5/5/09

Prachandra llama a la movilización para enfrentar la crisis política en Nepal


Katmandú, capital de Nepal: Patrimonio Cultural de la Humanidad

El líder nepalí, Prachandra, dimitió ayer de su cargo de primer ministro después de que el presidente del país, el centrista Ram Baran Yadav, invalidara su decisión de descabezar al Ejército del país, que se niega a incorporar en su seno a los miles de guerrilleros desmovilizados tras el acuerdo de paz. Prachanda llamó a sus seguidores a salir a las calles para denunciar los intentos de la vieja clase política y militar de impedir la democratización real del país.  

El primer ministro de Nepal, Pushpa Kamal Dahal, anunció ayer su dimisión tras denunciar la decisión «inconstitucional» del presidente de mantener en sus funciones al jefe del Ejército, destituido la víspera por el Gobierno tras ser acusado de insubordinación.

Se trata de la primera crisis política importante desde la llegada al poder hace menos de un año de la guerrilla tras un proceso de paz (2006-2008) que puso fin a diez años de guerra civil aboliendo la monarquía e instaurando la república. «… dimito de mis funciones de primer ministro para proteger la democracia y la paz», declaró en un mensaje televisado a la nación el máximo dirigente de la guerrilla maoísta, conocido por su alias Prachandra, que lideraba desde agosto de 2008 un gobierno de coalición. Prachandra, también conocido con el sobrenombre de El Temible, calificó la decisión presidencial como «un claro ataque contra esta joven democracia y contra el proceso de paz».

El Gobierno, liderado por los comunistas, y el presidente, Ram Baran Yadav, llevaban varias semanas de enfrentamiento en torno al jefe del Ejército, general Rookmangud Katawal. Baran Yadav, un centrista miembro de un partido de oposición, ordenó ayer al general mantenerse en su puesto. «En mi calidad de jefe del Estado y de comandante en jefe del Ejército de Nepal, os ordeno que continuéis sirviendo en vuestro puesto», instó el presidente en una carta al militar.

El presidente invalidaba así la decisión del Ejecutivo de Prachandra, que reprochaba al militar incumplir el acuerdo de paz de noviembre de 2006 por el que el Ejército nepalí debe integrar en su seno a los guerrilleros desmovilizados. Escasas horas después de esta destitución, otra agrupación que se hace llamar Partido Comunista de Nepal-Marxista Leninista Unificado (de tendencia socialdemócrata) anunciaba su retirada del gobierno de coalición tras acusar a los comunistas de haber tomado una decisión «unilateral». El Partido del Congreso (oposición de centro-derecha) coincidió a la hora de denunciar una medida «autocrática».

Guerrileros del Partido Comunista de Nepal, llamados a la movilización

Viejas tensiones

Esta polémica, cristalizada en torno a la polémica jurídica sobre quién puede destituir al jefe del Ejército, tiene realmente orígenes mucho más profundos e ilustra la tensión entre la antigua guerrilla y el Ejército, que se enfrentaron desde 1996 y durante un decenio en una guerra civil que dejó un saldo de 13.000 personas muertas. Pero va más allá y revela las fuertes resistencias de los sectores ligados al antiguo régimen monárquico a la aplicación del proceso de paz. Este último, firmado el 21 de noviembre de 2006, permitió la desmovilización de 19.000 guerrilleros, acuartelados desde entonces bajo control de la ONU. El acuerdo estipulaba la inserción de estos guerrilleros en el Ejército nepalí de la nueva república.

Los analistas coinciden en que el mantenimiento de la paz en este país, anclado en el Himalaya entre India y China, depende de la incorporación de los otrora guerrilleros -la mayor parte de ellos jóvenes desocupados- en el Ejército regular, que cuenta con 90.000 efectivos. Frente a ello, los generales nepalíes, formados en el que fue durante dos siglos el Ejército del trono nepalí, siguen torpedeando el proceso de reconciliación. Aducen que los ex guerrilleros maoístas podrían «politizar» a sus tropas.

Nepal abolió el 28 de mayo de 2008 la monarquía hinduista, que disfrutó del poder absoluto durante 240 años, y proclamó la república tras desalojar de su palacio al rey Gyanendra Shah un mes después del incontestable triunfo del Partido Comuinista en las elecciones a la Asamblea Constituyente del país.

El Partido Comunista de Nepal defiende la instauración de un sistema democrático, por lo tanto republicano. No obstante, tuvo que hacer frente desde el inicio del proceso de paz a fuertes resistencias internas lideradas por los sectores identificados con la monarquía y hechas suyas por buena parte del arco parlamentario, desde el histórico Partido del Congreso hasta los autocalificados como «leninistas».

Los comunistas consiguieron superar estos bloqueos haciendo concesiones y, sobre todo, manteniendo la presión en las calles de la mano de multitudinarias manifestaciones. No obstante, y desde que accedieron a liderar la formación del Gobierno, los maoístas han visto torpedeada su labor gubernamental con constantes bloqueos parlamentarios y con una oleada de huelgas promovidas por los sectores más retrógrados. Prachandra instió a sus seguidores a salir a la calle para apuntalar el proceso de paz. 

¡Feliz cumpleaños don Carlos!








Carlos Marx nació el 5  de mayo de 1818 en la pequeña localidad de Tréveris, Alemania. La obra de Carlos Marx, su vida dedicada por entero a la ciencia y a la lucha por un mundo de justicia social, de libertad  y de paz, trascendieron a lo universal y se proyectaron con fuerza transformadora y decisiva en el destino de los pueblos y de toda  la humanidad. Hoy, en medio de la gran crisis económica global, en no pocos países el libro más vendido es precisamente la obra  cumbre de Carlos Marx: “El Capital”. El pensamiento y la lucha de Marx se mantienen vigentes y son referencias para los procesos políticos, económicos y sociales que emergen en la actualidad, en la batalla contra las desigualdades, las inequidades, las injusticias y el  dominio de doctrinas que fomentan la explotación y la miseria.


A 90 años del asesinato de Rosa Luxemburgo


Frida Kahlo: Flores para Rosa Luxemburgo

Nacida bajo la autocracia zarista

De origen judío, esta luchadora proletaria nació el 5 de marzo de 1871 en Zamosc, ciudad próxima a Lublin, en Polonia oriental, entonces sometida al Imperio zarista. Era la hija pequeña en una familia de cinco hermanos, a quien una lesión mal atendida le dejó un defecto permanente en la cadera. Aunque Zamosc era muy pobre y los judíos constituían el último eslabón en la jerarquía social, el abuelo de Rosa Luxemburgo había fundado un próspero negocio de maderas y pudo pagar los estudios de sus hijos en los mejores institutos de Berlín. Su familia se desenvolvió en un ambiente muy culto, influenciado por los más avanzados escritores occidentales, especialmente alemanes. Muy allegado a ellos era el poeta sefardí León Pérez, agitador contra el zarismo y defensor del nacionalismo polaco. Polonia pugnaba por sobrevivir repartida y dividida por dos grandes naciones, como Alemania y Rusia, aunque en medio de una opresión asfixiante podía beneficiarse también de su proximidad a dos civilizaciones tan distintas y tan fructíferas. Ese crisol de influencias determinó el abierto contenido internacionalista que caracteriza la obra de Rosa Luxemburgo.

Cuando tenía tres años su familia se trasladó a Varsovia. En el colegio estaba prohibido hablar polaco, aunque clandestinamente los jóvenes lo hacían como forma de protesta contra el intento de rusificación que trataba de desplegar el zarismo. Las escuelas eran un nido de agitación contra el absolutismo. Cuando terminó sus estudios se le negó la medalla de oro, pese a que todas sus calificaciones eran extraordinarias, a causa de su actividad clandestina.

En 1887 Rosa Luxemburgo, que sólo contaba entonces 16 años, ya era militante del Partido Revolucionario Socialista Proletariat y se relacionaba con los círculos obreros más conscientes. En aquella época Proletariat había sido prácticamente desmantelado. El zarismo había asesinado a los dirigentes obreros y gran parte de los cuadros de la organización se encontraban en prisión o deportados. Sólo grupos muy pequeños de conspiradores seguían manteniendo la llama de la resistencia. Formado en 1882, Proletariat tenía vínculos estrechos con los populistas rusos y en aquellas fechas, fruto de la dispersión, comenzó a cometer acciones armadas a la desesperada. Pero a diferencia de los populistas que Lenin analizó en sus primeros escritos, Proletariat estaba claramente influido por el marxismo.  Continuar la lectura