Cargando...

13/10/14

Podemos en la encrucijada catalana | Crisis orgánica, austeridad y secesionismo

Antonio Gramsci
Stefania Morgante
Hay indicios de que en la actualidad estamos presenciando el comienzo de lo que Gramsci denomina una “crisis orgánica”
Según Gramsci, ésta se produce cuando grandes segmentos de la población estan apartados de sus partidos tradicionales que ya no son reconocidos por las bases sociales como “expresiones genuinas” del grupo

Enric Martínez-Herrera & Thomas Jeffrey Miley   |   El fantasma de Karl Polanyi recorre Europa en estos días. Es muy conocido que en su libro clásico, La gran transformación (1944), Polanyi dibujó las consecuencias sociales y políticas devastadoras provocadas por la búsqueda decidida de una sociedad de mercado pura por las potencias europeas a lo largo del siglo XIX y la primera parte del siglo XX. Polanyi argumenta persuasivamente que tales fantasías utópicas engendraron de manera efectiva un proceso negativo, dinámico y dialéctico – un “doble movimiento” – que condujo a niveles de muerte y destrucción sin precedentes, los cuales culminaron en el ascenso del fascismo y la guerra total. Tras más de medio siglo de negociación de clase y una relativa paz social, Europa se encuentra de nuevo a si misma atrapada por una plutocracia dedicada a la realización de sus fantasías utópicas: encarnadas en el régimen neoliberal de austeridad, impuestas por orden de la Troika, y en nombre del sector financiero.

6/10/14

La operación araña, Gramsci y semiótica arácnida

El Meswy   |   Net en español es, más o menos, red o malla. Web en español se traduce por telaraña, red, o incluso por web o internet. Semióticamente hablando, la elección del nombre para esta operación llevada a cabo por una de las agencias de represión del estado español, y que ya forma parte de la enorme colección de episodios patéticos de un espacio geográfico constantemente castigado desde tiempos remotos por instituciones hegemónicas, es acertadísimo. Si tuviese los medios, produciría un vídeo de rap rollo Matrix donde saliéramos todos, la humanidad, atrapados como insectos en una infinita telaraña gigante. Durante el transcurso del vídeo, la Red se encendería dando la sensación de que transmite información entre los que estamos atrapados en ella comunicándonos entre sí. Entre los mensajes más compartidos, sin duda, tendríamos el de cagarnos en la puta madre que parió a la araña, reírnos de sus tropiezos y meteduras de pata y desearle la peor de las muertes posibles a ella y a todas sus crías para que no fuésemos devorados por ella y pudiésemos buscar una alternativa a nuestras miserables vidas atrapados en la tela, para nosotros y sobre todo para nuestras hijas e hijos.

5/10/14

Los caminos de la hegemonía y la autonomía

Pero aún más importante que la influencia de Althusser fue mi lectura en profundidad de la obra de Gramsci
Gramsci proveía un nuevo arsenal de conceptos –guerra de posición, voluntades colectivas, liderazgo intelectual y moral, Estado integral y, sobre todo, hegemonía

Ernesto Laclau   |   A los efectos de entender el contexto inicial de mi intervención teórica, debemos remontarnos a la compleja historia de la Argentina de los años sesenta. En 1955, un golpe militar conservador había derrocado al gobierno popular establecida y perduraría por los siguientes dieciocho años. Digo más o menos institucionalizada porque períodos de gobierno formalmente liberal (elecciones, etc.) alternaban con otros de ejercicio militar directo del poder; pero digo también dictadura porque, a fin de cuentas, aun cuando gobiernos civiles estaban a cargo del Poder Ejecutivo, ellos habían sido elegidos sobre la base de la proscripción del peronismo, que era por lejos el partido de masas mayoritario del país. En los años sesenta, esta dictadura institucionalizada comenzó a mostrar crecientes fisuras y fracturas y, como resultado, la resistencia peronista, que al principio había estado confinada a los distritos obreros de las grandes ciudades comenzó a expandirse hacia sectores más amplios de la población.

4/10/14

Antônio Gramsci e o ofício do historiador comprometido com as lutas populares

Anita Leocadia Prestes 
✆ A.d.
Anita Leocadia Prestes   |   No texto abord-se a questão de qual deve ser a postura do historiador comprometido com as lutas populares, com os interesses de classe dos explorados e oprimidos. Faz-se uma discussão a respeito do ofício de tal historiador e da sua prática diante da História Oficial, que se encontra consagrada e difundida principalmente nos livros escolares e na mídia. Afirma-se que o marxismo é a opção teórica que melhor consegue explicar racionalmente o funcionamento das sociedades humanas, principalmente na época atual. Destaca-se a importância do legado teórico de A. Gramsci para o ofício do historiador que pretende contribuir para a elaboração de uma história dos movimentos sociais no Brasil e, em particular das lutas dos comunistas brasileiros durante o século XX. Ressalta-se o papel dos intelectuais orgânicos (segundo Gramsci) – e, em particular, dos historiadores– junto aos movimentos populares.

São abordados vários momentos e diversos aspectos da história do PCB tendo como pressupostos teóricos categorias gramscianas como sociedade civil e sociedade política, consenso e hegemonia, guerra de posição e guerra de movimento, entre outras.

2/10/14

Oligarquia e democracia nos partidos políticos | A crítica de Gramsci a Roberto Michels

Foto: Roberto Michels 
Renato César Ferreira Fernandes   |   O objetivo desta apresentação é desenvolver a crítica de Gramsci a Roberto Michels em relação à teoría dos partidos políticos. A teoria dos partidos políticos é a principal contribuição de Michels à ciencia política. Foi a partir da análise dos partidos, de seu papel e natureza, que o autor ítalo-germânico extraiu da realidade as principais leis do desenvolvimento social.

A teoria do partido em Gramsci já foi objeto de análise de diversos autores (COUTINHO, 1981, p. 117-126; GRUPPI, 1978, p. 73-76). Esta teoria faz parte do núcleo central do pensamento de Gramsci. A analogia entre o partido comunista e o príncipe de Maquiavel é relevante para entendermos a localização que esse tema tem na estrutura teórica dos Cadernos do Cárcere. A crítica à teoria do autor ítalo-germânico não é restrita apenas ao diálogo explícito, pois a análise de Gramsci foi formulada além da crítica a Michels. É por isto que muitos pontos do diálogo podem ser reconstruídos através de uma comparação à resposta dada pelos autores a problemas correlatos.

30/9/14

Dialéctica, ‘inmanencia’ y nuevo materialismo | Distinción de Gramsci entre inmanencia especulativa e ‘histórico-realista’

Federico Manzone   |   Tomando un poco las reflexiones abiertas en [el artículo Gramsci, Marx y la "nueva inmanencia": acerca de una lectura de Peter D. Thomas] acerca del significado de la ‘nueva inmanencia’ en Marx y en Gramsci y la relación de la categoría con el ‘nuevo materialismo’ inaugurado por Marx, aporto otro plano desde el cual ver la relación entre ambas. Resumidamente, si resulta forzado –como explica Juan Dal Maso– afirmar que el significado del concepto de inmanencia en Marx equivale al de "teoría", ya que –como indica Gramsci en su nota– el mismo tiene un significado ‘preciso’ cuyo desentrañamiento otorgaría un resultado de carácter teórico (de última, el significado de una categoría), se deduce que al indagar el significado de la ‘nueva inmanencia’ nos estamos ocupando de un problema teórico, más precisamente, del significado de un concepto al interior del marxismo en tanto instrumental cognoscitivo, es decir, nos estaríamos ocupando del método (la dialéctica).

29/9/14

Derrotar e incorporar en el proceso boliviano | Una lectura de la hegemonía desde Lenin y Gramsci

"Salvo el poder, todo es ilusión" | Lenin
Katu Arconada   |   Bolivia vive una campaña electoral en la que la polémica en torno a algunos candidatos que no vienen de la militancia en organizaciones sociales o incluso con un pasado en la derecha ha sido solventada por el Vicepresidente Álvaro García Linera con una referencia a la construcción de hegemonía y la necesidad de derrotar e incorporar al enemigo: “No olviden, siempre hay que sumar a Lenin con Gram­sci, al adversario hay que derrotarlo, eso es Lenin; Gramsci, al adversario hay que incorporarlo, pero no se incorpora al adversa­rio, en tanto adversario organizado, sino en tan­to adversario derrotado.” Con la afirmación de que al enemigo hay que derrotarlo no podemos estar más de acuerdo, y de hecho esa es la fase que se da en Bolivia entre los años 2008 y 2009, donde el enemigo encarnado en la derecha fascista y racista desplegada desde la Media Luna en el oriente del país sufrió una derrota política y militar que culmina con la aprobación del referéndum constitucional en enero 2009 y la desarticulación de un comando terrorista de mercenarios de Europa del Este en el operativo del Hotel Las Américas en abril de ese mismo año en Santa Cruz.

25/9/14

Gramsci, Marx y la ‘nueva inmanencia’: acerca de una lectura de Peter D. Thomas

Antonio Gramsci & Karl Marx ✆ A.d. 
Juan Dal Maso   |   Hace algunos años, cuando escribí el trabajo La "ortodoxia" que no fue, que intenta contextualizar la polémica de Gramsci contra Bujarin del Cuaderno 11 y rescatar críticamente algunas de sus principales definiciones, una de las cuestiones que me parecieron importantes fue la de la "nueva inmanencia" (reivindicada a su modo por Daniel Bensaïd en Marx Intempestivo), porque de por sí el tema llama la atención y es otra vía de entrada al "nuevo materialismo" propuesto por Marx en sus Tesis sobre Feuerbach, de lo que nos ocupamos [en el artículo] Nuevamente sobre el materialismo de Marx y su actualidad. Todo esto debería resignificarse a la luz de una lectura concienzuda del llamado Cuaderno Spinoza de Marx, que intentaremos en un futuro cercano.

En los Cuadernos de la Cárcel de Gramsci la idea de un "nuevo concepto de inmanencia" o una nueva inmanencia aparece relacionada con tres posibles líneas de interpretación (todas convergentes). 

24/9/14

Revolución pasiva, revolución permanente y hegemonía

Fernando Rosso & Juan Dal Maso   |   Es un clásico lugar común de la mayoría de los intelectuales gramscianos (también de algunos antigramscianos furiosos) el de presentar las teorizaciones de Gramsci sobre la cuestión de la revolución pasiva como el “fundamento objetivo” de una estrategia “hegemónica” opuesta a la revolución permanente. Desde esta óptica, a la capacidad del capitalismo de operar recomposiciones de todo tipo, es necesario oponer una lucha política de tipo acumulativo, cuyas definiciones estratégicas no van más allá, en el mejor de los casos, de la constitución de un “bloque popular” que opera un cambio en la relación de fuerzas o, en el caso menos afortunado, diversas variantes que van de “izquierdas amplias” (Europa) hasta “gobiernos progresistas” (América Latina).

En los análisis de Gramsci está presente la pregunta de si “... existe una identidad absoluta entre guerra de posición y revolución pasiva? ¿O al menos existe o puede concebirse todo un período histórico en el cual los dos conceptos deban identificarse, hasta el punto en el cual la guerra de posición se transforma en guerra de maniobra?” (C15 §11). Teniendo en cuenta el contexto de la reflexión del comunista italiano, se puede sostener sin temor a forzar un “uso” que esta pregunta apunta más a la justificación de la guerra de posición por una correlación de fuerzas dada que a la adopción de la revolución pasiva como política propia.

23/9/14

El marxismo y la democracia | Apuntes sobre las concepciones de Antonio Gramsci en relación con la democracia socialista

José Antonio Soto Rodríguez   |   Marx y Engels no abordaron de forma particular, en tratado aparte, el problema de la democracia; sin embargo, en sus trabajos tempranos y maduros aparecen análisis importantes sobre la misma, que se proyectan en tres dimensiones esenciales. En primer lugar, la crítica a la falsedad de la democracia burguesa, que quiere presentarse como la abanderada de la igualdad, de los derechos de los ciudadanos y de la libertad. En segundo lugar señalan los límites de la democracia burguesa como escenario de lucha del proletariado. En tercer lugar destacan las características de la democracia socialista cuya esencia es significativamente la dictadura del proletariado.

En lo que respecta a la primera de las dimensiones a la que hacemos referencia, en los trabajos tempranos de Marx, éste pone el acento en el análisis de la democracia burguesa y su naturaleza ideológica, y conceptualmente ya fija sus primeras nociones sobre la temática. Así, en La crítica de la filosofía del Estado de Hegel señala: "En la democracia, la constitución misma debe aparecer como una determinación de los intereses del pueblo. En la monarquía, tenemos el pueblo de la constitución, en la democracia, la constitución del pueblo".