“La posición de los católicos está en marcado contraste con la nuestra. Ellos esperan a que la redención llegue por la gracia divina, invocan la buena voluntad de los santos, cuando sería más apropiado hacer un llamamiento a la de los hombres. No esperamos nada más que de nosotros mismos: nuestra conciencia de hombres libres nos impone un deber, y nuestra fuerza organizativa lo cumple. Sólo lo que es trabajo, nuestra conquista, tiene valor para nosotros. Por lo tanto, no es sólo por el rechazo del rito, para lo externo, por el simbolismo vacío de todo contenido de fe que, a pesar de los esfuerzos de una dialéctica casuística especializada, nos mantiene alejados del catolicismo. Es la antítesis de ideas irreconciliables” | Antonio Gramsci

>>

Cargando...

17/4/14

El retorno de Ernesto Laclau

  • Gramsci marcaba cuánto había en el proceso hegemónico de lucha política, de articulación, viendo la creación de un nuevo bloque histórico como algo más complejo e indeterminado que la noción leninista de la alianza de clases.
  • Llegó a  identificarse con el proceso chavista y defendió con entusiasmo a los gobiernos populares de la región
Ernesto Laclau ✆ Bob Row 
Eduardo Jozami  |  Las primeras intervenciones políticas y los trabajos académicos del joven Ernesto Laclau, que se radicaría en Europa después del golpe de 1966, ya habían dejado huellas en la generación que entró en la política después del derrocamiento de Perón. En las décadas siguientes, aunque volvió a visitar el país luego del restablecimiento de la democracia, su vinculación con la Argentina no fue importante y, por lo tanto, nada podía hacer prever que en el nuevo siglo habría de convertirse en uno de los intelectuales más influyentes en el debate político y cultural argentino y que su obra desataría afectos y odios que no suelen despertar los trabajos académicos.

Aquellos primeros textos de quien había militado en el Socialismo de Vanguardia mostraban un manejo tan riguroso como creativo de las categorías del marxismo (recuerdo su intervención en el debate, por entonces convocante, sobre los modos de producción en América latina) y una valoración positiva de los movimientos nacionales y populares que mostraba la influencia de Jorge

16/4/14

L'umanesimo di Gramsci e il rifiuto della falsa morale cattolica

  • Ateo ma non anticlericale il padre del socialismo analizzò in profondità il fenomeno religioso, superando Marx. Una visione d'insieme storico-politica che manca alla Sinistra.
«... la posizione dei cattolici è in antitesi stridente con la nostra. Aspettano la redenzione dalla grazia, essi, invocano la buona volontà dei santi, quando sarebbe più opportuno fare appello a quella degli uomini... Noi non aspettiamo nulla da altri che da noi stessi: la nostra coscienza di uomini liberi ci impone un dovere, e la nostra forza organizzativa lo attua. Solo ciò che è opera, conquista nostra, ha valore per noi. Non è quindi solo per la ripugnanza del rito, per l'esteriorità, per il simbolismo ormai vuoto di ogni contenuto di fede che, a malgrado gli sforzi dialettici di qualche abile casuista, ci tiene lontani dal cattolicesimo. È l'antitesi insanabile delle idee...” | Articolo del 21 giugno 1916

Giampiero Minasi  |  Così scriveva Antonio Gramsci, autore di una ricerca sulla religione che ha poco o nessun riscontro nel panorama marxista per originalità, ampiezza quantitativa e temporale (centinaia di pagine in oltre

Gramsci: Las notas a ‘El Príncipe’ o cómo construir la hegemonía del colectivo nacional-popular

Maximiliano Emilio Cladakis  |  La Italia de principios de siglo XX diferiría radicalmente del escenario en el cual Marx desarrolló su pensamiento. El filósofo alemán escribía teniendo como paradigma económico a Inglaterra y como paradigma político a Francia. Es decir, el marco en el cual se desarrolla el corpus marxiano se da en medio de dos acontecimientos fundamentales: la Revolución Francesa y la Revolución Industrial [1]. Las categorías del pensamiento de Marx van a estar, por lo tanto, intimamente compenetradas con dicha realidad histórica. Por el contrario, la situación en la que Gramsci va a desarrollarse política e intelectualmente, va a ser muy distinta. La Italia de principios del siglo XX era un país atrasado tanto en lo político como en lo económico.  Su unificación había sido en extremo tardía (entre 1861 y 1870), sólo parte del norte italiano estaba industrializado, el campesinado era mayor que el proletariado urbano; en fin, se trataba de un contexto que difería de manera notable de las potencias europeas en las cuales Marx desarrolló sus investigaciones.

Al rescate de Antonio Gramsci

Mikel Koba  |  Rescatar al gran dirigente comunista italiano Antonio Gramsci, que ha sido secuestrado ideológicamente por la burguesía, es una tarea importante del frente cultural e ideológico marxista-leninista que, como bien apunta el camarada profesor Luis Navarrete, está subordinado al frente político de la lucha de clases. No han secuestrado su cuerpo que yace en una tumba desde su fallecimiento –el 27 de abril de 1937– tras 10 años de cautiverio fascista, pero sí sus ideas y la razón de su existencia militante: el triunfo en Italia y en el Mundo de la Revolución obrera socialista y la construcción del Socialismo como primera fase del Comunismo.

En agosto de 1925, Gramsci aclaró que “el núcleo fundamental del leninismo es la dictadura del proletariado”. La burguesía y sus agentes académicos trotskistas y posmodernos han construido un falso Gramsci como “renovador espiritual”, “pedagogo original”, “luchador cultural”, “filósofo” y “sabio maquiavélico”.

15/4/14

A la cama con Gramsci en Turín y con Picasso en París

  • Los emprendimientos hoteleros suscitan polémicas en torno al patrimonio europeo. En Turín, NH nombraría así a su hotel. Y en París, construirían uno en el taller del español
Turín. La glamorosa ciudad italiana fue la residencia
del filósofo marxista Antonio Gramsci, fundador el PCI
Imaginemos uno de esos hoteles con piletas a las que mejor llamarlas piscinas y boutiques de marcas suntuarias adentro. Imaginemos que el hotel se llama León Trotsky, o Karl Marx. En términos ideológicos, sería algo así como un oxímoron –esa figura retórica que reúne a dos palabras opuestas, como cuando se manda “un besito grande”–, si no fuera la idea de la cadena NH, que en junio inaugurará un hotel en Turín, en donde vivió el filósofo marxista Antonio Gramsci, y al que NH evalúa ponerle el nombre de ese co-fundador del Partido Comunista de Italia. A ese nombre, que según NH no está confirmado definitivamente, se oponen los intelectuales que solicitaron al alcalde de Turín que lo impida.

Los fantasmas de Gramsci

Antonio Gramsci ✆ Viola
Martín Azcurra  |  A Francesco Gramsci, el padre de Antonio, le sudan las manos. Es el día de la liberación de su hijo, condenado por el fascismo. Todos, hermanos y sobrinos, lo esperan en una luminosa habitación alquilada en Cerdeña. Peppina Marcias, la madre de los Gramsci, ha fallecido un año antes, pero Antonio no lo sabe. Tendrán que darle la noticia ese mismo día. Mientras lo espera, Francesco recuerda la vez que fue liberado, en 1898, tras una injusta reclusión que duró 5 largos años. Recuerda su retorno a pie por el viejo camino de entrada al pueblo. Ahora, el regreso de su hijo le causa un malestar en el estómago. Anochece y Antonio todavía no ha dado noticias. Al día siguiente, una mujer entra y pregunta: “¿Es cierto que Nino ha muerto? Lo ha dicho la radio”. Sus otros hijos tratan de callarla para que Francesco no se amargue. Está muy débil. Pero ya escuchó. Se pone de pie temblando, se tira de los cabellos y de la barba y grita... “¡Asesinos! ¡Me lo han matado!”.

Cuando nadie en Italia, ni siquiera los socialistas, sospechaba la inminente tiranía fascista, Gramsci lo predice con certeza. “La fase actual de la lucha de clases en Italia

14/4/14

Espontaneidad y dirección consciente

  • En este texto de 1931, Gramsci reflexiona acerca de las formas de organización espontáneas de las masas y la actitud que deben tener los revolucionarios cuando se produce, en determinado marco histórico, un fenómeno de esta naturaleza
Antonio Gramsci  |  Se pueden dar varias definiciones de la expresión espontaneidad, porque el fenómeno al que se refiere es multilateral. Hay que observar, por de pronto, que la espontaneidad pura no se da en la historia coincidiría con la mecanicidad pura. En el movimiento más espontáneo los elementos de "dirección consciente" son simplemente incontrolables, no han dejado documentos identificables. Puede por eso decirse que el elemento de la espontaneidad es característico de la "historia de las clases subalternas", y hasta de los elementos más marginales y periféricos de esas clases, los cuales no han llegado a la consciencia de la clase para sí y por ello no sospechan siquiera que su historia pueda tener importancia alguna, ni que tenga ningún valor dejar de ella restos documentales.

13/4/14

Antonio Gramsci y la revolución como transformación ideológico-intelectual de la Sociedad Civil

Eduardo Moncada  |  El 27 de abril de 1937 es sindicada como la fecha de muerte de Gramsci, pero también marca el día en que se da inicio al desafío de interpretar una herencia teórica altamente compleja. Este artículo tiene como propósito recuperar y presentar parte de esa gran herencia, enfatizando -principalmente- en su teoría de la revolución, donde el estudio de la complejidad del Estado y sociedad civil occidental, así como el concepto de Hegemonía y el rol de los intelectuales orgánicos, tienen una importancia gravitante.

1. Consideraciones Preliminares

El periodista y político comunista italiano Antonio Gramsci es uno de los intelectuales más importantes del siglo XX. Trabaja de manera amplia

Gramsci, lector de Maquiavelo

Nicolás de Maquiavello
✆ Eulogia Merle
Juan Carlos Portantiero  |  “El carácter fundamental de El Príncipe no consiste en ser un tratado sistemático, sino un libro viviente en el que la ideología política y la ciencia política se funden en la forma dramática del mito...” (Gramsci, 1975: p. 1555). Así comienzan las Noterelle sulla politica del Machiavelli que Antonio Gramsci redacta en la cárcel entre 1932 y 1934 y que constituyen el grueso de sus reflexiones sobre Maquiavelo. Tiempo atrás, en marzo de 1927, poco después de su encarcelamiento por la dictadura mussoliniana, Gramsci detallaba en una carta su voluntad de encarar una serie de estudios für ewig, “para siempre”, que pudieran absorber y centralizar su vida intelectual ante el desgaste moral que proponía la larga condena pedida por los fiscales fascistas. Ese plan, que nutrirá los treinta y tres cuadernos que redactará en prisión, incluía un estudio sobre la función cosmopolita de los intelectuales italianos del cual el análisis de la figura de Maquiavelo constituiría un capítulo central. Gramsci leerá a Maquiavelo con ojos de político, no de académico; con la mirada de quien es el fundador de un partido que asume para sí tareas de transformación revolucionaria de la sociedad y que quiere ser protagonista de la fundación de un nuevo Estado. Por eso el Maquiavelo

9/4/14

Gramsci y la reivindicación de la política

Maximiliano Basilio Cladakis  |  Antonio Gramsci ha sido uno de los intelectuales más importantes de la primera mitad del siglo XX. Su obra representó la apertura de una serie de debates que excedió el plano teórico para realizarse en el plano de la praxis política concreta. Precisamente, en Gramsci, convivía el intelectual lúcido, brillante, de excelente formación teórica, con el dirigente político, con el hombre que se sabe partícipe y hacedor de la historia. Su tesis acerca del intelectual orgánico se encuentra en una relación íntima con su propia vida. Hombre de letras y hombre de acción al mismo tiempo que va más allá, incluso, del intelectual comprometido sartreano. Para Gramsci, teoría y praxis eran las dos caras de una misma moneda. Su pensamiento y su acción le valieron pasar los últimos años de su vida en prisión, en los sombríos tiempos en

6/4/14

Siglo XX | Retomando el materialismo histórico: Antonio Gramsci y el 'marxismo inglés'

Antonio Gramsci
✆ Gianluca Costantini 
Samir Nasif  |  El materialismo histórico iniciado tempranamente en el Siglo XIX de la pluma de Karl Marx y Friedrich Engels, epónimos fundamentales de las corrientes de pensamiento procedentes en este articulo, ha dejado una premisa y una forma de historiar a partir de la crítica e incitando a llevar la teoría a la práctica. El mundo capitalista cuenta con ciencias de prestigio que han dado validez al modelo, en tanto que el materialismo histórico lo ve como una fase más en el proceso evolutivo de los modos de producción. Aquí se acercan dos postulados que siguieron dicha corriente en el Siglo XX, para reformular conceptos y elaborar otros nuevos en el campo historiográfico, combinando con práctica militante: Antonio Gramsci y el “marxismo inglés”.

Antonio Gramsci y la conformación conceptual del bloque histórico

El siglo XX se presenta como escenario renovador del marxismo clásico, ya no visto de manera dogmática, sino que muchos conceptos son replanteados. Un