinero de la droga corrompió el gobierno afgano de Karzai pero este dinero se encuentra principalmente en Estados Unidos, cuyas instituciones están corruptas. Así que la toma de decisión para solucionar este tráfico no está en Kabul sino en Washington.

La superioridad del Socialismo

Anna Silivonchik (Bielorrusia) El tendedero

Marcos Domich

Hay una demostración patente de la superioridad del socialismo. Basta echar una mirada a Bielorrusia, nombre tradicional, que fuera sustituido por el de Belarus. Perteneció a la Unión Soviética como República Socialista. Hace una semana hubo elecciones y por un nuevo mandato fue reelegido Alexander Lukashenko con un 80% de los votos. Su seguidor más cercano no llegó a 3%. Los medios transnacionales apenas se refirieron al hecho y si lo hicieron dijeron que se produjeron “manifestaciones y disturbios” que condenaban el “fraude”. No precisaron que fueron demostraciones despobladas para Minsk, que cuenta con cerca de 2 millones de habitantes.

Lukashenko es presidente por 16 años consecutivos. En la contrarrevolución que destruyó la Unión Soviética tuvo una actitud política muy peculiar. Como diputado del Soviet de la RSSB y fue el único que votó en contra de la disolución de la URSS. Luego ganó las elecciones de 1991 con un 80% de los votos. Cedió a algunas privatizaciones, sin tocar al corazón de la economía estatal ni cooperativa.

Dios como problema

Amadeo de Souza Cardoso (Portugal) Corpus christi
José Saramago

No tengo ninguna duda de que este artículo, empezando por el título, obrará el prodigio de poner de acuerdo, al menos por una vez, a los dos irreductibles hermanos enemigos que se llaman Islamismo y Cristianismo, sobre todo en la vertiente universal (es decir, católica) a la que el primero aspira y en la que el segundo, ilusoriamente, todavía sigue imaginándose. En la más benévola de las reacciones posibles, clamarán los biempensantes que se trata de una provocación inadmisible, de una indisculpable ofensa al sentimiento religioso de los creyentes de ambos partidos, y, en la reacción peor (suponiendo que no haya peor), me acusarán de impiedad, de sacrilegio, de blasfemia, de profanación, de desacato, de tantos cuantos delitos más, de calibre idéntico, sean capaces de descubrir, y, por tanto, quién sabe, merecedor de una punición que me sirviera de escarmiento para el resto de mi vida.

Terrorismo y religión

Henryk Stażewski (Polonia) Abstracción
Zygmunt Bauman

Mark Juergensmeyer ha analizado la compleja mezcla de religión, nacionalismo y violencia en las hostilidades que se están cociendo a fuego lento, estallando en ocasiones, entre las distintas tribus del Punjab 1. Cuando se concentró en el terrorismo sikh, responsable de la muerte de miles de víctimas y, entre otros crímenes, del asesinato de la primera ministra Indira Ghandi, encontró justamente lo que él y cualquier otro investigador esperaría encontrar antes de embarcarse en un trabajo de campo así: «Los jóvenes sikhs del mundo rural tenían razones de sobra para ser infelices», razones económicas, políticas y sociales. Sus productos de cultivo se vendían a precios inferiores a los del mercado, su capacidad de hacerse valer había sido reducida prácticamente a cero por las políticas opresivas del congreso, y se sentían humillados frente a las clases urbanas mejor situadas.

"Las afinidades electivas" de Goethe


Walter Benjamin

Walter Benjamin, "Las afinidades electivas" de Goethe”, dentro de Obras, Libro I, volumen 1, Ed. Abada, pp. 208-209:

“Porque la belleza no es apariencia, no es velo que cubra toda la cosa. Como tal, ella misma no es fenómeno, sino absolutamente esencia, y una por supuesto que sólo sigue siendo esencialmente igual a sí misma bajo el velamiento. Por eso la apariencia quizá sea un engaño en cualquier otra parte, más la apariencia bella es el velo ante lo necesariamente más velado. Por cuanto lo bello no es ni ese velo ni el objetivelado, sino que es el objeto en su velo. Pero éste, desvelado, se mostraría infinitamente inaparente. Aquí se funda la antiquísima opinión de que en el desvelamiento se transforma lo velado, y que se mantendrá “igual a sí mismo” solamente bajo el velamiento.”

Respecto a todo lo bello, en consecuencia, la idea del desvelamiento se convierte en la idea de la indesvelabilidad, que es la idea de la crítica de arte. Así, ésta no debe alzar el velo, ya que sólo mediante su más preciso conocimiento como velo podrá por fin alzarse a la verdadera contemplación de lo que es bello. (…) Nunca se ha comprendido todavía una verdadera obra de arte, sino cuando de modo ineluctable se la ha presentado como misterio. Ya que no de otro modo cabe definir ese objeto al que, en última instancia, el velo es esencial. Como sólo lo bello y nada fuera de él, velante y velado, puede ser esencial, la divina razón de ser de la belleza reside en el misterio»

Lea seguidamente:
"Las afinidades electivas", de Johann Wolfgang von Goethe - Tránsito Blum

El mago y el científico

Umberto Eco
Umberto Eco 

Creemos que vivimos en la que Isaiah Berlin, identificándola en sus albores, llamó la Edad de la Razón. Una vez acabadas las tinieblas medievales y comenzado el pensamiento crítico del Renacimiento y el propio pensamiento científico, consideramos que vivimos en una edad dominada por la ciencia. A decir verdad, esta visión de un predominio ya absoluto de la mentalidad científica, que se anunciaba tan ingenuamente en el Himno a Satanás, de Carducci, y más críticamente en el Manifiesto comunista de 1848, la apoyan más los reaccionarios, los espiritualistas, los laudatores temporis acti, que los científicos. Son aquéllos y no éstos los que pintan frescos de gusto casi fantástico sobre un mundo que, olvidando otros valores, se basa sólo en la confianza en las verdades de la ciencia y en el poder de la tecnología.

Los hombres de hoy no sólo esperan, sino que pretenden obtenerlo todo de la tecnología y no distinguen entre tecnología destructiva y tecnología productiva.

Slavoj Žižek: Defensores de la fe

Foto: Slavoj Žižek

Durante siglos, se nos ha dicho que sin la religión no seríamos más que animales egocéntricos luchando por lo que nos corresponde, que nuestra única moral sería la de la manada de lobos; sólo la religión, se decía, puede transportarnos a un nivel espiritual más elevado. Hoy, cuando la religión aparece como fuente de una violencia exterminadora de un extremo al otro del mundo, la certeza de que los fundamentalistas cristianos, musulmanes o hindúes no se dedican a otra cosa que a abusar de los mensajes espirituales más nobles de sus respectivos credos y a pervertirlos hace que lo anterior suene cada vez más falso. ¿Qué ocurriría si restableciéramos la dignidad del ateísmo, uno de los más excelsos legados de Europa y quizás nuestra única alternativa en pro de la paz?

Hace más de un siglo, en Los hermanos Karamazov y en otras de sus obras Dostoievsky advirtió contra los riesgos del nihilismo moral ateo con el argumento esencial de que si Dios no existe, entonces todo está permitido. El filósofo francés André Glucksmann ha recurrido incluso a la crítica de Dostoievski, al nihilismo ateo, para aplicarla a [los atentados del] 11 de septiembre de 2001, tal y como se da a entender en el título de su libro Dostoievski en Manhattan.

Pocas argumentaciones podrá haber más disparatadas: la lección del terrorismo de nuestros tiempos es que, si Dios existe, todo, sea lo que sea, incluso el hacer saltar por los aires a miles de personas inocentes, está entonces permitido, al menos para aquéllos que proclaman que actúan directamente en nombre de Dios, puesto que está claro que el hilo directo con el ser superior justifica saltar por encima de cualquier barrera o consideración puramente humanas. En pocas palabras, los fundamentalistas han terminado por no diferenciarse en nada de los comunistas estalinistas y ateos, para quienes todo estaba permitido en razón de que se consideraban a sí mismos como instrumentos directos de su divinidad: la necesidad histórica de avanzar hacia el comunismo.

Rusia: El cohete lanzador Protón

Este lanzador se destaca por el reducido costo para el transporte de un kilogramo de carga a la órbita

Un Plan Marshall para Cuba

Guayasamin / Las manos de Fidel

Atilio A. Borón

En estos días Cuba se enfrenta a un dilema de hierro: o actualiza, revisa y reconstruye su modelo económico o la revolución corre el serio riesgo de sucumbir ante la presión combinada de sus propios errores y las agresiones del bloqueo estadounidense. Los países de América Latina y el Caribe, así como la casi totalidad de los de África y Asia, no pueden permanecer indiferentes ante esta situación, o limitarse a contemplar como la revolución libra, sin otra ayuda que sus propias fuerzas, esta decisiva batalla.

Pero el apoyo no puede ser meramente declarativo. Eso está bien, pero es insuficiente. Cuba necesita algo más: concretamente, que sus acreedores, especialmente cuando ellos son países de América Latina y el Caribe, anulen la deuda externa cubana. Argentina es el mayor de esos acreedores -por un préstamo otorgado por el gobierno de Héctor Cámpora y su Ministro de Economía José B. Gelbard en 1973- y que el ex Canciller del Presidente Néstor Kirchner, Rafael Bielsa, renegociara proponiendo una quita del 50% de su monto, que si se suman el capital y los intereses acumulados en la actualidad ascendería aproximadamente a unos 1.800 millones de dólares. Para esa misma época su colega de gabinete, el ministro de Economía Roberto Lavagna, proponía a los acreedores de la Argentina una quita del 75% sobre el valor nominal de la deuda defolteada con el derrumbe de la convertibilidad en diciembre del 2001. Como es bien sabido, este país finalmente logró una quita que, según los cálculos, fluctúa en torno al 70% del valor nominal de los bonos de su deuda.

Karl Marx se refiere a dos grandes errores de Hegel

Marx y Hegel por David Levine
El primero emerge de la manera más clara en la Fenomenología, como cuna de la filosofía hegeliana. Cuando él concibe, por ejemplo, la riqueza, el poder estatal, etc., como esencias enajenadas para el ser humano, esto sólo se produce en forma especulativa... Son entidades ideales y por ello simplemente un extrañamiento del pensamiento filosófico puro, es decir, abstracto. Todo el movimiento termina así con el saber absoluto. Es justamente del pensamiento abstracto de donde estos objetos están extrañados y es justamente al pensamiento abstracto al que se enfrentan con su pretensión de realidad.

El filósofo (una forma abstracta, pues, del hombre enajenado) se erige en medida del mundo enajenado. Toda la historia de la enajenación y toda la revocación de la enajenación no es así sino la historia de la producción del pensamiento abstracto, es decir, absoluto del pensamiento lógico especulativo. El extrañamiento, que constituye, por tanto, el verdadero interés de esta enajenación y de la supresión de esta enajenación, es la oposición de en sí y para sí, de conciencia y autoconciencia, de objeto y sujeto, es decir la oposición, dentro del pensamiento mismo, del pensamiento abstracto y la realidad sensible o lo sensible real.

Todas las demás oposiciones y movimientos de estas oposiciones son sólo la apariencia, la envoltura, la forma esotérica de estas oposiciones, las únicas interesantes, que constituyen el sentido de las restantes profanas oposiciones. Lo que pasa por esencia establecida del extrañamiento y lo que hay que superar no es el hecho de que el ser humano se objetive de forma humana, en oposición a si mismo, sino el que se objetive a diferencia de y en oposición al pensamiento abstracto. 

La apropiación de las fuerzas esenciales humanas, convertidas en objeto, en objeto enajenado, es pues, en primer lugar, una apropiación que se opera sólo en la conciencia, en el pensamiento puro, es decir, en la abstracción, la apropiación de objetos como pensamientos y movimientos del pensamiento; por esto, ya en la Fenomenología está latente como germen, como potencia, está presente como un misterio, el positivismo acrítico y el igualmente acrítico idealismo de las obras posteriores de Hegel, esa disolución y restauración filosófica de la empirie existente.

En segundo lugar. La reivindicación del mundo objetivo para el hombre (por ejemplo, el conocimiento de la conciencia sensible no es una conciencia sensible abstracta, sino una conciencia sensible humana; el conocimiento de que la religión, la riqueza, etc., son sólo la realidad enajenada de la objetivación humana, de las fuerzas esenciales humanas nacidas para la acción y, por ello, sólo el camino hacia la verdadera realidad humana), esta apropiación o la inteligencia de este proceso se presenta así en Hegel de tal modo que la sensibilidad, la religión, el poder del estado, etc., son esencias espirituales, pues sólo el espíritu es la verdadera esencia del hombre, y la verdadera forma del espíritu es el espíritu pensante, el espíritu lógico, especulativo. 

Portugal a punto de "pedir cacao"

Taza de cacao para dormir tranquilo, pese a la crisis

En el periódico alemán “Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung” (¡Vaya nombre!), el economista Thomas Mayer, del Deutsche Bank AG, dijo que no le “… sorprendería si Portugal solicita en el futuro cercano ayuda, al igual que Grecia e Irlanda’’ y que esperaba que Portugal solicite un paquete de rescate de otros países de la eurozona si la crisis de la deuda continúa erosionando la confianza de los mercados.

Otras perlas de Mayer fueron las siguientes:

1. El gobierno de Lisboa “haría bien en actuar rápidamente’’ bajo la protección del fondo europeo de rescate de 750.000 millones de euros. O sea, que debe aprovechar que el pote todavía tiene dinero, antes de que otros le tomen la delantera, porque aparentemente la cola es larga.

2. España, Italia y Bélgica, que están en la cola, supuestamente tendrían mejores “fundamentals” económicos y no necesitarían ayuda exterior para refinanciar su déficit. Esto último está en duda, y pesan las opiniones de otros expertos que aseveran lo contrario, como lo ha hecho el Nobel de Economía Joseph Stiglitz, quien pronosticó mayores turbulencias en Europa, “con una lenta agonía, porque no se van a resolver los problemas en forma definitiva”. Palabras que de sólo leerlas provocan escalofríos. 

Julio Cortázar ante el Che Guevara

Foto: Julio Cortázar por Mario Muchnik
París, 29 de octubre de 1967

Roberto, Adelaida, mis muy queridos: 
Anoche volví a París desde Argel. Solo ahora, en mi casa, soy capaz de escribirles coherentemente; allá, metido en un mundo donde sólo contaba el trabajo, dejé irse los días como en una pesadilla, comprando periódico tras periódico, sin querer convencerme, mirando esas fotos que todos hemos mirado, leyendo los mismos cables y entrando hora a hora en la más dura de las aceptaciones. Entonces me llegó telefónicamente tu mensaje, Roberto, y entregué ese texto que debiste recibir y que vuelvo a enviarte aquí por si hay tiempo de que lo veas otra vez antes de que se imprima, pues sé lo que son los mecanismos del télex y lo que pasa con las palabras y las frases. Quiero decirte esto: no sé escribir cuando algo me duele tanto, no soy, no seré nunca el escritor profesional listo a producir lo que se espera de él, lo que le piden o lo que él mismo se pide desesperadamente. La verdad es que la escritura, hoy y frente a esto, me parece la más banal de las artes, una especie de refugio, de disimulo casi, la sustitución de lo insustituible. 

Luces y sombras de Trotsky


El historiador británico Robert Service se sumerge en la vida de uno de los dirigentes bolcheviques más destacados en «Trotski. Una biografía»

"Trotsky. Una biografía" es la última obra del historiador británico Robert Service, especialista en la Revolución Rusa, que esta vez se ha sumergido en la vida de uno de los más destacados dirigentes bolcheviques, en busca de sus luces pero también de sus sombras.

Su trágico final -el comunista catalán Ramón Mercader, agente enviado por Stalin, le clavó en 1940 un piolet en el cráneo en su exilio en México- convirtió a León Trotski en un mártir, en una figura que salía casi indemne del juicio de la historia.

Respetado por muchos anticomunistas por haber proporcionado numerosos argumentos contra el estalinismo, idealizado por muchos marxistas por encarnar el auténtico ideal revolucionario que Stalin supuestamente había traicionado, Trotski fue y sigue siendo hoy un personaje más admirado que repudiado.

Al escribir esta biografía, de 735 páginas y publicada por Ediciones B, Service se propone revisar con espíritu crítico la figura de Trotski, sin la indulgencia de las biografías precedentes, escritas por él mismo o por fieles seguidores de su pensamiento. Service reconoce en Trotski infinidad de virtudes, "cualidades excepcionales como orador, organizador y líder" y como ensayista o periodista, un intelectual revolucionario de gran talento.

La pobreza en España llega a más del 20% de la población

Pobreza en España: Un secreto muy mal guardado

La crisis ha sacado a flote muchos de los problemas que han estado latentes en España, aún en la que cada vez se nos antoja más lejana época de ‘vacas gordas’. Nos ha convertido en un país más pobre en términos de riqueza nacional, pero lo que resulta todavía peor: ha llevado a un millón más de ciudadanos a la pobreza, hasta superar ya los nueve millones.

La Fundación FOESSA, impulsada desde sus inicios por Cáritas, es una de las más reputadas en el análisis del impacto de la crisis sobre la cohesión social en España. Sus conclusiones son reveladoras: entre 2007 y 2009, el colectivo de personas consideradas pobres se ha disparado más de un 11%, lo que supone que hay un millón más que rebasan el umbral oficial de la pobreza, apunta Miguel Laparra, profesor de la Universidad Pública de Navarra.

¿Quién gobierna EEUU?


Juan Gelman

Bob Woodward, el periodista que desató el Watergate en compañía de Carl Bernstein, formula una respuesta a esa pregunta en su libro más reciente, Obama’s War (Simon & Schuster, Nueva York, 2010): ni el Poder Ejecutivo, ni el Poder Legislativo y menos el Judicial. Quien gobierna realmente, dice Woodward, es el complejo militar-industrial, es decir el Pentágono y las grandes empresas productoras de armamento, a cuyo directorio suelen ingresar no pocos jefes militares estadounidenses cuando se retiran. Leído el libro, Michael Moore espetó: “El título de ‘Comandante en Jefe’ (que detenta el presidente) es tan ceremonial como el de ‘Empleado del Mes’ del Burger King del barrio”. Léase lo que Obama’s War revela.

El sábado 28 de noviembre de 2009 Obama se reúne con miembros del Consejo Nacional de Seguridad a fin de diseñar su nueva estrategia para Afganistán. Los militares le presentan una sola opción: mandar más efectivos. El mandatario señala que no está cerrada la otra, la de establecer un plan de retirada, y el coronel de ejército John Tien expresa: “Sr. Presidente, no veo cómo puede usted desafiar a sus mandos militares. Porque si le dice al general McChrystal (entonces al mando de las tropas invasoras) ‘ya cuenta con recursos, pero decidí hacer otra cosa’, probablemente tendrá que reemplazarlo. Usted no le puede decir ‘hágalo a mi manera, gracias por su gran trabajo’. ¿Dónde acabaría esto?”.

El tercer umbral

Estatuto de las prácticas artísticas en la era del capitalismo cultural
Ed. CENDEAC, Murcia

José Luis Brea

La colisión funcional de las esferas de la cultura y la economía: he aquí el signo más importante que marca la historia de la humanidad en los albores del siglo 21.

Podríamos en primer lugar ver el flanco positivo de esta convergencia -que ya no habrá más espacio de separación funcional para los registros productores de simbolicidad, ni para sus realizadores "liberados", se llamen estos brujo, chamán, sacerdote o artista. Pero conviene nunca olvidar todo lo preocupante que esta fusión de registros conlleva: en primer lugar, que esa colisión se produce principalmente en beneficio de una apropiación flagrante de los poderes de las prácticas culturales -los de investir identidad, crear comunidad, producir imaginario e identificación a su través- por parte de la economía (un proceso ya percibido por Debord e ilustrado en la crítica reciente del llamado "poder de las marcas"); y en segundo, y no menos preocupante, el tremendo y desolador empobrecimiento de la vida del espíritu que esa absorción conlleva.

El papel de las prácticas significantes, expresivas y de producción simbólica en este contexto -en el umbral de este tercer estadio de su desarrollo histórico- se carga entonces de enorme relevancia: ellas adquieren una crucial responsabilidad, que es de un cariz irremisiblemente político: en efecto, está en juego en su espacio dirimir en qué manos quedan no sólo los poderes de construcción de identidad y aún el destino y la calidad de la vida psíquica, la suerte epocal del espíritu, sino igualmente las condiciones de posibilidad del establecimiento de los lazos de una nueva cohesión social, el rastro en ella de la irrenunciable experiencia de lo común -y su construcción contemporánea.

Wikileaks, EE.UU. y el gusto cinematográfico



Iroel Sánchez

Revelados cerca de dos mil cables, de los más de 250 000 en poder de Wikileaks, todavía no es hora de sacar conclusiones. Sin embargo, el comportamiento de los diplomáticos norteamericanos, que los documentos han puesto a la luz pública, siembra serias dudas sobre el buen gusto y la adecuada preparación cultural de los representantes de Washington.

No me refiero a la prepotencia, manifiesta al dispensar adjetivos a jefes de estado de Norte a Sur y de Este a Oeste, sin importar sean aliados o enemigos, ni tampoco a la manera con que pasan por encima de soberanías, leyes y tribunales. Las acciones –que acaban de conocerse- para impedir la proyección en Nueva Zelanda del documental Farenheit 9/11, del cineasta Michael Moore, ponen de manifiesto el espíritu censor de quienes en nombre de la libertad de expresión, emiten listas e invaden países. El hecho llama aún más la atención cuando, en la misma semana, otro cable evidenciaba el torpe intento de los diplomáticos norteamericanos para acusar a Cuba de censurar el documental Sicko, del mismo autor, lo que fue contundentemente desmentido por éste.

El talento de Michael Moore ha sido reconocido con numerosos galardones en todo el mundo pero tal vez el gobierno de Estados Unidos lo desconozca.

Afganistán, una salida cada vez más distante


Pese al optimismo de la última revisión estratégica de Obama la situación es grave y complicada

Mariano Aguirre

Al mismo tiempo que la Casa Blanca presentó la semana pasada un análisis moderadamente optimista sobre la guerra en Afganistán, una serie de informes y testimonios, además de las declaraciones de altos funcionarios del gobierno de Estados Unidos, indican que la situación de seguridad es grave, los talibanes conservan una gran capacidad ofensiva, Pakistán no colabora, y aumentan las discrepancias con el presidente afgano Hamid Karzai.

Datos sobre Miguel Alandia Pantoja, muralista boliviano

Miguel Alandia Pantoja / Huelga y masacre

Los murales emblemáticos de un pintor  revolucionario
Víctor Montoya
Semblanza del artista Miguel Alandia Pantoja, considerado uno de los pintores bolivianos más influyentes del siglo XX, quien nació en Llallagua (Potosí), el 27 de mayo de 1914, y murió durante su exilio en un hospital de Lima (Perú), el 2 de octubre de 1975, tras una larga enfermedad. Ese mismo año sus restos fueron inhumados en la ciudad de La Paz; el cortejo fúnebre partió del local de la Federación de Mineros entre llantos y voces que murmullaban: “Alandia sigue vivo. Alandia es inmortal”.