31/5/09

Ludovico Silva: Papeles desde el amonio


Paul Gauguin [Francia] Autorretrato, 1889, óleo sobre madera

Letralia

En 1986, el escritor venezolano Ludovico Silva fue enterrado en una clínica mental porque "estaba loco, escribía disparates, decía cosas extrañas" como consecuencia del aumento en su cerebro "de un ácido demoníaco que llaman amonio, causada por mi genio hepático y por la ingestión de algunas cervezas". Sólo permaneció allí 33 días, pero la lectura de Papeles desde el amonio muestra un alma desgarrada por 33 siglos de encierro. Usando hasta cajetillas de cigarrillos para escribir, Silva se dedicó cada día a enviarle cartas a su mujer, Beatriz Guzmán, pidiéndole que lo salvara de ese encierro y le devolviera la vida. "Mi reloj me lo quitó no sé quién, y no tengo preciso el sentido del tiempo. Es posible que sean las 8 de la noche o algo así. Lo que sé, amor mío, es que al llegar aquí, a eso de la 1 o las 2 pm, me condujeron rodando directamente hacia una lejana habitación, me tendieron semidesnudo en la cama, me aplicaron un suero y me amarraron al camastro con unas cintas verdes. Amarrado de pies y manos. Inmóvil y tenso durante unas cinco horas, sin poder beber agua o fumar un cigarrillo".

A lo largo de su propia temporada en el infierno, Silva va describiendo el sórdido ambiente del sanatorio, del cual su mente lo sustrae con estratagemas tales como recordar sílaba a sílaba un poema de Schiller o planificar los detalles presupuestarios de una revista literaria. Se aferra optimista al amor escribiéndole líneas cariñosas a su Beatriz: "Voy a ti, ven a mí, ven a nosotros para que te enloquezca el hondo amonio que suena en mis tinieblas". Cuando ya el tiempo de la reclusión se acerca al mes, pregunta desesperado si le están engañando: "Mi amor, ¿qué pasó? ¿No vino el doctor? ¿No viniste tú?". Y ya al final, casi sin esperanza: "Querida Beatriz: por favor, sácame de aquí. Me estoy mutilando, estoy ciego entre tinieblas, sólo quiero morir. Estoy perdiendo hasta la capacidad de amar. Mis facultades se están quebrando. Estoy en el infierno. ¿Así me quieres?".

Prologado por el periodista y escritor Alberto Hernández, e ilustrado con facsímiles de las cartas originales, Papeles desde el Amonio es una crónica inquietante que revela algunos de los rincones más profundos de Ludovico Silva (Caracas, 1937), autor de Cuadernos de la noche y Anti-manual para uso de marxistas, marxólogos y marxianos, y filósofo graduado summa cum laude en la Universidad Central de Venezuela. El libro forma parte de la colección Escampos, de la editorial venezolana La Liebre Libre, dirigida por el escritor Harry Almela.