Ya tenemos más de 2 millones de visitas – ¡Gracias a nuestros lectores!

Ya tenemos más de 2 millones de visitas – ¡Gracias a nuestros lectores!
Cargando...

26/4/15

Liberazione: Gramsci e i suoi “Quaderni”

La Liberazione non è solo politica, ma anche culturale. Antonio Gramsci ci consegna i “Quaderni del carcere”, contenenti l’idea di una libertà che una cella non può contenere.

Federico Sanna   |   Antonio Gramsci (1891-1937) è stato uno degli esponenti più importanti del panorama politico e culturale del Novecento. Il suo ruolo, come intellettuale e politico, nella fondazione del Partito comunista italiano (1921) e del giornale l’Unità (1924) rappresenta il contributo fondamentale allo sviluppo del discorso marxista in Italia. La rielaborazione del Marxismo, adattato alla situazione politica ed economica italiana, trova riscontro pratico nel concetto di “guerra di posizione” che, al contrario di quanto avvenuto in Russia nel 1917, sarebbe dovuto essere un processo rivoluzionario lento e non dirompente. La sconfitta del capitalismo e l’affermazione del proletariato come classe dirigente è un tema centrale.

24/4/15

Gramsci, Lenin y la cuestión de la hegemonía

Vladimir Lenin & Antonio Gramsci ✆ Mario Tosto 
Augusto C. Buonicore   |   Se ha creado una mala costumbre: separar a un autor respecto de las bases teóricas que les servían como soporte; separarle de sus presupuestos teóricos e históricos inmediatos. Esta separación ha hecho que algunos otorguen los méritos del pensamiento original, en el sentido de exclusividad, a autores cuyo gran mérito fue precisamente desarrollar tesis elaboradas por otros, aunque enriqueciéndolas. En los trabajos académicos sobre Gramsci, parece ser bastante común este procedimiento. Se estudia, se escribe sobre el pensamiento de Gramsci desvinculándolo de sus presupuestos teóricos y políticos inmediatos, que fueron el pensamiento y la acción política de Lenin. Y Gramsci fue, en mi opinión, por encima de todo, un leninista.

►Português
Mucho de lo que se le atribuyó como contribución exclusiva no es más --y esto es mucho-- que la aplicación original de las tesis defendidas por Lenin. No queremos aquí reducir al mínimo la importancia de quien fue, como está reconocido, uno de los principales teóricos marxistas del siglo XX. Lo que pretendemos es recolocar su producción teórica de pie, ya que, en cierto sentido, está al revés.

23/4/15

Gramsci, superestructura, teoría política y democracia

Ismael Ledesma Mateos   |   En la construcción de la teoría política del siglo XX un autor crucial es Antonio Gramsci (1891-1937), fundador del Partido Comunista Italiano y víctima de la represión política del régimen fascista de Mussolini, encarcelado en un momento determinante en la historia de Italia y de Europa. La teoría política gramsciana representa una innovación determinante en la teoría política contemporánea, pues realiza profundas reflexiones acerca de “la construcción del partido”, poniendo énfasis en el concepto de hegemonía y sus relaciones con el partido revolucionario, el Estado y la sociedad civil, que encontramos en Los cuadernos de la cárcel, escritos durante su reclusión, a partir de 1929.

El pensamiento de Gramsci es congruente con la idea de que en vez de hablar de una teoría política marxista, debemos hablar de una teoría marxista de la política. Además, en su pensamiento existe un conocimiento e influencia de Maquiavelo, de Marx y de Lenin. Pero para Gramsci, que ya conocía la experiencia soviética, con sus excesos y errores, la manera de plantear la acción política comunista tiene que ser diferente, remontando el énfasis en lo económico para prestar especial atención en la “superestructura” de la sociedad.

21/4/15

Educación popular y disputa hegemónica | Los aportes de Antonio Gramsci para el análisis de los proyectos pedagógico-políticos de los movimientos sociales

Antonio Gramsci ✆ Spartax 
Hernán Ouviña   |   En las últimas décadas, diferentes movimientos sociales de América Latina han asumido el desafío de construir, en sus propios territorios y de manera autogestiva, espacios educativos donde ensayar nuevas relaciones pedagógico-políticas. ¿Qué tiene para decirnos Antonio Gramsci respecto de este tipo de experiencias? A primera vista, puede parecer un contrasentido retomar a un lejano militante autodidacta, que pensó y actuó en un continente y un contexto sumamente diferente al latinoamericano, y que -para colmo- nos dejó como herencia simplemente un conjunto de notas periodísticas juveniles, apuntes políticos coyunturales y fragmentos dispersos escritos durante su solitario encierro en las cárceles fascistas. Sin embargo, y a pesar de todos estos detalles, creemos que sus reflexiones e iniciativas no han perdido actualidad. Antes bien, hoy en día cobran mayor vigencia aún que décadas atrás, y resultan por demás fructíferas para dar cuenta y potenciar las múltiples propuestas educativas que se dan no sólo en el marco de las instituciones escolares tradicionales, sino especialmente en los ámbitos que surgen por fuera de ellas, impulsados por movimientos sociales y organizaciones de base.

Lo que siguen no serán más que algunas hipótesis en torno a los aportes que realiza Antonio Gramsci para (re)pensar la centralidad de la praxis educativa en los movimientos sociales de nuestro país (teniendo como principal referencia a la experiencia de los bachilleratos populares, aunque contemplando también a jardines comunitarios y primarias populares), atendiendo a los enormes desafíos que la actual coyuntura argentina y latinoamericana nos depara a quienes intentamos pensar el compromiso educativo, sin dejar de comprometer el pensamiento con la praxis transformadora.

20/4/15

Algunos términos utilizados por Gramsci

Daniel Campione     
Antonio Gramsci ✆ Visto "a la manera de
Andy Warhol"
por los alumnos de una
escuela media de Thiesi, Cerdeña 
1. Teoría y práctica

Puesto que toda acción es el resultado de voluntades distintas, con diverso grado de intensidad, de conciencia, de homogeneidad con el complejo total de voluntades colectivas, está claro que también la teoría correspondiente  e implícita será una combinación de creencias y puntos de vista igualmente desordenados y heterogéneos [...] el problema de identificar teoría y práctica se plantea en este sentido: construir, sobre una determinada práctica, una teoría que coincidiendo e identificándose con los elementos decisivos de la práctica misma, acelere el proceso histórico en desarrollo, haciendo la práctica más homogénea, coherente, eficiente en todos sus elementos, o sea potenciándola al máximo; o bien, dada una cierta posición teó-rica, organizar el elemento práctico indispensable para su puesta en práctica. La identificación de teoría y práctica es un acto crítico, por el que la práctica sedemuestra racional y necesario o la teoría realista y racional.

2. Sociedad civil, Sociedad Política, Estado

El reconocimiento de la complejidad de sociedad y Estado moderno es un punto de partida fundamental para Gramsci, hasta el punto de identificar la verdadera política revolucionaria con la precisa comprensión del fenómeno estatal:

La praxis en el pensamiento de Adolfo Sánchez Vázquez

Adolfo Sanchez Vazquez
✆ Cristina Serrano Ortuño
Gramsci constituyó una fuente imprescindible en el devenir creador de Sánchez Vázquez
 Su profundización en Marx le permitió comprender mejor a Gramsci

Manuel Uc Sánchez   |   Sobre la base de las Tesis sobre Feuerbach de Marx, obra en la que se expone epigramáticamente el núcleo teórico de la revolución marxista en la historia de la filosofía y en la concepción de la historia, surge un conjunto de autores que perciben dicha propuesta como filosofía de la praxis. Ejemplos ilustrativos son, entre los más relevantes: Antonio Labriola, seguido por Antonio Gramsci, G. Lukács, K. Korsch, los fundadores de la Escuela de Frankfurt y a partir de los años 50, participan en esta dirección crítica Maurice Merleau-Ponty y de la Revista Praxis Gajo Petrovic y Mihailo Markovic. Se destacan, además, los representantes de la Escuela de Budapest (Agnes Heller, Ferenc Feher, etc.) así como Karel Kosik de Checoslovaquia y las reflexiones del francés Jean Paul Sartre, entre otros1, incluyendo desde luego al Dr. Adolfo Sánchez Vázquez.

14/4/15

La teoría del Estado y del Poder en Antonio Gramsci: Claves para descifrar la dicotomía dominación-liberación

Antonio Gramsci ✆ A.d.
Albert Noguera Fernández    |   Antonio Gramsci murió en la cárcel el 27 de abril de 1937 después de ser detenido en 1926 por la policía fascista de manera ilegal, puesto que era diputado del Partido Comunista Italiano  (PCI), y condenado por el Tribunal especial por la defensa del Estado a veinte años de cárcel. Detrás quedaba una vida marcada por la lucha y el compromiso, por delante se levantaba el reto de interpretar una herencia teórica rica y compleja. Este artículo pretende recuperar y presentar el legado teórico de Gramsci, sus aportes a la teoría marxista que durante años, ahogada en el esquematismo y el dogmatismo, se había visto incapaz de entender la estructuración del Estado moderno, así como destacar la validez e importancia de su contribución teórica para la actual teoría del Estado y el poder.

1. Introducción

Uno de los principales aportes teóricos de Gramsci fue, como veremos a continuación, la caracterización de la dominación en las sociedades modernas, no sólo como un fenómeno económico, sino también y, sobretodo, como un fenómeno subjetivo o cultural, señalando, precisamente, aquel elemento de su teoría, que mantiene mayor actualidad: su interpretación de la cultura como dimensión esencial de estructuración y desarrollo de la dominación en las sociedades estatales modernas.

Sobre el concepto de cultura se ha escrito desde muchas disciplinas, la ciencia política, la psicología social (ej. Kuper 1999; Ratner 2000; Morris y Fu 2000). 

8/4/15

Gramsci en Detroit

Jorge Fuentes Morúa 
“… Es digno de hacer notar cómo los industriales (especialmente Ford) se han interesado por las relaciones sexuales entre sus dependientes y, en general, por la instalación de sus familias; las apariencias de “puritanismo” que asumió este interés (como en el caso del prohibicionismo) no debe conducimos a error; la verdad es que no puede desarrollarse el nuevo tipo de hombre exigido por la racionalización de la producción y del trabajo, mientras el instinto sexual no haya sido regulado de acuerdo con esta racionalización, no haya sido él también racionalizado.” – Antonio Gramsci, Americanismo y fordismo
La consigna: subordinar el cuerpo sin olvidar el alma

El capitalismo contemporáneo, atraviesa por una aguda crisis que pareciera estar decidida a ser insuperable. Por ello, los aparatos gubernamentales, nacionales y trasnacionales, mediante sus mejores representantes, empeñan afanosamente sus mejores esfuerzos en diseñar políticas capaces de enderezar el atrofiado sistema capitalista. La vasta producción teórica, científica e ideológica, de estos administradores de la crisis mundial capitalista, no se ha limitado al diseño de políticas económicas en sentido restringido, ya que han comprendido la necesidad de penetrar de manera explícita en todos los filamentos de la vida social, incluso en los más delicados e inadvertidos. Por ello, puede afirmarse que la reestructuración capitalista en curso, no restringe su iniciativa al “campo económico“, haciendo dejar sentir su impulso en todas las esferas de la vida social. 

15/3/15

George Orwell & Antonio Gramsci: el juicio de la historia

Alonso Castillo   |   1984 de George Orwell es junto a Fahrenheit 451 y Un Mundo Feliz (Bradbury-Huxley), la novela distópica con mayor numero de referencias en el ámbito político. Tanto, que con un cinismo avasallador atestiguamos hace algunos años como El Gran Hermano, su elemento más característico en otro tiempo símbolo del autoritarismo sin medida, se tradujo en circo televisado y espectáculo del exhibicionismo.

En 1984 se describe la relación entre individuo y poder con exactitud escalofriante en una sociedad dominada por el Gran Hermano, tutor nacional tras el que se encuentra la maquinaria del Estado para perpetuarse en el poder a través de la tortura, la eliminación de la conciencia y la invención de la historia cuya vigilancia preservará la dictadura del Partido. Escrita en 1949 la novela es producto de la formación familiar de Orwell, su militancia en el partido comunista y la crisis que él mismo experimentó de los sistemas totalitarios, característica esta última que influyó ampliamente en el desarrollo temático de la ciencia ficción.