Cargando...

18/8/14

Gramsci y nosotros

  • Publicado en 'Marxism Today'
    Antonio Gramsci ✆ Michael Harper 
     en junio de 1987. Basado en una conversación brindada en una conferencia acerca de Gramsci 
Stuart Hall   |   Esta no es una exposición comprensiva de las ideas de Antonio Gramsci, ni un recuento sistemático de la situación política en la Gran Bretaña de hoy. Es un intento de pensar “en voz alta” algunos de los desconcertantes dilemas que enfrenta la Izquierda, a la luz de- desde la perspectiva de- el trabajo de Gramsci. No quiero sostener que, en forma simple, Gramsci “tiene las respuestas o la llave” para los problemas de hoy. Sí creo que debemos pensar nuestros problemas de una forma gramsciana- lo cual es diferente. No debemos usar a Gramsci (de la misma manera en que hemos abusado de Marx por tanto tiempo) como a un profeta del antiguo testamento quien, en el momento justo, nos ofrecerá la cita consoladora y apropiada. No podemos desterrar a este cerdeño de su formación política específica y única, apuntalarlo a fines del siglo XX y pedirle que solucione nuestros problemas por nosotros: especialmente teniendo en cuenta que todo el impulso de su trabajo fue el rehusar este tipo de transferencia facilista de una coyuntura, nación o época a otra.

English
Aquello en Gramsci que realmente transformó mi propia manera de pensar acerca de política es la pregunta que surge de los Cuadernos de la Cárcel. Si miras los textos clásicos de Marx y Lenin, vas a creer en un desarrollo revolucionario epocal e histórico que surgiría a partir del final de la primera guerra mundial. 

17/8/14

Trotsky, Gramsci y el Estado en “Occidente”

Antonio Gramsci & Leon Trotsky 
✆ Anahí Rivera 
Fernando Rosso & Juan Dal Maso    |   En su libro The Gramscian Moment, Peter D. Thomas desarrolla una revalorización del pensamiento de Antonio Gramsci, cuya estructuración se construye a partir de las polémicas contra las interpretaciones del pensamiento del comunista italiano practicadas en Las Antinomias de Antonio Gramsci de Perry Anderson y Para leer el Capital de Louis Althusser. Thomas presenta ambas críticas al pensamiento de Gramsci como complementarias y coincidentes desde diversos ángulos.

Sin embargo, los puntos de vista de Althusser y Anderson son esencialmente divergentes en una cuestión fundamental: mientras para Althusser lo central pasaba por una crítica “teórica” sobre las relaciones entre marxismo, ciencia y filosofía, sin una dimensión estratégica clara, el eje elegido por Anderson pasa por la cuestión estratégica, y en ese contexto se ubican las críticas teóricas. En este sentido, la equiparación de Anderson y Althusser que realiza Thomas resulta discutible, aunque el debate con Anderson sobre la cuestión del Estado es productivo para reflexionar sobre el tema desde el marxismo.

12/8/14

Pensamiento Nacional de Gramsci

  • En su libro, el sociólogo José María Aricó hace hincapié en la trascendencia del italiano y su radicalidad al analizar su paso y su influencia en América latina, debates que hoy los gobiernos populares y progresistas deben dar necesariamente.
Paulo Menotti   |   Hace pocos días se conoció la noticia del cierre del diario L’Unità, el diario que había fundado hacía 90 años el propio Antonio Gramsci, y que se convirtió en sus años de esplendor en la palabra oficial del Partido Comunista Italiano. La novedad acompaña la sentencia de “el fin de una ilusión” y también la afirmación de José Aricó de que el intelectual italiano había perdido actualidad ya en los años 80. Sin embargo, “¿quién podría razonar sobre los grandes o pequeños problemas de nuestros países sin apelar a palabras tales como hegemonía, bloque histórico, intelectuales orgánicos, crisis orgánica y revolución pasiva, guerra de posiciones o de movimiento, sociedad civil o sociedad política, Estado ampliado”, se pregunta el propio Aricó al señalar la trascendencia del pensamiento gramsciano. En ese sentido es que fue escrito su libro La cola del diablo. Itinerario de Gramsci en América Latina, es decir, sin olvidar sus límites se subrayan los enormes aportes que hizo a la izquierda nacional como a las ciencias sociales criollas. 

Una vertiginosa transizione | ‘Gramsci. Il sistema in movimento’ di Alberto Burgio

Marco Ambra   |   La percezione del movimento circolare di ogni cosa sprofonda, chi è preda delle vertigini, nell’apparenza visiva di una caduta prolungata, di un’accelerata discesa in un vuoto originario che allontana e allo stesso tempo non evita l’impatto con la solidità del terreno,  con un saldo mondo di fondamenta. Il concreto sentimento del tempo storico presente nei Quaderni del carcere impone al lettore contemporaneo una sensazione analoga, di smisurata vertigine e assenza di fondamenta, un’immagine di solitudine ed estraneazione dalla violenta contingenza degli anni ’30, che guarda lontano senza mai impattare con il limite del terreno.

Un Gramsci inattuale dunque, costretto a meditare il mondo dal carcere fascista per affermare il valore nella storia e nel mondo della praxis. Ma anche un Gramsci attuale, lettore della logica storica di crisi della modernità, sradicato con la forza dall’agone politico della durata, il tempo umano delle azioni e della storia, e ricollocato nella prospettiva für ewig e di lunga durata della «filologia vivente» e quindi del nostro – eterno e appiattito – presente. Al quale i suoi occhi chiari, da triste profeta, non cessano d’imprimere vertigine e movimento.

11/8/14

Gramsci y las “cosas de intelectuales”

Mayra García Cardentey   |   Mi primo es mecánico, no de los que estudiaron ingeniería o los técnicos de nivel medio en transportación automotriz. No, mi primo es mecánico de calle, de la vida, de los empíricos, de los que desarmaban ventiladores antes de soplarse los mocos, y anda con las uñas bordeadas de grasa y con olor a motor de carro como si estuviera bañado en colonia. Pero mi primo no es “intelectual”, o al menos como usualmente lo clasifican. No le gusta la música de cámara, no resiste un concierto de jazz y de seguro no podrá deletrear o conocer el significado de palabras como multidisciplinario, empoderamiento, deconstrucción, panóptico o hipertexto.

Mi primo, por supuesto, tampoco sabe diferenciar entre Bukowski y Chaikovski y de seguro los confundirá con el bálsamo de Shostakovski. ¡Vamos! Que a más de uno le puede pasar eso, ¿no?

9/8/14

Palmiro Togliatti, il documento: La ‘strana’ lettera di Ruggiero Grieco ad Antonio Gramsci

Abbiamo visto come da questa lettera sia partita l'interpretazione che, secondo la tesi di Paolo Spriano e ritenuta credibile per decenni anche da tanti comunisti italiani, vedeva come protagonista Palmiro Togliatti, il quale avrebbe avuto (nonostante quasi due decenni di amicizia fraterna) un interesse personale e politico a “togliere di mezzo” il compagno Nino Gramsci. Per molti Togliatti, non avrebbe esitato a sacrificare il capo dei comunisti italiani in nome di una “realpolitik”. E altri ancora, hanno letto questa vicenda come la dimostrazione della cosiddetta “doppiezza” togliattiana. Questa vicenda ha offerto ulteriori sviluppi storici e la maturazione di una sostanziale innocenza di Palmiro Togliatti.

La lettera di Grieco a Gramsci è datata 10 febbraio 1928.
Carissimo Antonio,
è da un pezzo che non ti ho scritto, ma sono certissimo che tu non avrai mai inveito contro il mio e il nostro silenzio. Noi ti siamo stati vicini sempre anche quando tu hai avuto ragione per non sospettarlo, e abbiamo saputo notizie di te, e della tua salute. Anzi, ci si dice ora, che tu non stai bene; e vorremmo saperlo, per nostra tranquillità, ciò di cui avresti bisogno, e che cosa noi possiamo fare per te. Tutto quello che ci è stato chiesto, per te, noi lo abbiamo fatto, sempre. Non ho visto Giulia, ma la vedrò. Tutti, dovunque, parlano di te. Ti salutano.

4/8/14

Gramsci, Mariátegui y las clases auxiliares en Argentina

Gramsci, Mariátegui & Lenin 
✆ Virginia Cuéllar 
Claudio Scaletta   |   Esta semana se perfeccionó el bloqueo judicial estadounidense a los pagos del casi 93 por ciento de la deuda reestructurada. Las expresiones formales fueron las declaraciones de “default” de algunas de las desprestigiadas calificadoras de riesgo y de la ISDA, la Asociación Internacional de Swaps y Derivados, integrada no sólo por el mismísimo fondo buitre Elliott Management sino por muchos de los principales bancos del mundo, como el Citi, el Deutsche, el BNP, el Crédit Suisse y el JP Morgan, flor y nata del sistema financiero global.

Extrañamente para el observador, esta suma de decisiones que afectan a la Argentina fueron festejadas por parte de la sociedad local, desde economistas ortodoxos a muchos dirigentes opositores. Algunos de manera abierta, otros en sordina. Hay varias maneras de explicar la extrañeza. Antonio Gramsci hablaba de clases Auxiliares; las que ayudarían a las Hegemónicas a perpetuar su dominación sobre las Subordinadas.

2/8/14

Los estudios gramscianos y la revolución permanente

Juan Dal Maso   |   Leyendo el libro Horizontes Gramscianos (Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, UNAM, 2013) compilado por Massimo Modonesi, surge del artículo de Fabio Frosini "Hacia una teoría de la hegemonía" un debate que puede ser útil para pensar sobre las relaciones entre hegemonía y revolución permanente en la actualidad.

Frosini cita el C1 §44, en el que Gramsci señala: 
"A propósito de la consigna "jacobina" lanzada por Marx a Alemania en 48-49 hay que observar su complicada fortuna. Retomada, sistematizada, elaborada, intelectualizada por el grupo Parvus-Bronstein, se manifestó inerte e ineficaz en 1905 y a continuación: era una cosa abstracta, de gabinete científico. La corriente que se opuso a ella en ésta su manifestación intelectualizada, al contrario sin usarla "de propósito" la empleó de hecho en su forma histórica, concreta, viviente, adaptada al tiempo y al lugar, como brotando de todos los poros de la sociedad que había que transformar, de alianza entre dos clases con hegemonía de la clase urbana." (Horizontes Gramscianos, pág. 67)

30/7/14

Las víctimas de Gaza y el recuerdo de Gramsci

Asombra observar como la terrible matanza de civiles en la Franja de Gaza no despierta el repudio generalizado de la humanidad en su conjunto. Cuán lejos estamos de aquella sentencia vertida por Terencio: “Nada de lo humano me es ajeno”.

Es lamentable contemplar como las voces más representativas de Occidente (excepto, un sector minoritario) se han resguardado en las “cuevas del silencio” legitimando, de esa manera, la matanza indiscriminada de palestinos. Seguramente, cuando el bombardeo cese, y una multitud de cadáveres de niños, de mujeres y de ancianos cubran esa estrecha franja de tierra, saldrán de su interior para inducirnos a reflexionar sobre las bondades de la paz. Claro como de costumbre “la paz de los cementerios”, esa que llega una vez que esta todo arrasado, donde ya ni las espigas encuentran espacio para florecer.

28/7/14

Un paseo con Gramsci | ¿Es Galicia una nación?

Brais Fernández   |   Si una nación sólo existe si tiene conciencia de serlo, entonces Galiza [Galicia] es una nación a medio hacer, o según se mire, a medio deshacer. Una nación, entendida como comunidad imaginada, no es una realidad étnica, sino una construcción histórica que diferentes agencias políticas configuran mediante relaciones de tensión. En el Gobierno de la Xunta, el Partido Popular impulsa políticas que buscan reducir la lengua gallega a un idioma marginal, anecdótico, folclórico. Por otro lado, el nacionalismo político ha vivido los últimos años un proceso de recomposición acelerado y traumático que ha reordenado todo el mapa político. En el seno de la sociedad civil, la identidad nacional gallega se ha visto seriamente debilitada, aunque conserva bastiones fuertes producto de una historia llena de luchas, desgraciadamente muy olvidadas.

24/7/14

Un ‘selfie’ con Gramsci

Franco Faccio    |   AAA cercasi partito, movimento politico e sigla sindacale che rappresenti disoccupati, operai e lavoratori sfruttati, perché siamo alla frutta. Faccio una proposta al sindacato, la cosiddetta parte sociale, quest’anno invece del solito “autunno caldo”, facciamo “l’inverno caldo”così risparmiamo il riscaldamento, oppure “l’estate fredda” così risparmiamo il condizionatore.

La classe politica e il sindacato dovrebbero essere al servizio delle persone, difendere la dignità dei pensionati, dei disoccupati, dei lavoratori e delle lavoratrici. I partiti e i sindacati dovrebbero saper coinvolgere ogni singolo individuo, ma questo non accade: perché? proviamo allora ad immergerci in questo meraviglioso viaggio per conoscere più profondamente di cosa stiamo parlando.