9/12/10

Mark Twain: “Lo mejor es que te cuentes tu historia en vez de contársela a otros”


Mark Twain es uno de los padres de la literatura norteamericana y tal vez el más agudo en su humor. Además fue periodista, cronista, amigo de científicos, políticos y presidentes, orador hipnótico, aforista desopilante, crítico implacable, antiimperialista, militante por la abolición de la esclavitud, defensor de los derechos de las mujeres, los indios y los trabajadores, y su participación pública en la vida de EE.UU. fue tan innegable como reconocida. Sin embargo, el hombre que había capturado la esencia americana en novelas como Las aventuras de Tom Sawyer (1879) y Las aventuras de Huckleberry Finn (1885) creía que había una verdad profunda en todo hombre imposible de expresar en público. 

“Echar raíces” de Simone Weil

Foto: Simone Weil
Luis Xavier López Farjeat

En uno de sus ensayos más bellos y penetrantes, el escritor húngaro László Földényi reúne una serie de reflexiones críticas en contra de las catástrofes políticas, tecnológicas y ecológicas del mundo moderno. Cuenta Földényi en Dostoievski lee a Hegel en Siberia y rompe a llorar que en 1854 Dostoievski había sido enviado como soldado raso a Siberia: “La ciudad estaba rodeada de un árido desierto; ningún árbol, ningún arbusto, sólo arena y abrojo por doquier.

Alain de Benoist y la Nueva Derecha francesa

Fernand Léger (Francia) Mujer reclinada
José Pérez i Granados

“Por desgracia, si hay algo que la experiencia histórica les ha enseñado a los historiadores es que, al parecer, nadie aprende nunca nada de ella. Sin embargo debemos seguir intentándolo”: Eric Hobsbawm

Comentario previo

La intención original de quien escribe estas líneas era llevar a cabo un estado de la cuestión sobre la literatura crítica producida en torno a la trayectoria intelectual y política de Alain de Benoist y la Nueva Derecha francesa.

Comunistas griegos denuncian a la “izquierda” europea


El PC de Grecia denuncia abiertamente al Partido de la Izquierda Europea, a quien además de acusar de llevar a cabo su III Congreso del 3 al 5 de diciembre, de manera provocativa ya que los PC y Obreros realizarían su encuentro internacional en Sudáfrica durante el mismo periodo. Lo acusa de haber sido fundado por doctrinas que en el pasado pertenecieron a la corriente del eurocomunismo, teoría opositora a la URSS y los demás países socialistas de Europa, y por partidos que renunciaron a cualquier referencia a los ideales comunistas. Como ejemplo de esto, cita a Synaspismos de Grecia y a Die Linke de Alemania.

Del maridaje entre Estado consensual y derecho

Max Ernst (Alemania) Arizona Rouge

María Alejandra Ciuffolini

Se habla mucho de la extensión del Estado de derecho y del dominio del derecho en nuestros regímenes, y seguramente todos coincidimos en la real valía de la regla por sobre la arbitrariedad. Sin embargo, es necesario advertir que al hablar de derecho, así en singular, se obtura la multiplicidad de sentidos que esta palabra –como todas – tiene en el juego de la política, en favor de un derecho, es decir de un régimen de unidad de todos esos sentidos. El primado de la regla jurídica es, desde su origen en la tradición liberal, el resguardo frente al principio totalizante del Estado y, a su vez, el factor de individualización.

Seamos críticos (pero justos) con Slavoj Žižek

Irena Bonin (Eslovenia) Camino al pueblo
Luis Roca Jusmet

Como a tantos otros mi educación católica me ha generado una disposición espontánea al dogmatismo y a la búsqueda de un Mesías. Combinado con mi temperamento emocional esto hace que tienda a entusiasmarme incondicionalmente hacia aquellos pensadores que despiertan mi entusiasmo y que arremeta contra ellos tan pronto como me decepcionan. Pero el tiempo y la experiencia me han enseñado a ir convirtiéndome en más crítico y racional y para ello sigo trabajando. Por esto me disgusta cuando veo que se idolatra o se defenestra sin matices a cualquier intelectual o dirigente político.

No nos olvidemos de Slavoj Žižek

Tomo Vran (Eslovenia) Ícaro

Luis Roca Jusmet

El periódico Público, única referencia en la prensa escrita diaria para un lector de izquierdas, tuvo el acierto de publicar hace poco tiempo En defensa de la intolerancia de Slavoj Žižek.

Parece que está pasando la moda Žižek (que nunca llegó, por cierto, a España). El filósofo esloveno continúa vivo y sigue escribiendo, aunque su impacto y quizás su creatividad están decayendo. Sus propuestas políticas, como la reivindicación del estalinismo, han sido poco afortunadas porque la izquierda no está para bromas. 

Gramsci en la actualidad: La hegemonía y la resistencia

Alicia Maury (Puerto Rico) El Batey
(La autogestión cultural y mediática independiente en Puerto Rico) 

Oduardo Gamelin y Jesús Vásquez

El mercado del arte y las concepciones de lo que es el “high art” y lo que no lo es, responden a lo que una elite social define y asume como sus objetos de consumo. Este mismo esquema se reproduce en todos los ámbitos de la producción cultural. En el mercado de la cultura y los medios, surgen propuestas y cosmovisiones, que en muchas ocasiones responden a intereses corporativos y son apoyadas por el “gran capital”. Estas propuestas que, aplicando el análisis de Gramsci, podríamos llamar propuestas hegemónicas de representación cultural y mediática, se imponen a un público al que no se le da ni la opción, ni la posibilidad de discernir entre éstas y otras alternativas en el ámbito cultural.

El infantilismo capitalista

Picasso / Cabeza de mujer
Diego González Cadenas

A modo de advertencia, señalaremos, antes de comenzar nuestra exposición, que con ésta no se pretende causar ofensa alguna a las creencias de quiénes puedan leer éstas líneas. El objetivo del que las escribe no es el de convencer ni el de persuadir sino simplemente el de desarrollar una argumentación sólida en torno al controvertido tema de la fe. Afortunadamente, el que ahora va a exponer sus ideas es sabedor de que en las modernas democracias la intolerancia de otros tiempos es bien menor. Tanto es así que hasta hace no mucho uno hubiese preferido callar a escribir nada sobre el ateísmo. Bien lo señala Freud (1986: 174) cuando nos recuerda que semejantes manifestaciones abreviaban la vida terrenal de su autor y le proporcionaban pronta ocasión de comprobar por sí mismo si existe o no una vida de ultratumba.

El capitalismo como religión

Paul Klee (Alemania) Cantera

Walter Benjamin

Hay que ver en el capitalismo una religión. Es decir, el capitalismo sirve esencialmente a la satisfacción de las mismas preocupaciones, penas e inquietudes a las que daban antiguamente respuesta las denominadas religiones. La comprobación de esta estructura religiosa del capitalismo, no sólo como forma condicionada por la religión, como pensaba Weber, sino, como fenómeno esencialmente religioso, nos conduciría hoy ante el abismo de una polémica universal que carece de medida. En tanto no nos es posible describir la red en la que nos encontramos. Sin embargo, será algo apreciable en el futuro.