10/9/10

Se agrava la crisis en Grecia

Andreu Missé
Bruselas.- Grecia no levanta cabeza. Las malas noticias de dentro y fuera del país se acumulan. El pasado miércoles, el Parlamento eslovaco aprobó por amplia mayoría no participar en el plan de rescate de Grecia autorizado en mayo por la UE. Ayer, las autoridades de Atenas anunciaron que la economía griega empeora: retrocedió un 1,5% del PIB durante el segundo trimestre, mientras el paro escaló hasta el 12% de la población activa, frente el 8,5% del año pasado.



Eslovaquia se había comprometido el pasado 2 de mayo a garantizar 816 millones de euros, el 1,02% del paquete de 80.000 millones del plan de rescate a Grecia acordado por los países del euro. El plan contaba además con otros 30.000 millones aportados por el Fondo Monetario Internacional. (FMI). Tras conocer la decisión de la Cámara de Bratislava, el comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, manifestó que la votación "suponía una ruptura del compromiso adquirido por Eslovaquia en el Eurogrupo para proveer de asistencia financiera temporal y condicional a Grecia". El comisario aseguró de todas formas que el rechazo de Eslovaquia "no pondrá en peligro los créditos y el programa de reforma de Grecia".
La Comisión calificó ayer de "sorprendente e inusual", la decisión del Parlamento eslovaco, en el que solo dos diputados votaron a favor del rescate a Grecia. Otros 69 se opusieron y 13 se abstuvieron. Los 62 parlamentarios del partido socialdemócrata escurrieron el bulto y no participaron en la decisión. Dejaron el campo libre al sector antigriego. Los ministros de Economía del Eurogrupo decidirán en su primera reunión del próximo 6 de septiembre la sustitución de Eslovaquia en el programa de ayuda a Grecia.
Con este telón de fondo, la autoridad de estadísticas de Grecia, anunció ayer que el PIB del país había registrado una contracción del 1,5%, entre abril y junio, lo que suponía un empeoramiento de las previsiones que apuntaban a una caída del 1%. Las autoridades socialistas griegas han sometido al país a un durísimo ajuste fiscal para reducir el déficit desde el 13,6% de 2009, que se descubrió tras los engaños del Gobierno conservador anterior, hasta el 3% en 2013. En lo que va de año ya han reducido el desequilibrio de las cuentas públicas en un 39,7%.
El aspecto más doloroso del ajuste se deja sentir en el mercado laboral, que registra un continuado aumento del desempleo hasta alcanzar los 602.185 parados en mayo, lo que supone un 12% de la población activa. En el caso de los jóvenes, la tasa de desempleo alcanza el 32,5%, lo que supone un notable deterioro respecto al 25% de hace un año.