6/12/10

¿Qué puede aprender la Revolución Bolivariana de la crítica de Rosa Luxemburgo a la Revolución Rusa?

Rosa Luxemburgo

Javier Biardeau

“La libertad sólo para los que apoyan el gobierno, sólo para los miembros de un partido (por numerosos que éstos sean), no es libertad en absoluto. La libertad es siempre y exclusivamente libertad para el que piensa de manera diferente. No a causa de ningún concepto fanático de "justicia", sino porque todo lo que es instructivo, totalizador y purificante en la libertad política depende de esta característica esencial, y su eficacia desaparece tan pronto como la "libertad" se convierte en un privilegio especial. Los mismos bolcheviques no se atreverían a negar con la mano en el corazón, que ellos tienen que tantear paso a paso el terreno, probar, experimentar, tentar ora un camino, ora otro, y que muchas de sus medidas no son inapreciables perlas de sabiduría. Así deberá ocurrir y ocurrirá con todos nosotros cuando lleguemos hasta el punto al que han llegado ellos, aunque en todos lados no se presenten las mismas circunstancias difíciles.” (La Revolución Rusa. Rosa Luxemburgo)

La URSS: de la revolución socialista al capitalismo de Estado

 
Ignacio Iglesias

Publicado por el POUM (Partido Obrero de Unificación Marxista)  en la revista Cuadernos de La Batalla, fechado el 15 de agosto de 1952. 

1.Preámbulo (1)

La cuestión rusa o, dicho en términos más precisos, la naturaleza de clase del Estado ruso, ha venido siendo al correr de los años –particularmente en estos veinte últimos- la piedra de toque en las discusiones internas y públicas de las organizaciones, grupos y grupitos revolucionarios.

Mas lo que antaño era mera discusión teórica, de importancia estrictamente ideológica y a largo plazo por así decirlo, se ha convertido ahora en algo tan fundamental e insoslayable que puede afirmarse rotundamente que deslinda sin equívoco posible las posiciones políticas. Y no sólo políticas. Las condiciones en que se ha afirmado el expansionismo soviético –reflejo tanto de las contradicciones existentes entre la URSS y el resto del mundo, como de la evolución interior de la URSS misma- ofrecen materiales que permiten emprender desde un ángulo enteramente nuevo y con perspectiva mucho más grande, el examen del problema ruso. En efecto, la segunda guerra mundial ha cambiado radicalmente no sólo la situación internacional y las relaciones de fuerza entre los diferentes países, sino los aspectos mismos de la cuestión rusa; al final de la misma, la burocracia estalinista apareció como habiendo desbordado los cuadros naturales de la Unión Soviética, convirtiéndose en fuerza dominante en una docena de países limítrofes, en los que ejerce el poder de manera directa o indirecta. La cuestión de la URSS ya no es sólo la cuestión de la URSS.

¿Qué es Wikileaks?

Salvador López Arnal

¿Es posible que Wikileaks esté apoyado por grupos de la derecha extrema usamericana que pretendan situar la administración Obama en el abismo diplomático internacional para tomar por asalto la Casablanca en 2012? No es imposible, desde luego, cosas iguales o peores hemos visto. ¿Puede Wikileaks estar infiltrado por topos-agentes del HaMossad leModi'in v'leTafkidim Meyuhadim que cuiden y abonen los intereses del estado racista y anexionista en la documentación revelada?

Puede ser, la sombra del Mossad es muy pero que muy alargada y sus procedimientos son conocidos. 

En el primer centenario del fallecimiento de Karl Marx

José Renau (España) Mural de Marx

Carta de la redacción de “Mientras tanto”. Un texto de 1983

Manuel Sacristán Luzón

Nota edición: El siguiente escrito fue la carta de la redacción de mientras tanto en el número monográfico que la revista publicó con ocasión del primer centenario del fallecimiento del autor de El Capital: “Karl Marx. 1883-1983”,mientras tanto 1983; 16-17: 5-7. Los miembros del consejo de redacción de la revista contribuyeron activamente en la discusión del texto pero la redacción última fue realizada por Sacristán. Se recogen en él algunas de las preocupaciones e intereses del último Sacristán y no veo que, bajo ningún punto de vista, pueda o deba ser etiquetado como escrito menor o de mera intervención. Por lo demás, lo sucedido desde entonces, cuando aún no se había producido la desintegración de la Unión Soviética ni la caída del socialismo en Europa del Este, y en China no campaba a sus aires, raudo y veloz, un capitalismo poco afable conducido por un Partido Comunista “renovado”, cuando, decía, nada de ello había sucedido en el momento de su publicación, otorga al escrito, si cabe, mayor interés.

Marxismo tardío

A veinte años de su edición original en inglés, Fondo de Cultura Económica acaba de publicar Marxismo tardío, un estudio fundamental de Fredric Jameson sobre Theodor Adorno, uno de los grandes filósofos del siglo XX. Jameson aborda con minuciosa dedicación la obra adorniana para enfatizar –contra ciertas lecturas afines al posmodernismo– la vitalidad de “su dialéctica introspectiva o reflexiva” en tiempos en que, debido a las desigualdades del orden global, “la relación entre lo individual y el sistema parece mal definida, o fluida, incluso disuelta”.

En nombre de un ataque a las nociones de "totalidad" e "identidad", un gran número de teóricos contemporáneos se ocuparon de echar los proyectos utópicos y dialécticos del marxismo por el desagüe del posmodernismo y la "pospolítica". Un caso paradigmático es el de la interpretación reciente de uno de los más grandes filósofos del siglo XX, Theodor Adorno. En Marxismo tardío, Fredric Jameson se aparta de esas tendencias, intenta documentar las contribuciones de Adorno al marxismo contemporáneo y propone una lectura radicalmente diferente de su trabajo, en especial de sus obras más importantes en el campo de la filosofía y de la estética: Dialéctica del Iluminismo, Dialéctica negativa y Teoría estética. 

El énfasis que Adorno pone en la presencia del capitalismo tardío como una totalidad dentro de las formas mismas de nuestros conceptos o de las obras de arte lo vuelve el modelo dialéctico por excelencia para nuestro tiempo. Así, sostiene Jameson: "Ningún otro teórico marxista puso nunca en escena esta relación entre lo universal y lo particular, el sistema y el detalle, con semejante atención, intensa y abarcadora".

Además de realizar un estudio pormenorizado de la obra de Adorno y probar su actualidad, Jameson transmite en estas páginas el mensaje adorniano de celebración de la dialéctica en cuanto tal, para lo cual lleva a cabo un análisis sincrónico del corpus, que reconstruye el sistema del filósofo alemán con minuciosidad y hasta devoción. En estas páginas, a las que The Nation llamó el estudio filosófico más sofisticado que se haya publicado sobre Adorno alguna vez en Estados Unidos, resuena por su lucidez la escritura del propio Adorno, a cuya inteligencia crítica y utópica Jameson se mantiene fiel.

La educación según Marx y Engels

Karl Marx y Friedrich Engels

Carlos Marx (1818-1883) y Federico Engels (1820-1895) ya que ambos nacieron en la Renania alemana y fueron influidos por la escuela hegeliana. Colaboradores intelectuales y políticos desde el exilio en Paris en 1844, los dos conocerán “la concentración industrial británica, lo que obliga a superar el socialismo utópico de los años 1840 para llegar al comunismo realista o critico con forma científica”. Aunque no desarrollaron una teoría educativa, sí expresaron en distintos pasajes de sus escritos sus concepciones sobre la educación, en estrecha relación con las duras condiciones socioeconómicas y laborales de un industrialismo en alza. Su importancia en la historia y educación contemporáneas se debe a su influencia ideológica, reclamada desde distintas experiencias políticas y educativas.

Al ser los hombres producto de su medio y estar determinados como seres sociales por la historia y la división del trabajo, la educación debe organizarse en torno al trabajo productivo y así poder superar la escisión de los humanos entre sí y también su original unidad con la naturaleza.

Walter Benjamin: Los juguetes antiguos

Desde hace algunas semanas se puede ver en el Märkischen Museum [Museo de la Marca de Brandeburgo] de Berlín una exposición de juguetes. Ocupa solamente una sala de medianas dimensiones, de lo cual se infiere que no se trata de mostrar productos suntuosos y gigantescos, muñecos de tamaño natural para los hijos de príncipes, extensas redes ferroviarias, o enormes caballos de madera. Se trata de exhibir, en primer lugar, lo que en materia de juguetes se producía en el Berlín de los siglos XVIII y XIX con características propias y, en segundo término, el posible contenido de un cofre de juguetes bien provisto en el hogar de un ciudadano berlinés de aquella época.