30/5/09

La totalidad en György Lukács


Emilio Pettoruti [Argentina] "Quinteto"

El concepto de totalidad en Lukács es de suma importancia no sólo porque cruza todas las diferentes etapas de su vida teórica sino también porque es la noción que está detrás y articula las características que Lukács define debe tener la literatura realista. 

Una primera categoría es la de perspectiva, que se refiere que el escritor capte de la realidad social y plasme en la obra literaria una visión que sea objetiva en su totalidad. Implica que la obra sea autónoma completamente de la subjetividad del escritor, es decir, éste al escribir debe abstraerse o distanciarse de tal manera que pueda captar ese todo social y que esa captación sea objetiva. Aquí se plantea una cuestión importante. ¿Qué significa y qué implica mostrar el todo? Porque si fuese todo en el sentido de abarcar hasta el más mínimo detalle, por un lado, las obras serían interminables y por el otro, ésta es justamente lo que Lukács le impugna al naturalismo. 

Por esto se puede establecer una relación entre perspectiva y la categoría siguiente que es la selección. Porque Lukács dice que esta selección va a permitir mostrar en la obra solamente lo relevante, lo socialmente relevante. Aquí Lukács, introduce una diferencia entre la totalidad extensiva, que abarcaría hasta el más mínimo detalle sin dejar nada afuera de la descripción, de la totalidad intensiva, que es la que se capta a través de la selección. 
Se puede ver claramente una vinculación entre perspectiva y selección, y cómo se articulan en pos de reflejar una totalidad social intensiva. Es decir, que dada una perspectiva objetiva de la realidad y seleccionando los aspectos verdaderamente relevantes, se va a estar mostrando el todo social. Vale aclarar que la noción de selección lleva implícita una jerarquización de los elementos que toma de la realidad y que es a la perspectiva objetiva a la que Lukács le atribuye la selección y no al sujeto escritor. 

Otra categoría que introduce Lukács, continuando con la caracterización del realismo, es la de dinamismo. Es decir, el realismo al describir o narrar solamente lo relevante mediante una perspectiva objetiva, el todo social que se refleja en la obra se articula de tal manera que todo es funcional al desarrollo de la narración que se está llevando a cabo. 

La noción de dinamismo a su manera refleja el todo social (teniendo en cuenta cómo ha sido definido más arriba; con respecto a la perspectiva y a la selección), ya que el hecho de otorgarle dinamismo a la narración corresponde directamente a la dinámica de los procesos sociales. En esto reside la importancia del realismo, porque además de mostrar la realidad objetiva, tiene que plasmar la manera en que el hombre superará a la realidad. 
Hay un vínculo muy fuerte entre el hombre y el mundo que lo rodea. De este vínculo se desprende la noción de tipo, esto es el personaje típico que tiene el rol de héroe, de personaje principal. Lo que cabe destacar es que el personaje típico no es una mera descripción de un sujeto sino que funciona como una representación social, un arquetipo cabal de la realidad circundante. Y en este sentido, se puede decir que también se está representando el todo social porque es en la figura del tipo donde Lukács resume e integra el individuo social y el mundo; tiene una significancia muy fuerte con el sujeto social al cual está representando porque a través de él se refiere a una realidad concreta de un individuo concreto. En la tipicidad del personaje reside su importancia sustancial, porque gracias a ella puede captar la generalidad social. 

Una vez más aparece la noción de totalidad ligando todas las categorías que para Lukács tiene la literatura realista. Dicho esto, cabe recordar que para Lukács la literatura tiene una función social muy precisa, la de representar la Verdad que está en la realidad. 

Y por último, pero no por eso menos importante, la noción de totalidad es central para definir al realismo porque lo que lo define justamente es la capacidad de representar, mostrar la totalidad social de la realidad. Así se llega a reconocer también la noción de totalidad en la relación entre base y superestructura -dialéctica fundamental para entender la concepción marxista en Lukács. La base comprende las condiciones materiales de producción y la superestructura, la conciencia, los valores, la literatura. 

Antes de 1848, año en el que cae la burguesía como clase dominante, existía una representación de esta clase como el todo social. La clase burguesa defendía los intereses de la sociedad como un todo y no como una clase particular. Pero luego de esa fecha la burguesía deja de ser la clase que defiende el interés social porque se le ha opuesto un sector de la sociedad que está en desacuerdo con los intereses que ella propugna; este sector es el proletariado. 

Lo que el capitalismo trae aparejado, con la división del trabajo, es una fragmentación en el proceso productivo impidiéndole al hombre ver su trabajo efectuado sobre el producto terminado. Así las condiciones de producción no continúan formando un todo y esto repercute, con mayor o menor inmediatez, en el nivel de la conciencia. Conciencia que conformaba un todo social se pierde cuando el proletariado se enfrenta con la burguesía. Por eso Lukács reivindica y basa su teoría realista en los escritores del siglo XIX y no en los que vinieron después de 1848.