27/11/10

A Lukács por asalto: Atisbos de Historia y conciencia de clase

Victor Vasarely (Hungría) Oslop
Diana Fuentes

Ser radical es aferrar las cosas por la raíz. Mas, para el hombre, la raíz es el hombre mismo.

Con esta frase de Marx, da inicio el capítulo más famoso de la obra Historia y consciencia de clase de Georg Lukács. La disposición central de la subjetividad en la configuración de la teoría revolucionaria y la categorización de la cosificación como forma de la sujetidad capitalista fueron las consecuencias más profundas de la explosiva publicación de este texto en la década de los años veinte. El distanciamiento de la interpretación positivista del materialismo histórico –propia de la Segunda Internacional– fue el resultado natural de la apuesta teórica del húngaro.

En esos años, la humanidad o, mejor dicho, buena parte de la Europa occidental había sobrevivido a la guerra mundial; la conmoción ante el potencial destructivo producido por la rivalidad económica de las grandes potencias mostró la inestabilidad de los fundamentos decimonónicos de la “gran civilización europea”. En palabras de Eric Hobsbawm: “desde 1914 el siglo de la burguesía pertenece a la historia” (2005: p. 19).

Datos sobre Sándor Petőfi

Soma Orlai Petrics / Retrato de Petőfi

Referirse a Petőfi y a su obra, creada en sus escasos veintiséis años y medio de vida, requiere muchísimo más espacio del que podemos dedicarle aquí, además de numerosos puntos de vista de los innumerables estudiosos y exégetas de su obra. Considerado el poeta y, a la vez, el héroe nacional de Hungría, es la referencia por antonomasia del pueblo al que perteneció y pertenece.

Nacido con el nombre de Sándor Petrovics –hungarizó su apellido en 1842– en Kiskőrös (Hungría centro-meridional) el 1 de enero de 1823, en el seno de una familia luterana de ascendencia eslovaca, murió después de ser malherido en la batalla de Segesvár (hoy Sighişoara, en Rumanía), durante la guerra por la independencia húngara contra las tropas austriacas, el 31 de julio de 1849.

Su patriotismo, como uno de los artífices principales de la revolución de 1848, y su obra, que es la más representativa del romanticismo húngaro, han mitificado su figura y han hecho de él, desde su muerte, objeto de más de una manipulación partidista. Sin embargo, su obra poética siempre ha sido respetada por los húngaros de todas las ideologías, y suNemzeti dal (‘Canto nacional’), compuesto dos días antes del estallido de la revolución de Pest, es conocido de memoria por todos los húngaros, al igual que otras muchas composiciones suyas.

Análisis de la ideología desde la teoría del discurso de Ernesto Laclau

Foto: Ernesto Laclau
Noé Hernández Cortez 

Resumen

En el presente trabajo pretendo desarrollar la estructura teórica de la concepción de ideología en la obra de Ernesto Laclau. Para ese propósito desarrollo tres apartados, a saber: 1). El horizonte filosófico en que se ubica la obra de Ernesto Laclau; 2). Las categorías de análisis de la teoría del discurso postestructuralista desarrollada por este autor, y 3). La articulación teórica de ideología política como hegemonía para el análisis del discurso.

La obra de Ernesto Laclau ha influido en distintas áreas de investigación como son la teoría política, la teoría del discurso, la sociología política y la ciencia política.

La filosofía y el fuego (Lukács ante Lenin)

Lajos Paszthory (Hungría) Paisaje de la Puszta


Prólogo del libro de Lukács "Lenin (La coherencia de su pensamiento)"

Néstor Kohan

György Lukács [1885-1971] es un filósofo húngaro y un militante comunista. Probablemente, junto con el italiano Antonio Gramsci, Lukács represente a uno de los principales filósofos marxistas de todo el siglo XX a nivel mundial.

La obra escrita de Lukács es enciclopédica y prácticamente inabarcable. La edición de sus Obras Completas incluye nada menos que... 24 tomos. De esa inmensa masa de trabajos e investigaciones, no pueden obviarse: El alma y las formas [1910], Historia del desarrollo del drama moderno [1911], Teoría de la novela [1920], Historia y conciencia de clase [1923], Lenin (La coherencia de su pensamiento) [1924], Goethe y su época [1946], El joven Hegel [terminado en 1938, publicado en 1948], Peripecias [1948], Thomas Mann [1948], Existencialismo o marxismo [1948], El realismo ruso en la literatura mundial [1949], Realistas alemanes del siglo XIX [1950], Balzac y el realismo francés [1952], El asalto a la razón. La trayectoria del irracionalismo desde Schelling hasta Hitler [1953], La novela histórica [1955], Problemas del realismo [1955], Franz Kafka o Thomas Mann [1957], Significación actual del realismo crítico [1958], Sociología de la literatura [selección, 1961], Estética [4 tomos, 1963], El hombre y la democracia ([escrito en 1968, publicado póstumamente) y La ontología del ser social (3 tomos, [1971-73], publicado póstumamente).

Datos sobre Jean Charles Sismondi, para este siglo XXI

Foto:  Jean Charles Sismondi

Umberto Mazzei

“Entre los errores que hemos cometido todos, el más importante fue creer que alguien sabía de socialismo, o que sabía de cómo se construye el socialismo.” Fidel Castro (Universidad de la Habana, 17/11/2010) 

El socialismo del siglo XXI – como diría Pirandello- es un personaje en busca de autor. Cuando lo encuentre, seguro que desplazará la presente versión del capitalismo, que más que salvaje, parece enloquecido. Por ahora, el socialismo XXI es más una aspiración que una propuesta concreta. Aspiración balbuciente, pero profunda, urgente, telúrica. Necesita hilar la filosofía de sus valores y la doctrina de su acción. Ambas son necesarias para forjar una propuesta política coherente, que evite esa improvisación que genera desorden y descrédito. 

El capitalismo y especulación han existido siempre, desde la antigüedad. Cuentan la astucia de Tales de Mileto - si, el del teorema- que compró a futuro todas las olivas de su ciudad y se hizo rico fijando luego su precio. La influencia del dinero en la política también: el riquísimo Marco Licinio Craso financió las campañas políticas de Julio Cesar en la Roma republicana. Más cerca tenemos a los banqueros de las repúblicas medievales italianas y alemanas que, como los Medici, que convirtieron su poder económico en dinástico. Los Rothschild…

Una mirada filosófica a la narrativa cinematográfica: Žižek, Hitchcock y David Lynch

Escenas memorables de la filmografía de Hitchcock
Luis Roca Jusmet

Para entrar en lo que puede ser una mirada filosófica partiré de una concepción de la filosofía como una experiencia interior, como un viaje hasta el límite del posible para el home (Bataille, 1981). La experiencia es entonces el único valor y la única autoridad, ya que las presuposiciones dogmáticas ponen siempre límites al horizonte del pensar. La mirada filosófica la entendemos en este sentido como una mirada intelectual pero ligada a una experiencia subjetiva radical.

La dimensión narrativa del cine es compleja: la configuran un conjunto de imágenes y de sonidos, que son materiales muy heterogéneos. Si los comparamos con los de la novela vemos que esta se basa exclusivamente en la palabra y que es a partir de ella que construimos mentalmente imágenes. A veces se considera que por esto la literatura es más creativa que el cine, que sería una recepción pasiva de imágenes.

La generación de residuos radiactivos es inherente a la propia tecnología nuclear: No hay forma de evitarlos

La insoportable (y ocultada) impiedad del irracionalismo científico-tecnológico-empresarial

Salvador López Arnal

Especial para Gramscimanía
Pensando en el funcionamiento normal de una central nuclear, ha señalado Eduard Rodríguez Farré [1], sin tener en cuenta posibles y nada inverosímiles accidentes, puede afirmarse, sin ningún género de dudas en su documentada opinión, que el principal riesgo para la salud humana de las centrales, y de la industria nuclear en su globalidad, es el proveniente de la generación de residuos radiactivos, que, como es sabido, es inherente a la propia tecnología nuclear. No hay forma de evitarlos, no desaparecen por magia o encantamiento ni por simple y compulsivo deseo corporativo.