“La posición de los católicos está en marcado contraste con la nuestra. Ellos esperan a que la redención llegue por la gracia divina, invocan la buena voluntad de los santos, cuando sería más apropiado hacer un llamamiento a la de los hombres. No esperamos nada más que de nosotros mismos: nuestra conciencia de hombres libres nos impone un deber, y nuestra fuerza organizativa lo cumple. Sólo lo que es trabajo, nuestra conquista, tiene valor para nosotros. Por lo tanto, no es sólo por el rechazo del rito, para lo externo, por el simbolismo vacío de todo contenido de fe que, a pesar de los esfuerzos de una dialéctica casuística especializada, nos mantiene alejados del catolicismo. Es la antítesis de ideas irreconciliables” | Antonio Gramsci

>>

Cargando...

14/8/10

Proclama de Bolívar sobre libertad de los esclavos


SIMÓN BOLÍVAR,
Jefe Supremo de la República y Capitán General de los Ejércitos de Venezuela y de Nueva Granada, etc.
A los habitantes de la provincia de Caracas.
Un ejército provisto de artillería y cantidad suficiente de fusiles y municiones está hoy a mi disposición para libertaros. Vuestros tiranos serán destruidos, o expelidos del país, y vosotros restituidos a vuestros derechos, a vuestra patria y a la paz.
La guerra a muerte que nos han hecho nuestros enemigos cesará por nuestra parte: perdonaremos a los que se rindan, aunque sean españoles. Los que sirvan la causa de Venezuela serán considerados como amigos, y empleados según su mérito y capacidad.
Las tropas pertenecientes al enemigo que se pasen a nosotros, gozarán de todos los beneficios que la patria concede a sus bienhechores.
Ningún español sufrirá la muerte fuera del campo de batalla. Ningún americano sufrirá el menor perjuicio por haber seguido el partido del rey, o cometido actos de hostilidad contra sus conciudadanos.
Esa porción desgraciada de nuestros hermanos que ha gemido bajo las miserias de la esclavitud ya es libre. La naturaleza, la justicia y la política piden la emancipación de los esclavos; de aquí en adelante sólo habrá en Venezuela una clase de hombres, todos serán ciudadanos.
Luego que tomemos la capital convocaremos el Congreso General de los representantes del pueblo, y restableceremos el gobierno de la República. Mientras nosotros marchamos hacia Caracas, el general Mariño a la cabeza de un cuerpo numeroso de tropas, debe a Cumaná. El general Piar sostenido por los generales Rojas y Monagas ocupará los Llanos, y avanzará sobre Barcelona, mientras el general Arismendi con su ejército victorioso ocupará la Margarita.
Cuartel General de Ocumare, 6 de julio de 1816