9/5/09

Nepal: Crisis permanente en la Cima del Mundo


Pushpa Kamal Dahal [a] 'Prachanda'

Jon Juanma (Jon E. Illescas Martínez)

 

Introducción
La actual República Federal Democrática de Nepal 1 es uno de los estados más pobres del mundo, con un PIB de 35.000/40.000 millones de dólares aproximadamente, 2 una Renta per Cápita de 1.550 aprox. $ de PPA 3 y un Índice de Desarrollo Humano de 0,534 4 (ocupando la posición Nº 142 de un total de 177 países analizados). Además, es una de las repúblicas más jóvenes del mundo, ya que sólo lo es desde hace unos meses. 5 Antes de esa fecha fue una monarquía de corte a veces absolutista (casi siempre), a veces constitucionalista (breves lapsos) que gobernó el país durante 240 años, 6 hasta que la Asamblea Constituyente resultante de las elecciones de 2008 decidió abolirla por una aplastante mayoría. 7 Estas elecciones democráticas se produjeron gracias a los acuerdos de paz alcanzados en 2006 entre la monarquía y la insurgente guerrilla maoísta, que se estuvieron enfrentando durante 10 años en un campo de batalla llamado Nepal.

En su configuración geofísica, la reciente república es un país casi exclusivamente montañoso situado en el Himalaya. De norte a sur nos encontramos con el Alto Himalaya, donde más de 250 cumbres sobrepasan los 7.000 m, incluidas entre ellas, la más alta del orbe: el Everest. Más al sur divisamos el Himalaya medio, que en su piso templado (por debajo de los 2000 m) nos da las llanuras boscosas de Terai, donde se encuentra la mayor parte de la población nepalesa. 8 Ésta suma la cifra de 28.563.377 ciudadanos 9 con una densidad considerable de población (más de 180 hab./km2 ). 10 Sus principales recursos (aprovechados o no) son la energía hidráulica, la madera, el cuarzo y pequeños depósitos de cobalto, cobre, mena y lignito (combustible de mediana calidad). Sus bellos parajes naturales y la impresionante herencia arquitectónico-cultural del Valle de Katmandú 11 también son recursos naturales e históricos en los que se basa su turismo (CIA, 2009).

Geográficamente, Nepal se halla cercado por dos gigantes: China e India. En el norte también limita con la región autónoma china de Xizang donde se halla parte del “Tibet histórico”, lo que también condiciona sus relaciones con China. Pero siempre ha sido el país sagrado del hinduismo (India) quien ha codirigido y/u observado más de cerca el decurso de su política. Esta religión también ha influido poderosamente en la cultura nepalesa debido a que hasta hace sólo dos años era el único Estado confesional con esta religión en el mundo 12.

La dependencia histórica del Nepal empobrecido respecto a la India es tal que, en materia económica, cabe destacar que en 1993 la rupia nepalesa pasó a ser fijada en relación a la rupia india en razón de 1,6 a 1 respectivamente (MAEC, 2009:12).

Nepal ha sido escenario de violencia, revueltas e inestabilidad social desde los últimos 60 años, cuando comenzó la insurrección popular contra la familia Rhana, que ostentaba el monopolio del cargo de Primer Ministro de modo hereditario, hasta llegar a nuestros días donde la inestabilidad no ha cesado (MAEC, 8). Sin duda, para generar este ambiente convulso de descontento social, ha tenido una importancia clave que durante ese tiempo el 10% de la población acaparase la mitad de la riqueza nacional (Hobsbawm, 2005: 407n) o que existiera un sistema laboral llamado la Haliya, que en la práctica fuera un modo legalizado de trabajo esclavo en la agricultura 13, parecido al que se emplea en algunas zonas del norte de Brasil. 14 Para hacernos una idea de la pobreza en Nepal basta decir que la quinta parte más empobrecida de la población gasta del 10% al 15% del total del ingreso familiar en comprar o recolectar leña para calentarse. 15 Además, el tiempo que utiliza en recolectarla tiene un alto coste, en especial para la mujer, porque le impide acceder a labores retribuidas (perdiendo independencia en relación al marido), que además, también generarían un mayor ingreso para el conjunto de estas familias (Watkins, 2008:45). Por si todo esto fuera poco y cumpliendo la máxima según la cual los países pobres (y/o los pobres en general) pagan los desmanes de los más ricos, Nepal es uno de los países que mayores peligros enfrenta con el incremento del Cambio Climático. Principalmente debido a que sus glaciares se están derritiendo a una velocidad preocupante y los lagos, con la nueva agua procedente de los antiguos gigantes de hielo, están expandiéndose de un modo alarmante, 16 obligando a los propios habitantes de las zonas de riesgo a establecer sistemas de vigilancia y auto-ayuda ante posibles inundaciones (Ibíd., 173).

Respecto al nivel educativo, la población nepalesa tiene una tasa de analfabetismo en adultos del 51, 4% y una población bajo el umbral de la pobreza que alcanzó durante el período comprendido entre 1990 y 2004, el 30,9 % (atendiendo al umbral que marcaba la monarquía del rey Gyanendra, ya que todo nos indica que fueron muchos más, porque la población que ganaba menos de 2 dólares al día se hallaba durante ese mismo período en el 68,5 %, o sea, más de dos de cada tres nepaleses) (Ibíd., 248). Los datos de desigualdad más actuales nos indican que Nepal tiene un coeficiente Gini del 47,2 en 2004 según el PNUD (Ibíd., 285), que el 20% más rico multiplica por 9,1 veces lo que tiene el 20% más pobre de la población, y peor aún, que el 10% más rico tiene 15,8 veces más que el 10% más pobre. Si bien es un país con una desigualdad importante parecida a Estados Unidos (45) o China (47), no llega a casos tan extremos como Guatemala (55,1), Bolivia (59,2), Sudáfrica (65) o Namibia (70,7) (CIA, 2009). 17 Pero esta desigualdad resulta más hiriente y devastadora para la población nepalesa por el hecho de ser, en su conjunto, un país terriblemente pobre (el número 104 según su PIB atendiendo a la clasificación del World Factbook) (Ibíd., 2009).

En este breve ensayo, intentaré demostrar cómo la insultante pobreza y desigualdad que sufre Nepal entre su élite económica y las clases populares, más su interdependencia al sistema-mundial capitalista y la sombra que proyectan sobre su territorio los dos colosos que la circundan (India y China) junto a la mirada vigilante de EEUU como primer imperio global (todavía), han sido las verdaderas culpables del escenario de violencia constante que ha golpeado a su sociedad hasta nuestro días. A su vez, trataré de esbozar escenarios de futuro atendiendo a los actores que participan del teatro político nepalés, junto a los principales riesgos que afronta a la hora de alcanzar la paz verdadera (lo que Prachanda, actual presidente comunista, denomina “la conclusión lógica”). Todo ello delimitado transversalmente por la constante relación entre dos vectores llamados “violencia” y “desigualdad”. Observaremos cómo en una sociedad tan desigual como la nepalesa golpeada por una violencia estructural tan fuerte (de clase, de casta, de género, de etnia, religiosa y la histórica imperialista de centro-periferia), es imposible que no exista una reacción de violencia directa, y si la estructura injusta persiste, también cultural. Todo ello teniendo muy presente el bajo nivel democrático que ha permitido la superestructura política nepalesa todos estos años, que hacía muy difícil, sino imposible, la resolución pacífica de los problemas estructurales. Análisis que realizaré sin olvidar la mirada “a vista de pájaro”, en un marco global de creciente polarización social que el sistema-mundo capitalista está ejerciendo en su actual fase neoliberal, tanto entre ciudadanos de un mismo país, como entre los más ricos y los más pobres de países distintos “en bruto”.

En el capítulo final, realizaré dos reflexiones sobre la realidad nepalesa, extensibles a otras sociedades similares en situación de pobreza y explotación. La primera girará en torno a la posibilidad o imposibilidad de conseguir la paz verdadera 18 sin métodos violentos dentro de la democracia burguesa en un país dependiente de la periferia; la segunda, lo hará sobre las carencias políticas de la teoría marxista de la “Dictadura del Proletariado” 19 asimilada como “Dictadura del Partido Único” en relación a la efectividad o inutilidad que tiene para la consecución de sus propios objetivos de avanzar hacia la construcción de un nuevo orden mundial, de justicia y libertad, llamado socialismo. Esta reflexión se producirá debido a que que la principal organización política que pretende interpretar el rol de agente de cambio estructural en Nepal es el PCN(m) “armado” de su particular teoría marxista-leninista-maoísta. Mi crítica será constructiva, realizada con la intención de avanzar en la implantación futura de esa sociedad más justa, colectiva y necesaria. 20 Es más, se realizará partiendo de la dialéctica marxista complementada por otras escuelas de pensamiento humanista, junto a las pruebas aportadas por el centro de experimentación más importante que el mundo conoce: la Historia.

Sin mayor demora, espero que el presente trabajo sea capaz de producir interés y reflexión en sus futuros lectores. Sobre todo entre las personas que honestamente desean cambiar este maltrecho mundo desde una óptica de profundización de la justicia social y eliminación paulatina de toda explotación. Si una vez acabada la lectura, el receptor tiene esta experiencia; el emisor estará de sobra agradecido y feliz por el esfuerzo dedicado.

Continuar la lectura en formato pdf. , página 11