Cargando...

23/11/14

México vive lo que Gramsci denominó ‘revolución pasiva’ cuyo resultado no está escrito todavía

En México ha habido tres de estos movimientos
En momentos de crisis la historia ofrece lecciones, y quienes no saben tomarlas cometen muchos errores

Lo que estamos viviendo en México es lo que Antonio Gramsci denominó revolución pasiva, cuyo resultado no está escrito todavía. Habla el historiador Enrique Semo, que este año recibirá, junto con el investigador y antropólogo Néstor García Canclini, el Premio Nacional de Ciencias y Artes en el área de Historia, Ciencias Sociales y Filosofía. Ese es el motivo de esta entrevista.

Lo que la historia tiene para enseñarnos en este momento de crisis que vive el país son muchas cosas. Nos ofrece un sinfín de enseñanzas, siempre y cuando se comprenda que no hay dos circunstancias iguales, que siempre hay diferencias, pero en esencia hay muchas lecciones, y los que no saben tomarlas cometen muchos errores, señala Semo Calev.

18/11/14

Apuntes sobre Dirigentes y dirigidos | Para leer los ‘Cuadernos de la Cárcel’ de Antonio Gramsci

Gabriel de la Luz Rodríguez   |   En las ciencias sociales contemporáneas y en la teoría crítica posiblemente no exista una figura tan citada pero tan poco estudiada de forma sistemática como Antonio Gramsci. Esto se debe como nos explica Manuel S. Almeida puntillosamente a la tardanza con la cual se fue publicando la totalidad del trabajo gramsciano, la aparente fragmentación de sus escritos y el monopolio que sobre Gramsci tuvo por tanto tiempo el Partido Comunista Italiano. Lentamente pero de forma consistente el pensamiento de Antonio Gramsci fue percolando en los estudios sociales desde fines de la década de los setenta y principios de los años ochenta del siglo pasado. En gran medida esto se debió al influjo que ciertas capas de intelectuales asociados a la última cepa de la nueva izquierda europea y latinoamericana tuvo sobre la academia y el mundo editorial. En América Latina, diversos estudiosos de países como Argentina, México y Brasil jugaron un papel fundamental en dicha diseminación. En España, los filósofos Manuel Sacristán y Francisco Fernández Buey hicieron lo propio.

16/11/14

La Legitimidad en Weber y la Hegemonía en Gramsci | Distintas dimensiones del dominio consensual

Antonio Gramsci
David Levine
Mabel Thwaites Rey   |   Los conceptos de legitimidad y hegemonía, centrales en el análisis político contemporáneo, remiten a la cuestión clásica de los modos en que se fundamenta el poder político, es decir, cómo se justifica la dominación para obtener cierto consenso en los dominados y, simultáneamente, cómo se puede pensar la transformación social.
Max Weber
✆ David Levine

Bobbio (1985) señala que es un principio general de la filosofía moral que lo que tiene necesidad de ser justificado es la mala conducta, no la buena. Por eso el poder requiere justificación y sólo la justificación, cualquiera que ésta sea, puede hacer del poder de mandar un derecho y de la obediencia un deber, lo que equivale a transformar una relación de mera fuerza en una relación jurídica. Surge así una pregunta clave: ¿cuál es la razón última por la que en las sociedades hay gobernantes y gobernados, estableciéndose el vínculo entre ambos no como mera relación de hecho, sino como relación entre el derecho de los primeros a mandar y el deber de los segundos a obedecer? La respuesta a esta pregunta nos conecta con la problemática del consenso, que expresa las formas en que ciertas reglas de convivencia social son aceptadas de un modo estable.

Pensar con Gramsci

Mabel Thwaites Rey   |   Pensar con Gramsci, pensar a través de Gramsci implica eludir el afán meramente filológico con el que a veces se abordan ciertas citas de su obra. La potencia del pensamiento del italiano, la especificidad de su vigencia reside en su cualidad incitadora a las preguntas, a la indagación, a la duda, a ir más allá de lo aparente, de lo conocido, de lo reflejo. En suma, al pensamiento. Leído una y otra vez, en cada coyuntura, en cada momento histórico, se comprueba cada vez que Gramsci reta a pensar en lo sustantivo, en los problemas de fondo, en las líneas distintivas que arraigan la dominación y que, a la par, muestran las fisuras que permiten confrontarla. Encontrar en el presente los rasgos anticipatorios del futuro y construir a partir de ellos la acción política emancipatoria: esto es, en un sentido, lo que Hernán Ouviña llama  política prefigurativa.

1. Remite a la materialidad, a lo que existe, a lo ya operante, al marco estructural que configura el escenario sobre y en el cual se plantean las luchas. No hay, entonces, acción posible por fuera de las condiciones reales existentes. No hay ideales y derroteros con destino alguno que no estén anclados en la realidad, en el presente. El futuro está en el hoy, en aquello que constituye el material con el cual se puede construir el porvenir. Esto implica reconocer los límites que enmarcan cada época histórica.

La construcción de la democracia de consensos en Bolivia

Para Antonio Gramsci,  el factor más importante de cohesionamiento estatal es el ideológico
Coincidimos con la tesis doctrinal que sostiene que a las sociedades diferenciadas corresponden los sistemas de democracia de consensos, cuya construcción constituye el desafío más importante de la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia

Carlos Romero Bonifaz   |   La fundación de la República de Bolivia en 1825 y la aprobación de la primera Constitución Política de 1826, dieron paso a la instauración de un régimen político de democracia censitaria, donde una minoría poblacional blancoide alcanzó el control del aparato estatal a costa de la exclusión de la mayoría demográfica integrada por indígenas, campesinos y artesanos.

14/11/14

Moral y política en Gramsci

Gramsci apunta en esencia no a politizar el vivir moral, sino a dar universalidad moral al vivir político

Aldo Zanardo   |   Hablamos aquí de política en su sentido más específico, tal y como, por lo demás, lo precisó con frecuencia el mismo Gramsci: como una actividad que se explica a partir de la “realidad fáctica” y que retorna para aplicarse de nuevo a esa realidad; como la voluntad coordinada y consciente que se expresa en el quehacer del Estado y de los partidos, es decir, una voluntad colectiva que no se limita ya solo a la defensa de sí misma y tampoco busca únicamente la primacía en la sociedad civil, sino que gobierna o aspira a gobernar. Ahora bien, en medio de las múltiples posibilidades de transformación que tiene ante sí una sociedad, ¿qué debe hacer la política? En la reflexión de Gramsci al respecto, aparecen esencialmente dos niveles. Está, escribe en 1932-34, la “gran política”: aquella que “abarca las cuestiones relacionadas con la fundación de nuevos Estados, con la lucha para la destrucción, la defensa, la conservación de determinadas estructuras orgánicas económico-sociales.”

La tercera cultura en la obra de Francisco Fernández Buey | Para los/las que aman por igual la ciencia, el arte y las humanidades

F. Fernández Buey✆ A.d.
“Hay que notar que junto a la más superficial infatuación por la ciencia existe en realidad la mayor de las ignorancias respecto de los hechos y de los método científicos… lo que conviene es que el trabajo de divulgación de la ciencia lo hagan los propios científicos y estudiosos serios.” | Antonio Gramsci (1932), Cuadernos de la Cárcel 

Salvador López Arnal   |   Francisco Fernández Buey [FFB] fue un estudiante de bachillerato apasionado por la literatura, la filosofía y el arte. Los grandes clásicos rusos, a los que tantas veces volvió, estaban entre sus lecturas preferidas con apenas 17 o 18 años. Tras finalizar sus estudios preuniversitarios en Palencia llegó a Barcelona a principios de los años sesenta para cursar Filosofía y Letras. Su activa (arriesgada y castigada) militancia antifranquista, su pasión política nunca interrumpida, sus atentas lecturas marxistas (y no marxistas), su permanente compromiso con los más desfavorecidos, sus iniciales trabajos de editor y colaborador editorial, su consistente lucha por una Universidad democrática.

13/11/14

Hegemonía y lenguas nacionales: una aproximación gramsciana

Joshua Hurtado Hurtado   |   El teórico de corriente marxista Antonio Gramsci presentó grandes aportaciones para el estudio de la sociedad con su análisis de las manifestaciones de la hegemonía. Aplicado a las lenguas y el lenguaje, se puede ver que las estructuras gramaticales y las lenguas nacionales están vinculadas al ejercicio del poder de un grupo minoritario.

Un juego de poder en el lenguaje y en la gramática [1]

Cuando llegamos a este mundo, las personas nos encontramos inmersas en diferentes sistemas y estructuras sociales. Al aprender a hablar, no escogemos nosotros un lenguaje, sino que vamos incorporando los diferentes elementos de nuestro entorno. Asimismo, llegamos a un lugar y momento sociales específicos, con particularidades en cultura, valores, y estructuras sociales.

10/11/14

Come quello di Berlino crolla il muro di silenzio su Gramsci

Carlo Patrignani   |   Venticinque anni fa crollava il Muro di Berlino e per l’elefante dai piedi d’argilla, il fantastico e venerato comunismo realizzato da Iosif Stalin, fu la fine: sotto le macerie si depositarono i sogni infranti e le speranze planetarie spezzate della fallita liberazione dell’uomo degradata nel suo opposto, tenuto nascosto per decenni: le purghe del Grande Terrore prima e poi i gulag, per l’eliminazione fisica dei dissidenti. Come un miraggio, venticinque anni dopo il traumatico tracollo del mito dell’Urss e del suo micidiale protagonista, propagandati in Italia, al ritmo di adda venì Baffone o del ritornello…e noi faremo come la Russia chi non lavora non mangerà, dal Migliore paladino di Stalin, Palmiro Togliatti, irrompe sulla scena culturale Gramsci nel cieco carcere degli eretici, per L’Asino d’oro edizioni, opera della calda, forbita e graffiante penna di Noemi Ghetti. Un libro, un bellissimo libro, di certo ben scritto, di quelli, rarissimi nel vuoto d’idee di oggi, che hanno il pregio di riconciliare il lettore con il fascino della buona lettura, quella che sa catturare attenzione e curiosità.

8/11/14

Las ‘Cartas desde la Cárcel’ de Antonio Gramsci

Su obra, para las nuevas generaciones puede ser fuente de conocimientos teóricos, como su vida es paradigma de un compromiso social y político en una época en que la postmodernidad desacredita todo atisbo de rebeldía contra el sistema

Antonio José Domínguez   |   Después de una época en la que la obra de Antonio Gramsci fue objeto de discusión, referencia y estudios –las publicaciones y congresos sobre su obra en todo el mundo occidental en los años setenta y ochenta hegemonizaron muchos de los debates sobre marxismo– hoy día, su obra merecería la atención en un momento de crisis donde, como él decía, a lo nuevo le cuesta emerger sobre lo caduco de lo viejo y donde sus categorías como el historicismo, el bloque hegemónico o el llamado intelectual orgánico nos clarificaría o desvelaría muchas de las cuestiones que han surgido después de la caída del Muro, el derrumbe del bloque comunista y la supremacía de las tesis neoliberales, así como la función de los partidos marxistas en las llamadas democracias.

3/11/14

Trotsky & Gramsci | Debates de estrategia sobre la revolución en "occidente"

Gramsci Trotsky ✆ Anahí Rivera 
Fragmento del libro ‘Clausewitz, el marxismo y la cuestión militar’

Emilio Albamonte & Matías Maiello   |   En el marco de la crisis capitalista y ante los nuevos procesos de la lucha de clases que comienzan a desarrollarse en el mundo, hoy más que nunca es necesario un retorno de la reflexión estratégica.

Con este objetivo realizamos a principios de 2011 un seminario sobre algunos de los principales conceptos de los teóricos de la estrategia militar, y en especial sobre la obra clásica De la Guerra de Carl Clausewitz, de la cual tanto Lenin como Trotsky –y a través de ellos la III Internacional– se habían apropiado muchos elementos fundamentales para pensar la estrategia del marxismo revolucionario en la época imperialista.