20/8/10

Marxismo y libertad


Álvaro Rivera Larios
En el equipaje de todo marxista honesto ha de haber un espejo riguroso, para que pueda rasurarse y para contemplar su propio rostro desde una perspectiva crítica. Un marxista de visión unilateral se da por satisfecho con refrendar literalmente la condena clásica de Marx al capitalismo; salvo casos excepcionales, no teorizará sobre la historia política del socialismo ni sobre las carencias de su propia doctrina.
Al eludir su historia política, al negarla como un objeto de análisis que pueda repercutir sobre la estructura de sus ideas, el marxista de visión unilateral corre el peligro de divorciar la teoría de la experiencia y por ese camino lo más probable es que se precipite de forma inexorable en la escolástica (sucede con la escolástica que el pensamiento vivo se petrifica y los contornos de la realidad acaban sometidos a la autoridad de un texto).