14/12/10

Zygmunt Bauman: El arte de la vida

En esta obra, Zygmunt Bauman realiza una brillante descripción de las condiciones en las que elegimos cómo queremos vivir y de las limitaciones que pueden imponerse a dicha elección en una sociedad que fija en el poseer material el medio casi único para alcanzar a la escurridiza felicidad. Además, el autor nos ofrece un estudio sobre las maneras en que nuestra sociedad, la sociedad líquida e individualizada de consumidores, influye (aunque no determina) la manera en que construimos y narramos nuestras trayectorias vitales.

¿Qué hay de malo en la felicidad? ¿Acaso es concebible que exista “lo malo” en algo que tanto se persigue hasta constituir el fin principal de la existencia? Nuestra sociedad líquida moderna nos induce a creer que el objetivo del arte de vivir debe y puede ser la felicidad, aunque no esté muy claro en qué consiste tal cosa.

Y es que, “sociedades como la nuestra, movidas por millones de hombres y mujeres que buscan la felicidad, se vuelven más prósperas, pero no está nada claro que se vuelvan más felices.

Parece como si la búsqueda humana de la felicidad fuera un engaño. Todos los datos empíricos disponibles sugieren que entre las poblaciones de sociedades desarrolladas puede no existir una relación entre una riqueza cada vez mayor, que se considera el principal vehículo hacia una vida feliz, y un mayor nivel de felicidad”. Pues, si bien el PIB tiene en cuenta, en sus cálculos, una serie de indicadores de bienestar, de servicios y de consumo, no refleja, en cambio, “la salud de nuestros hijos, la calidad de nuestra educación ni el grado de diversión de nuestros juegos.

Grecia e Irlanda hacia el tercer mundo

"Los pueblos de Europa se levantan"

Bernard Conte

Frente a la crisis, Grecia e Irlanda han adoptado programas «de reforma» bajo la tutela conjunta del FMI, la Comisión Europea y el Banco Central Europeo (BCE). Los programas son similares a los que se impusieron a los países del Tercer Mundo tras la crisis de la deuda externa de 1982. Aunque la expresión no aparece como tal en el discurso y los documentos oficiales, se trata de programas de ajuste estructural (PAS) (1) destinados a responder al problema del endeudamiento.

La miel es mejor de lo que creemos


Una cucharilla de miel es bastante para prevenir o tratar resfriados, agotamiento, infecciones, alergias, herpes, psoriasis, eccema, artritis e indigestión, lo que convierte este producto en un superproducto, afirman científicos norteamericanos, citados por The Daily Mail. Un grupo de científicos del Colegio de Estudios Médicos de Pennsylvania, Estados Unidos, explican que la miel contiene minerales como el potasio, calcio, magnesio y el fósforo, vitaminas del grupo B y vitamina C, entre otras tantas sustancias más. Además, es un producto de fácil digestión y su valor calórico es menor que el del azúcar (400cal/100g), ya que la miel aporta alrededor de 320 calorías por cada 100 gramos. La miel se puede utilizar como un antiséptico que ayuda a cicatrizar y prevenir infecciones en heridas, debido a su alta concentración de azúcares.

Lo$ nuevo$ reac$ionario$ de Fran$ia, E$paña y Vene$uela

Régis Debray, viejo delator y nuevo reaccionario

Los llaman nuevos reaccionarios. Son intelectuales franceses que alguna vez fueron conocidos en el mundo por sus ideas progresistas y el combate a favor de las causas ante las cuales el poder cerraba los ojos. Asumieron a lo largo de la historia el papel de conciencia y denuncia de las situaciones más descabelladas que aplastaban la libertad humana. Se pasaron en masa a la derecha son, entre otros, Alain Finkielkraut, Phillippe Sollers, Jacques Julliard, André Glucksman, Luc Ferry, Pascal Bruckner, Michel Houellebecq y hasta el mismísimo Régis Debray, que estuvo en la guerrilla del Che Guevara en la selva boliviana y es el autor del ensayo "Revolución en la revolución." Cuando cayó prisionero en Bolivia, le dieron dos golpes para que hablara, y después tuvieron que molerlo a palos para que se callara.

La política pública de la guerra en Colombia

Alejandro Obregón  (Colombia) Zozobra, el grito de Galán

Miguel Ángel Herrera Zgaib

Discurso y Bloque Histórico

El análisis del discurso de la política de guerra, dominante en el quehacer excepcional del ejecutivo de Colombia, primero con Andrés Pastrana (1999-2002), y Álvaro Uribe (2002-2010) después, para un período de diez años, da cuenta de una doble dinámica con la que se recompone la realidad del bloque histórico dominante. [1] 

La guerra como dispositivo del régimen de biopoder garantiza la productividad del trabajo social, el proceso de trabajo formal y real subsumido en la acumulación posfordista, y conforme con la especificidad de la periferia capitalista de la que es parte Colombia. [2]

Herbert Marcuse: Cultura y sociedad


Editorial Sur, año 1967. Tamaño 20 x 12 cm. Traducción de E. Bulygin y E. Garzón Valdés. 128 págs.

Herbert Marcuse (1898-1979) fue un filósofo y sociólogo alemán, nacido en Berlín. Estudió filosofía primero en Berlín y luego en Friburgo, donde se licenció en 1921. Desde los inicios se dedicó a los estudios sociales en el Institut für Sozialforschung de Frankfurt, donde tuvo como compañeros a Theodor Adorno, Walter Benjamin y Max Horkheimer –grupo conocido bajo el nombre de Escuela de Frankfurt-. Con el auge del nazismo en Alemania se expatrió a Ginebra y desde allí, y luego de una estancia en París, se instaló en Estados Unidos, donde adquirió la nacionalidad en 1942.

En su obra analiza el carácter destructor de las sociedades industriales avanzadas y la manipulación que éstas efectúan sobre la libertad humana a través del señuelo consumista. En el Prólogo al presente libro Marcuse escribe: “Los ensayos reunidos en este libro fueron escritos entre los años 1934 y 1938. Son el resultado de mi trabajo en el Instituto de Investigaciones Sociales de Nueva York y fueron discutidos con el entonces director del Instituto, mi amigo Max Horkheimer y sus colaboradores. Los publico nuevamente sin modificación alguna. Ninguna reelaboración podría superar el abismo que separa aquella época de la presente (1964). Entonces no era tan claro que la dominación militar y administrativa del fascismo modernizaría y haría más eficaces las estructuras sociales de las que surgiera, sin lograr eliminarlas.

Presença de Gramsci

Cándido Portinari [Brasil] Mujer con niño muerto

Luiz Sérgio Henriques 

Antonio Gramsci esteve bem presente no debate brasileiro há cerca de 20 anos. As razões para tanto, esquematicamente, eram de duas ordens. Por um lado, o auge do eurocomunismo, trazendo a perspectiva de um comunismo democrático que socializasse não apenas a economia como também a política, devia atrair a atenção para o original político e teórico que estava na base de todo o projeto.

Também indiscutível, por outro lado, a demanda "interna" por idéias como as de Gramsci. Vivia-se o fim do período autoritário e era a hora do balanço dos anos de modernização conservadora a que o país fora submetido. Conceitos como "sociedade civil", "hegemonia", "bloco histórico", além de seu uso analítico, logo passaram a integrar o léxico da política brasileira. Claro, não haviam sido inventados por Gramsci, mas a marca gramsciana estava bem visível no modo como eram empregados.

Por que Gramsci na América Latina?

Antonio Berni (Argentina) Investigación

José Aricó 

Um fato significativo que se observou no Colóquio de Ferrara, de outubro de 1985, foi a existência de uma certa assincronia do debate político e intelectual em torno de Gramsci na América Latina em relação à sua região de origem. A fortuna que o autor dos Cadernosalcançou em nosso continente, desde a década de setenta e fundamentalmente na década de oitenta, não parecia ter correspondência com o declínio de sua presença em seu próprio país. Frente ao inegável refluxo de sua gravitação nos meios intelectuais italianos, ocorria em nosso continente um fenômeno que talvez seja comparável com o que se está produzindo em países como a República Federal Alemã em relação ao reexame da cultura socialdemocrata, ou nos Estados Unidos frente aos desenvolvimentos da vida intelectual naquele país [1].

Partido e expressão da vontade coletiva

Tarsila do Amaral [Brasil] Visión de Brasil

Dênis de Moraes 

O partido revolucionário moderno, na visão de Antonio Gramsci, é o centro de uma ampla rede de instituições sociais e políticas que compõem a sociedade civil. No interior dessa rede, entram em cena forças sociais -- uma classe e seus aliados. Gramsci designa o partido com o nome de "moderno Príncipe", o agente da vontade coletiva transformadora (1). Sua tarefa fundamental consiste em superar os resíduos corporativos (que o pensador italiano define como "egoístico-passionais") da classe operária e contribuir para a formação de uma vontade coletiva nacional-popular. Enquanto organismo de mediação e de síntese, deve assumir iniciativas políticas que englobem a totalidade dos estratos sociais e vigorem sobre a universalidade diferenciada do conjunto das relações sociais.

Para uma teoria do conhecimento em Gramsci

Antonio Marra (Italia) In alto mare

Giovanni Semeraro

“Buscar a real identidade na aparente diferenciação e contradição, e descobrir a substancial diversidade por trás da aparente identidade é a mais delicada, incompreendida e contudo essencial capacidade do crítico das idéias e do historiador do desenvolvimento social.”: Gramsci

Uma nova inteligibilidade do real 

Investigar a realidade sociopolítica na sua complexidade e tentar compreender suas dinâmicas foi, para Gramsci, um compromisso tão absorvente quanto o seu envolvimento político nas lutas das classes trabalhadoras.

Guernica, Picasso, Mandela y el Cuarteto de la Paz en París

Picasso / Guernica

Adornado por símbolos, Nelson Mandela y otros tres Premios Nobel de Suráfrica, el proyecto musical del Cuarteto de la Paz se presentó esta noche en un lugar mágico de París: el taller donde Picasso pintó Guernica. En realidad, la "premiere" del conjunto de cuerdas en Grenier des Grandes-Augustins, el caserón que sirvió de morada a Pablo Picasso (de 1936 a 1955), fue todo un regalo que también animó la actriz británica-francesa Charlotte Rampling. Para que la idea de llevar mensajes de paz y amistad al mundo, con la impronta del arte, tuviese mayor impacto, el lugar escogido resultó extraordinario gracias al decorado de 42 bocetos de Guernica del maestro malagueño en el entorno natural de 1937.