26/9/17

Gramsci e la Rivoluzione d'Ottobre

La peculiare formazione di Gramsci gli fece scorgere nelle due rivoluzioni russe del 1917 l’inveramento delle sue concezioni soggettivistiche.
La successiva comprensione della differenza tra “Oriente” e “Occidente” lo portò a una rivoluzione del concetto di rivoluzione, senza fargli rinnegare l’importanza storica dell’Ottobre né la solidarietà di fondo con il primo Stato socialista della storia.
Guido Liguori
A cento anni dalla Rivoluzione d’Ottobre e a ottant’anni dalla morte di Gramsci non è inutile tornare sulla lettura che nel 1917 l’allora ventiseienne socialista sardo diede dei fatti di Russia e anche su cosa poi rimase di tale interpretazione nel suo bagaglio teorico-politico più maturo. La rivoluzione guidata da Lenin, infatti, costituì per il giovane sardo trapiantato a Torino un punto di svolta politico, teorico ed esistenziale a partire dal quale iniziò la maturazione del suo pensiero e la sua vicenda di comunista. Per comprendere come Gramsci si rapportò alla Rivoluzione d’Ottobre occorre dunque partire in primo luogo dalla consapevolezza che Gramsci fu sempre, dagli anni torinesi alle opere del carcere, non solo un teorico della rivoluzione, ma un rivoluzionario.È quanto ebbe a sottolineare Palmiro Togliatti, nell’ambito del primo dei convegni decennali dedicati al pensiero di Gramsci, che ebbe luogo a Roma nel gennaio 1958, affermando: «G. fu un teorico della politica, ma soprattutto fu un politico pratico, cioè un combattente [...]. Nella politica è da ricercarsi la unità della vita di A.G.: il punto di partenza e il punto di arrivo»1.

18/9/17

Gramsci: un hombre que escribió para mantenerse libre

Marco Levario Turcott

Piensen en un niño de once años, quien desde los tres padece tuberculosis osteoarticular –y eso le deformó la columna vertebral– y que así trabajaba cargando bultos más pesados que él mismo, como escribió en su diario, por lo que “muchas noches lloraba a escondidas porque me dolía mucho el cuerpo”.

Piensen en el mismo niño pero ahora de 20 años y una estatura no mayor del metro y medio, como uno de los más ligeros saldos de aquella enfermedad. Él se siente contento porque tiene frente a sí su primera credencial de periodista y una beca para terminar sus estudios. Pero el dinero era muy poco y el joven también lo escribió: “la preocupación del frío no me permite estudiar porque paseo en la recámara para calentarme los pies o debo de estar totalmente cubierto porque no logro aguantar la primera helada”.

Los primeros años del siglo pasado guardan registro de una tremenda actividad intelectual de ese muchacho enfermo a quien le interesó la cultura, la política y la filosofía y que, sin duda, nació para pensar y, por eso, escribió toda su vida. Fue un acucioso crítico de arte, que igual que centraba la atención en el teatro, lo hacía con la música y la literatura, las novelas populares y las históricas –pocas piezas como las suyas hay tan novedosas para diseccionar La divina comedia o Los tres mosqueteros–; pero ese interés tuvo una motivación que remontó a su propio sentido hedonista: él comprendió que en la superestructura, o sea, en la producción de la cultura, se hallaba el potencial principal para que las sociedades integraran un bloque histórico diferente al de la sumisión y control de la clase política dominante. Y eso lo hizo su causa.

15/9/17

Il concetto di rivoluzione in Gramsci dall’Ottobre ai Quaderni

— "... ogni rivoluzione è stata preceduta da un intenso lavorio di critica, di penetrazione culturale, di permeazione di idee [...]
— L'ultimo esempio, il più vicino a noi e perciò meno diverso dal nostro, è quello della Rivoluzione francese. Il periodo anteriore culturale, detto dell'illuminismo [...]
— Fu una magnifica rivoluzione esso stesso".

Guido Liguori

1. Per comprendere le teorie della rivoluzione nelle diverse fasi del pensiero di Antonio Gramsci occorre partire dal seguente assunto: Gramsci fu sempre, dagli anni torinesi alla maturità delle opere del carcere, non solo un teorico della rivoluzione, ma un rivoluzionario. È del resto quanto ebbe a sottolineare con forza Palmiro Togliatti, affermando nel 1958:
G. fu un teorico della politica, ma soprattutto fu un politico pratico, cioè un combattente [...]. Nella politica è da ricercarsi la unità della vita di A. G.: il punto di partenza e il punto di arrivo[i]. Tutta l'opera di Gramsci - aggiungeva Togliatti - potrà essere adeguatamente studiata solo «da chi sia tanto approfondito nella conoscenza dei momenti concreti della sua azione da riconoscere il modo come a questi momenti concreti aderisca ogni formulazione e affermazione generale di dottrina», e anche «tanto imparziale da saper resistere alla tentazione di far prevalere false generalizzazioni dottrinarie al nesso evidente che unisce il pensiero ai fatti e movimenti reali»[ii].

12/9/17

El pequeño mundo íntimo de Antonio Gramsci

Antonio Gramsci ✆ Saverio Montella
Paco Rodríguez de Lecea

Antonio Gramsci murió hace ochenta años, exactamente a las 16.10 horas del 27 de abril de 1937, como consecuencia de una hemorragia cerebral sufrida en la tarde del día 25 en la clínica Quisisana de Roma. En el “mondo grande e terribile”, como solía llamarlo el propio Gramsci, la noticia produjo conmoción. El Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista emitió un largo comunicado, que apareció en l’Unità bajo el titular «¡Que el asesinato de Gramsci encienda en el corazón de todos los italianos el fuego sagrado de la libertad!» Los últimos párrafos dicen: 
«El nombre de Gramsci quedará escrito con letras de oro en la bandera de la clase obrera y de los trabajadores que en Italia, en España, en Francia y en el mundo entero luchan para rechazar el infame fascismo y hacerlo desaparecer de la superficie de la tierra. “El ejemplo de su vida de combatiente inspirará a millones de hombres en la lucha por la causa invencible de la clase obrera y del socialismo”. 
Firman el texto Dimitrov, Ercoli, Manuilski, Pieck, Kuusinen, Marty, Gottwald, Moskvine, Florine, Yan Min, Kolarov, Okano, Bronkovski, Losovski, Raymond Guyot, Tuominen. Fue posiblemente Ercoli (Palmiro Togliatti) el redactor principal de aquel texto colectivo, difundido en vísperas de un Primero de Mayo y en una coyuntura crítica, tanto en el campo internacional como dentro de las fronteras de Italia.

29/8/17

La filosofía de la praxis como proyecto de emancipación

Antonio Gramsci ✆ A.d. 
Diana Fuentes

La filosofía de la praxis de Sánchez Vázquez forma parte de una tendencia muy crítica en el marxismo y de la lista de autores que dedicaron relevantes reflexiones al asunto de la filosofía en la teoría marxista, tales como Labriola, Lenin, Gramsci, Korsch, Lefebvre o Lukács. Sin embargo, su obra se caracteriza, como él reconoció, por tener como fuente primera y fundamental los textos de Marx, en concreto del joven Marx. Textos que, leídos bajo la influencia del marxismo de los años veinte y de los autores que criticaron el marxismo oficial de la Unión Soviética, le permitieron concebir al ser humano como ser práctico y creador, así como producir una reflexión profunda y metódica sobre los fundamentos de una filosofía marxista. Por ello, el impulso del análisis crítico de Sánchez Vázquez es inseparable de su intención por redefinir el marxismo en la perspectiva de la reivindicación de un proyecto de emancipación social que permitiera la superacion.

26/8/17

La muerte de Antonio Gramsci en el amanecer del terrorismo

Antonio Gramsci ✆ Narcisa Monni
Fabio Frosini

En la madrugada del 27 de abril de 1937, a las 4:10, Antonio Gramsci dejó de respirar. “Siempre lo velé […] tratando de que volviera a respirar artificialmente cuando parecía querer parar; pero llegó un último respiro, ruidoso, y el silencio sin remedio”. Así escribe, en la carta del 12 de mayo de 1937 a Piero Sraffa, la cuñada Tatiana Schucht, quien había permanecido cerca de Antonio durante todo el periodo carcelario, iniciado el 8 de noviembre de 1926. En aquella misiva, Tatiana cuenta que la agonía había comenzado la tarde del 25 de abril, pocas horas después que el detenido –encerrado en la clínica Quisisana de Roma– recibiese de ella la noticia de que “terminado el tiempo de la libertad condicional, se suspendía toda medida de seguridad [sobre él]”. La detención terminó el 20 de abril: pocos días antes, el 17, Sraffa había redactado por Gramsci una solicitud, sobre su traslado a la URSS. Había vivido pues menos de una semana en condición de “hombre libre” quien, poco después de la cena, aquel 25 fue afectado por una hemorragia cerebral que le paralizó la mitad izquierda del cuerpo. Gramsci pasó en cama toda la jornada del 26 de abril, mientras que el personal de la clínica intentaba de modo infructuoso interrumpir los efectos progresivos de la hemorragia. Precisamente aquel 26, a las 16:30 hora local (las 17:30 en Roma), la primera ola de aviones sobrevoló la ciudad vasca de Guernica (hoy Gernika), iniciando el primer bombardeo de gran escala sobre objetivos civiles, es decir, el primero de naturaleza terrorista en suelo europeo, después de los bombardeos coloniales italianos.

17/8/17

Gramsci e l’egemonia. Complessità e trasformazione sociale

Antonio Gramsci ✆ Marco Tavoletta 
Alexander Hobel

Qual è, tra gli altri, il fattore forse decisivo della popolarità del pensiero e dell’opera di Gramsci presso un vasto pubblico, che va ben al di là della ristretta cerchia degli studiosi e consente di parlare di una sorta di “ricezione di massa” della sua elaborazione? Qual è insomma “il segreto” della sua “egemonia” - relativa, certo - tra i pensatori politici della contemporaneità? Certamente l’onda lunga della salvaguardia e valorizzazione del suo contributo teorico, dovuta in primo luogo a Palmiro Togliatti, al Pci, alle sue strutture di ricerca e ai suoi intellettuali, è tuttora alla base di questo successo, costituendo una sorta di rivincita postuma, a 25 anni dalla Bolognina, rispetto alla sciagurata liquidazione di quel grande partito.

Ma il motivo determinante mi pare stia proprio nella natura del pensiero di Gramsci che, più che come teorico della “rivoluzione in Occidente”, può essere definito un teorico della complessità dei processi di transizione, e dei processi di transizione in società complesse, articolate, più o meno avanzate. In questo senso la sua elaborazione costituisce davvero una pagina decisiva nell’evoluzione del marxismo; è tutta interna a quella concezione del mondo e della storia, e ne rappresenta - direi al pari del pensiero di Lenin - uno sviluppo fondamentale nel XX secolo.

14/7/17

En el 80 aniversario de la muerte de Gramsci

Ignacio Jardón Arango

En el año 2017 se cumplen 80 años de la muerte de Antonio Gramsci (27 abril de 1937) en Roma. El pensamiento de Gramsci todavía hoy supone un importante estímulo intelectual y político. Aporta una perspectiva original para orientar la acción social hacia el objetivo de una mayor libertad y justicia, destacando la necesidad de la participación colectiva de los ciudadanos. Gramsci ve la necesidad, que tiene la política, de contar con la sociedad civil para llevar a cabo las transformaciones en el Estado. Su filosofía de la praxis combate la concepción de la política que se reduce a la sola acción de los gobernantes y la sustitución de estos por otros diferentes. Si la política es entendida sólo como este relevo, el resultado es siempre la separación creciente entre gobernantes y gobernados. Al final esto conduce al descrédito y debilitamiento de la democracia.

El concepto de "sociedad civil" que maneja Gramsci tiene poco que ver con el que hoy han puesto de actualidad pensadores conservadores. Estos reclaman la retirada del Estado, menos Estado, con el propósito de que sea la sociedad la que solucione todo. Esto es falso, pues la sociedad civil es un espacio desigual, de grupos sociales contrapuestos, espacio caracterizado por la asimetría y la subordinación de unos grupos sociales a otros. Dejados a la suerte del "libre juego del mercado" el resultado no puede ser otro que el triunfo de los más fuertes. Hegel llamaba a esto la primacía de lo particular sobre los intereses universales.

22/6/17

Gramsci. Entre triunfos, derrotas, aniversarios y nuevas tecnologías

Edgardo Logiudice

Cuando el fascismo terminó de aniquilar a Antonio Gramsci, la Revolución de Octubre llevaba sólo veinte años. La obra inspiradora de los dirigentes del acontecimiento, setenta. Y, desde ésta, a los diez días que conmovieron al mundo sólo cincuenta. En épocas en que el tiempo histórico no andaba tan acelerado.
Gramsci vivió tiempos nuevos entre triunfos y derrotas. Entre esa gran revolución triunfante y otras abortadas. Antes de la Segunda Guerra Mundial que trastocaría viejas alianzas y pondría la ciencia, ideología y la propaganda al servicio de la atrocidad.

Luego la Unión Soviética sería una realidad, aunque sea simbólica, del mundo socialista. Como una realidad la fuerza de la clase obrera en Occidente y los movimientos de liberación nacional. Después todo lo que conocemos y 1991. Aunque antes ya se habían gestado las transformaciones que, luego, desde algún punto de vista, desembocaron en una derrota y el peligro cierto de la barbarie. Casi coincidiendo con los movimientos en Rusia, en los EEUU comienza el fordismo, con la cadena y los altos salarios. Gramsci no se queda con el triunfo, Ford también representa un desafío para su pensamiento. El desafío de afrontar las nuevas formas de producción, su organización y apropiación. ¿Qué es el capitalismo sino la apropiación del trabajo ajeno a través del salario? Y ¿qué es el salario sino una forma ideológica dentro del complejo de ideas?

12/6/17

Gramsci y el leninismo hoy

Ángel  de la Cruz

Perry Anderson popularizó las particularidades de un marxismo occidental que otorgaba una importancia mayor a las cuestiones superestructurales y al momento de la subjetividad. Por cuestiones de tiempo y espacio, Marx y Engels dedicaron casi todo su trabajo a estudiar las cuestiones relacionadas con la infraestructura económica, lo que permitió que sus alumnos desarrollaran una visión tosca y determinista que no atendía a cuestiones como la ideología o la cultura. Aunque la Revolución Rusa era precisamente una revolución «contra El Capital» y rompía los esquemas deterministas del marxismo ortodoxo, no se extrajeron las conclusiones más útiles al creer que dicho proceso podría exportarse en sociedades radicalmente distintas. Fruto de las distintas derrotas que se produjeron tras el octubre bolchevique y en una constante pugna contra el determinismo, la obra gramsciana se erigió como el máximo exponente del denominado marxismo occidental.